">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Nota: Freddy Véliz      Foto: David Singleton (Guadalajara Mexico 2019)

Cuando se anunció la esperada visita de King Crimson a Chile, los fanáticos del progresivo saltaron de alegría y distintas reacciones repletaron los estados de facebook. Una vez puestas las entradas en venta, la locura por no perderse a esta banda insigne y pionera del género, hizo que se agotaran en tan solo horas, obligando a sumar una segunda fecha. Un fenómeno que viene siendo una constante en el último tiempo.

Junto con la felicidad, también se produjo una inusitada incertidumbre: en el anuncio se advertía que la banda prohíbe sacar fotografías o grabar durante el concierto, de lo contrario, el que incumpla la norma, arriesga ser sacado del recinto. Muchos reaccionaron catalogando a Robert Fripp como un músico sobrepasado por su ego, o que era una medida demasiado exagerada, aduciendo el derecho a llevarse un recuerdo de esta inaudita experiencia, si al final uno pagaba su entrada que eran bastante elevada en su valor. Otros apoyaron la medida, defendiendo a Fripp, y celebrando que el concierto no sea invadido por una multitud de pantallas de celular sobre las cabezas. Si bien podemos estar o no de acuerdo con unas u otras de estas reacciones, lo claro está en que el tema del uso de celulares en los conciertos se ha convertido en una batalla de tire y afloje, que parece no acabar. Una costumbre que se ha normalizado en los conciertos alrededor del mundo.

Comprendemos que la experiencia de ver a nuestros artistas favoritos en vivo, queramos registrarla en una imagen para el recuerdo, o que sintamos el impulso de grabar parte de un concierto, para decir “Yo estuve ahí”, quizás ese registro quedará perdido en alguna carpeta de nuestro escritorio en el pc, o en el historial de las redes sociales. Posiblemente pasado el tiempo, nos encontremos con ese registro y nos cause cierta emoción, o quizás quedará en el olvido y nunca más lo veamos, lo cierto es que los dispositivos han pasado a ser parte de nuestro diario vivir, y termina siendo alarmante el hecho de que se han trasformado en un objeto imprescindible en todo momento.

Respecto a lo que se viene con King Crimson, y la medida ‘exagerda’ para algunos, no es algo nuevo en espectáculos en vivo. Si asistimos a un concierto sinfónico, una Ópera o ballet en el Teatro Municipal, el sacar fotografías está estrictamente prohibido, si tratas de hacerte el listo, algún encargado de seguridad te estará observando, advirtiéndote primero, y si haces caso omiso, tiene la facultad de solicitar el abandono de la sala. Una medida que intenta salvaguardar la comodidad del público restante y la no interrupción de un momento  de contemplación frente a la música.

Hace unos días, el productor de la banda británica, David Singleton, se refirió en su diario digital a esta drástica medida solicitada por Robert Fripp, respondiendo a la pregunta de un fanático: “¿Por qué no puedo tomar fotografías sin flash, si estoy pagando un dineral?”, el fan además cuestiona el ego de los artistas, y compara a King Crimson con The Rolling Stones, de estos últimos, asegura son mucho más importantes y en sus conciertos se puede sacar fotos sin problemas.

Singleton, responde y aclara que SI se puede sacar fotografías en el concierto de King Crimson, “Todos están invitados a tomar todas las fotos que quieran una vez que la banda haya terminado de tocar”. Argumenta además, lo errados que están los fanáticos, respecto del ego de Fripp: “Todo tiene que ver con la música, y la magia de un momento musical que nunca se repetirá, y que puede cambiar nuestras vidas. Imagina que has practicado todos los días, durante los últimos cincuenta años una perfecta línea de poesía para ofrecer a un determinado público. Y cuando finalmente, llega el momento para entregar esa línea, después de todos esos años de práctica, la persona a la que le estás hablando deja de escuchar, busca en su bolsillo y comienza a tomar una fotografía. En un instante, su acción destruye la magia del momento, devalúa por completo el poema, hace que tus años de preparación no tengan sentido, y socava todo por lo que has trabajado. Es mejor haberse concentrado en su bolsillo, que en el arte.” ¿Bastante claro no?

