">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Por Freddy Véliz

 

A solo días del regreso de Ozzy Osbourne a nuestro país, para despedirse de las grandes giras, en iRock elaboramos una lista con 10 de las canciones que creemos indispensables en la carrera del llamado Príncipe de las Tinieblas. Ozzy Osbourne desde su salida de Black Sabbath en 1978, emprendió una exitosa carrera solista que lo ha mantenido vigente hasta nuestros días, con aciertos y errores, el icónico cantante es uno de los artistas más importantes e influyentes del heavy metal. En diciembre de este año cumplirá 70 años, y es un verdadero sobreviviente a los excesos, de lo que él mismo se impresiona. A continuación los dejamos con estos 10 imprescindibles, a la espera del gran Ozzy en Chile.

Crazy Train

En septiembre de 1980, Ozzy lanza su debut en solitario titulado Blizzard of Ozz, cuyo nombre también se le atribuye a la banda. Para este disco congrega a músicos como el baterista Lee Kerslake, el bajista Bob Daisley, el tecladista Don Airey y al joven guitarrista proveniente de Quiet Riot, Randy Rhoads.  El disco se convertiría a la postre, el de mayor ventas del frontman, y Crazy Train, que ocupaba el segundo lugar en la lista de temas, en uno de sus himnos.

 

Mr. Crowley

Del mismo Blizzard of Oz, destacamos este corte, inspirado en el filósofo, escritor, y ocultista Aleister Crowley, lo que generó algunos resquemores en la sociedad conservadora que acusaba a Ozzy de difundir el satanismo en los jóvenes. La tenebrosa introducción de teclado a cargo de Don Airey, quien mas tarde reemplazaría a Jon Lord en Deep Purple, es una de las más recordadas y emblemáticas de canción alguna del llamado Principe de las Tinieblas.

Over The Mountain

En 1981, Se edita el segundo álbum de Ozzy Osbourne, titulado Diary of a Madman, es el disco con el que giraban, cuando se encontraron con la tragedia de la muerte de Randy Rhoads en un estúpido accidente de avioneta. La técnica incomparable de Rhoads en la guitarra están presentes de forma magnánima en este corte que da inicio a esta clásica placa.

Bark At The Moon

Clásico que da nombre también al tercer álbum de estudio de Ozzy Osbourne, lanzado en Diciembre de 1983. El puesto de Rhoads en la guitarra es ocupado por Jackie E. Lee, músico proveniente de la banda Rough Cutt, y que antes había formado parte de las raíces de Ratt. Bark At The Moon, probablemente es una de las piezas más emblemáticas de Ozzy, la que contó con un rotado video en la década de los ochenta por televisión. El riff introductorio de Jackie E. Lee es todo un acierto, y es una marca registrada de un clásico inmortal.

Centre of Eternity

Una oscura introducción, con coro y teclados en medio del tañer de campanas que parecieran venir desde el mismo infierno, es la entrada para este clásico, cuya métrica a toda velocidad, cercana  al speed metal que por esos años daba sus primeros pasos en el mundo, marca una cierta distancia de lo que nos tenía acostumbrados hasta esa fecha. Un corte que Ozzy Osbourne no toca en vivo desde su presentación en la primera edición del Festival Rock in Rio en 1985.

“Shot in the Dark”

En 1986, Ozzy publica el album “The Ultimate Sin”, desde donde se extrae el single “Shot in the Dark”, cuyo video mostraba a una banda utilizando una estética que se asociaba al glam, o hair metal imperante en esos años. De hecho es un corte bastante melódico y oreja, que no fue muy bien recibido por sus seguidores más puristas, pero con los años se transformó en uno de sus caballitos de batalla y un verdadero himno en su carrera.

Miracle Man

Llega octubre de  1988, y así el quinto álbum de estudio. En “No Rest for the Wicked” hace su debut el guitarrista Zakk Wilde, quien se gana el aprecio de los fanáticos, que veían en el al mejor sucesor de Randy Roahds en la banda, por su impronta al enfrentar la guitarra y la puesta en escena. “Miracle Man” es el corte que da inicio  esta placa, de contenido crítico hacia los pastores charlatanes, con un objetivo claro en el pastor norteamericano Jimmy Swaggart. La banda es complementada por Bob Daisley en el bajo y Randy Castillo en la batería. Geezer Butler, antiguo compañero de Ozzy en Black Sabbath, aparece tocando el bajo en el video clip promocional de este clásico ampliamente rotado.

No More Tears

Luego de lanzar en 1990 su álbum en vivo ‘Just Say Ozzy’, el ex Black Sabbath lanza hacia fines de 1991 su sexto álbum de estudio, titulado “No More Tears”, probablemente su disco más aclamado de esa década. Contó con la colaboración de Lemmy Kilmister en la composición de algunos temas, y Zakk Wilde, se transformaba toda una figura del heavy metal mundial. “No More Tears”, tema que da título al álbum, se convierte en un clásico instantáneo.

I Don’t Want to Change the World

I Don’t Want to Change the World es una pieza con todas las características de un himno de estadio. Perteneciente a No More Tears, es uno de esos cortes que el público corea en cada presentación en que el madman la interpreta. Fue incluso galardonada con un grammy como mejor performance de metal, al ser incluida en el álbum en vivo Live & Loud de 1994. Ozzy quizás no puede cambiar el mundo, pero si que lo hace mas entretenido.

Perry Mason

En 1995 Ozzy se arma de un verdadera superbanda, luego de las fallidas grabaciones de Ozzmosis, su séptimo álbum de estudio. Cuenta con el baterista Deen Castronovo (Cacophony, Social Distortion, Marty Friedman, y más tarde Journey), el tecladista Rick Wackeman (Yes), Geezer Butler de Black Sabbath en el bajo, y Zakk Wilde en guitarras. Con “Perry Mason” como el primer single del álbum, Ozzy convoca a seguir aportando con himnos a su catálogo, a pesar de que el disco no obtuvo la unanimidad en cuanto a críticas positivas, varios medios lo acusaban de una débil producción, que al parecer fue fruto de lo complejo que fue sacar el disco adelante desde un principio. Con todo lo que eso significa, Ozzy se las arregló para imponer un par de grandes canciones.

No hay discusión que la lista de grandes e imprescindibles canciones de Ozzy Osbourne es larguísima. Siempre faltará nombrar alguna, o alguien considerará que dentro de las escogidas hay alguna sobrante. Solo quisimos destacar las que han logrado traspasar las barreras del tiempo, y mantenerse en la memoria de varias generaciones.

Recordemos que Ozzy Osbourne se estará presentando en Chile este 8 de mayo, en Movistar Arena a las 21:15 horas.

Las entradas están a la venta por sistema Ticketek, y fluctúan entre los $20.000 y $70.000 + cargos.

 

 

 

 

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.