">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Banda: Death Karma

Álbum: The History of Death & Burial Rituals Part

Año: 2018

1- HAITI – Voodoo

2- TIBET – Sky burial

3- SCANDINAVIA – Ship burial

4- NEW ZEALAND – Mongrel Mob

5- EGYPT – Pharaohs

6- INDONESIA – Tana Toraja

7- CZECH REPUBLIC – Ossuary

8- JAPAN – The Sea of Silent Trees (bonus track para Japón, para las versiones en Lp y Cd)

Por Litta

 

Me encanta el concepto original detrás de Death Karma, que analiza varios rituales de entierro oculto que históricamente han practicado diferentes civilizaciones de todo el mundo en tiempos que eran casi tan locos como los que vivimos ahora.

Cada cultura trata la muerte de manera diferente y algunos de esos rituales son fascinantes, en particular para el vocalista, bajista y guitarrista de Death Karma, Infernal Vlad. Por lo tanto, el trabajo de base  de The History of Death & Burial Rituals Part II se encuentra en el primer LP de la banda, The History of Death & Burial Rituals Part I, un álbum conceptual  que busca revelar los rituales que rodean la muerte y el entierro. Musicalmente, es death metal ennegrecido con elementos de black metal sinfónico, thrash y heavy, y aparte de un estándar de producción muy compacto y digitalmente comprimido. Es un álbum completamente efectivo. Y hoy tres años más tarde nos entrega la segunda parte de este enciclopédico del ocultismo.

Las habilidades de composición del Infernal Vlad se muestran por completo aquí, pero hay un detalle que es importante recordar, ya que Death Karma en esta segunda entrega tomó en cuenta las críticas de su disco anterior, en donde la sutileza del carácter sonoro hizo que las canciones no transmitieran musicalmente su contenido.

Desde la poderosa batería tribal hasta los encantadores rugidos de guitarra, desde la primera pista nos transporta a lejanas y remotas tierras. Para aquellos que tenían “quejas” sobre la producción ruidosa y crujiente de la parte I, este álbum tiene un sonido mucho más dinámico. Melodías ritualistas, voces de cánticos, riffs de guitarra expresivamente contagiosos y un puñado de instrumentos autóctonos hacen de esta una experiencia que realmente se siente como un recorrido mórbido, como si fuéramos un turista de la muerte.

Este ejemplar logra mantener viva la esencia de cada país de forma modesta, sin apropiarse por completo de ella. A destacar los minúsculos detalles que se apoderan de nuestro consciente, como por ejemplo los intrigantes sonidos de la motocicleta en “Nueva Zelanda”, los que nos hacen parte de un ritual de entierro contemporáneo, ya que fue precisamente en el 2018 que la pandilla  “Mighty Mongrel Mob” enterró a su líder, y esta canción trata sobre su funeral.

En conclusión, absolutamente cada pieza en sí es una oda a la antropología y reivindica musicalmente historias perdidas por el cáncer de la modernidad. Supongo (espero) que los oyentes estarán ocupados tratando de encontrar más información sobre los países y sus sonidos, que el artista eslovaco intenta describir con sus canciones. Casi todas las pistas son brillantes y en la misma calidad de nivel superior, ya que todas están bien escritas y ejecutadas perfectamente.

 

Comparte esta noticia
error20

Comentarios

Comentarios

---

Comments are closed.