Muchos de nosotros podríamos cuestionar esta prohibición, con el pretexto o aseveración de que una imagen no le hace daño a nadie. Singleton nos entrega un inteligente análisis al respecto para entender la problemática: “En primer lugar, si cada persona en un aforo de 3.000 asistentes, toma una sola foto en un concierto de dos horas, se toma una foto aproximadamente cada dos segundos y medio, es decir, la incomodidad tanto para el artista como para el resto de los asistentes, es continua. Y en segundo lugar, como dice Robert Fripp de manera concisa, ‘Solo se necesita un pinchazo para reventar un globo’”

Ante estas aclaraciones, solo nos queda reflexionar al respecto, y entender la música en vivo como experiencias de vida únicos, señala el productor inglés, y así también lo quiere hacer entender el líder de King Crimson, quien se toma muy en serio su arte, y quiere entregarlo de la mejor forma a su público, con el que ha tenido roces, y que en algún momento incluso, lo llevaron a cuestionarse el hecho de seguir ofreciendo conciertos en vivo. Según señala David Singleton, Fripp en su paso por el Teatro Metropolitan de Ciudad de México el pasado 29 de agosto, dijo que la relación entre banda y público es bastante injusta, debido a que esta se basa en que el público escoge a la banda que quiere ver, pero la banda no puede escoger a su audiencia, que puede estar compuesta por sobrios, borrachos, silenciosos, ruidosos, gente escuchando o hablando. Esto termina por hacer que el artista pierda la confianza en el público, y por mucho que la banda cumpla profesionalmente con su acto, todo lo demás, entendiendo esa conexión única de música / audiencia, basada en la contemplación, se pierda definitivamente. Un concierto es un evento sagrado, y la no distracción es sustancial para vivir una experiencia completa.

Si bien en la mayoría de los conciertos, sea de rock, pop o cualquier estilo de música popular, no se restringen las fotografías con dispositivos celulares, debemos tener en cuenta que cada artista ofrece espectáculos diversos, y espera que el público viva la experiencia según como ellos quieren entregar esa propuesta artística. No podemos comparar un concierto de Iron Maiden o AC/DC, con uno de King Crimson o una obra sinfónica. Son abismales las diferencias en cuanto a la relación que se genera con el público, mientras los dos primeros son una inyección de adrenalina, donde los coros, saltos y gritos son parte de la experiencia, y levantar el celular para tomar una foto, no afectará considerablemente a la catarsis colectiva propia de un concierto de rock pesado , con los segundos, la importancia de la atención que se debe poner a cada detalle sonoro, dejarse envolver por  las atmósferas, sentir la magia provocada por obras de grueso calibre instrumental, asombrarse con la ejecución de músicos virtuosos que buscan la perfección en cada nota, entregándonos un momento único y sacro, es de vital importancia, y no se puede desaprovechar.

Esperamos tanto por ver a King Crimson en Chile, ¿Vale la pena romper la conexión, desatendiendo la música por sacar una foto? Serán 7.000 asistentes por día en el Movistar Arena, volvemos a la reflexión de Singleton, imaginen que cada uno tome solo una fotografía durante el concierto, ¿Cuántas fotografías por segundo se sacarían? Hagan sus cálculos. Mejor esperar que el concierto termine, y saquemos todas las fotos que queramos, la banda posará como lo hizo en la fotografía de portada tomada justamente por el productor británico en Guadalajara.

Si no estás de acuerdo con las normas,  y crees que puedes burlarlas o te sientes estafado por eso, nos sumamos a la sugerencia de Singleton : “Simplemente, no asistas”

King Crimson se presenta este 12 y 13 de octubre en Movistar Arena. Aun quedan algunas entradas para el segundo día en Puntoticket. No te quedes fuera.

- - -
Comparte esta noticia
error20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.