">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Por Celeste Jamacg

promoEl metal sinfónico es el subgénero del metal considerado como uno de los más artísticos y Epica lo tiene con toda sus letras. Conjugan correctamente los roles de musa inspiradora con una voz hermosa, unificadora, junto la bestia que es esta sinfónica construcción de metal, más el entrelace de voz masculina, profunda y grave, que da un contrapeso preciso y que termina por completar a esta gran agrupación llamada Epica.

The Quantum Enigma es su sexto trabajo de estudio y Nuclear Blast lo dio a conocer a comienzos de mayo de 2014. Este álbum es el primero que graban junto a su nuevo integrante en el bajo, Rob van der Loo, quien llegó a reemplazar a Yves Huts en el 2012.

Si bien, los holandeses tienen una característica que todos podemos reconocer en cada trabajo realizado, que es esa fidelidad al estilo, los transforman en algo predecible y que de cierta forma, no es malo necesariamente.

Aclaro un punto que tienen a favor en este disco, es la reinvención –dentro de aquella fidelidad al subgénero– en cada disco, lo que les hace justicia y con The Quantum Enigma es el caso. Primero, nos engatusan con uno de los temas más completos de esta placa, “The Essence of Silence”, sencillo que desde marzo del 2014 primero en Estados Unidos queda disponible en iTunes, hasta filtrase por todos lados. Primera impresión: extraordinario. Casi cinco minutos de perfección, que comienza con introducción armoniosa, piano y violín que de golpe, se transforma un tema sinfónicamente pesado, y apenas lo escuché dije: “dos cucharadas y a la papa”.

En este disco se puede percibir una atmósfera artísticamente amplificada, de ostento y por su puesto para nada vacía, es como si el límite no existiera. Comienza con “Originmen”,  primera parte de lo que es el segundo tema “The Second Stone”, un toque remoto, lo han hecho otras veces y funciona. El primero, rimbombante, tradicional pero también emocionante, no resulta forzoso a mí parecer. Parece algo natural ya en la banda. Luego, el segundo que cumple con la misión de despertar y hacer enganche. Muy buena construcción.

Ojo que la amplificación no solo viene en la parte musical, la fotografía y el arte de disco vienen de la mano de Stefan Heilemann  –su tercer trabajo junto a Epica– alemán más que ilustrado en el diseño, montaje y fotografía, con proyección artística mundial y conocido en el mundo del metal por su estilo tétrico del arte. Creador de imágenes con atmosfera siniestra que en esta ocasión se superó a sí mismo, ya que también diseñó el Design your Universe (2009) y Requiem for the Indifferent (2012) y en esta ocasión hizo un trabajo formidable desde la parte visual.

cover

El disco tiene exuberancia, hacen un trabajo para que al oído sea toda una experiencia. La bella voz de Simone Simons, capta toda atención en cada lírica y no deja de sorprender su calidad vocal de la mezzo-soprano, que caracteriza y regala personalidad a la banda.

Cada canción contiene personalidad propia y aquí destaco el detalle técnico y virtuoso de “Victims Of Contingency”. Sólido y me atrevo a decir que es solemne. Me agrada la potencia de esta canción que demuestra estar muy bien ejecutada en cuanto a instrumentos, se pueden escuchar cada uno de ellos. Lo otro que destaco, es que es de esos temas que dan ganas de cabecear, un regalo para los regalones del metal sinfónico.

Hay pistas de este álbum, que contienen algo que siempre me ha gustado, es la aceleración, post “in crescendo” de los temas. Una de las pistas con esta característica más marcada es Sense Without Sanity (The Impervious Code), además de ser una de las canciones más extensas, con casi 8 minutos, comprueba que el arte de Epica no tiene límites. Otra pista extensa es The Quantum Enigma – Kingdom of Heaven part II de casi 12 minutos de duración, creando atmósferas, magnificando las voces de Simons y Jansen, llevando al límite la composición y la interpretación.

Quisiera destacar la temática de las letras. Me llamó la atención la profundidad y su compromiso en los mensajes, que a mi parecer calzan perfecto con el arduo trabajo musical de los holandeses, contenidos muy filosóficos, existenciales algo espirituales a veces el acercamiento a la ciencia, física cuántica y el concepto de la búsqueda de la realidad y el funcionamiento de la mente humana en el círculo de la vida y la muerte. Por su puesto, esto lo dejaré como tarea para los que aún no han escuchado el disco.

Siempre faltan palabras para describir un disco, a veces va más allá de cualquier descripción simple, breve o teórica de un trabajo musical, es por eso que en vez de ir tema a tema dejo la invitación a escuchar The Quantum Enigma, que recomiendo totalmente, si eres seguidor del metal sinfónico o de las “metal female”.

La placa cuenta con 13 canciones, sumando un bonus track.

Originem

The Second Stone

The Essence of Silence

Victims of Contingency

Sense Without Sanity – The Impervious Code

Unchain Utopia

The Fifth Guardian – Interlude

Chemical Insomnia

Reverence – Living in the Heart

Omen – The Ghoulish Malady

Canvas of Life

Natural Corruption

The Quantum Enigma – Kingdom of Heaven part II

Banish your Illusion (Bonus track)

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.