">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Foo Fighters “Concrete & Gold”

Año: 2017

Formato: CD, Vinilo, Digital.

Sello: Roswell/RCA/Sony Music.

Tracklist:

  1. T-Shirt.

  2. Run.

  3. Make it Right.

  4. The Sky Is a Neighborhood.

  5. La Dee Da.

  6. Dirty Water.

  7. Arrows.

  8. Happy Ever After (Zero Hour).

  9. Sunday Rain.

  10. The Line.

  11. Concrete & Gold.

Por David Amigo

 

En jerga inglesa una banda calificada como “Dad Rock” (Rock para tu papá) es una banda que carece de conexión total con la emoción del sentir rabioso, revolucionario y desordenado que define al rock en general. Los Foo Fighters, la ultra famosa banda de David Grohl, el hombre bueno del rock son conocidos prácticamente en todo el mundo, y hasta sus detractores conocen parte de su historia, o al menos un buen puñado de sus canciones. El sueño impensado de “dejar de ser la sombra de Nirvana” se cumplió hace rato y los medios solamente tienen palabras bonitas para referirse a la banda o a su vocalista.

El caso es que “Concrete & Gold”, noveno disco de la banda, no tiene nada nuevo que ofrecer, más que el hecho de reafirmar que los FF se convirtieron en una de tantas bandas repetitivas que en la comodidad de lo que vende, se dan vueltas una y otra vez. Grohl, no es un tonto y la tiene muy clara y por eso lanzó con meses de anticipación los singles (con sus respectivos videoclips) “Run” & “The Sky Is a Neighborbood” más un mini documental animado justificando la presencia del productor de música basura Greg Kurstin (Adele, Katy Perry, Lily Allen, etc) y a su vez de los “músicos” invitados que no vale la pena mencionar aquí (salvo por Paul McCartney que toca batería en “Sunday Rain”).

El disco abre con la breve “T-Shirt” una especie de justificación de “soy una estrella de rock pero puedes cantar conmigo”. Sigue con “Run” que al igual que muchos otros artistas, es un corte mucho más pesado que parece prometer un regreso a las raíces más punk rock de la banda. Le sigue “Make it Right” que tiene un innegable riff guitarrero setentero que la destaca como lo mejorcito del nuevo trabajo por el hecho de sonar diferente a el sonido que FF nos tiene acostumbrados a oír. Le sigue “The Sky Is a Neighborhood” canción que venimos escuchando desde el ultra comercial “In Your Honor”  de 2005. “La Dee Da” a medio tiempo que recuerda en partes al estilo sonoro de Alice in Chains intenta nivelar el mal trago de la canción anterior. “Dirty Water” es otra balada igual a todas las que han hecho en sus últimos 4 discos. “Arrows” da para preguntarse seriamente si estamos escuchando un disco nuevo de la banda o descartes y/o demos de trabajos anteriores. “Happy Ever After(Zero Hour)”, “Sunday Rain” y “The Line” terminan convenciendo que este disco nuevo carece totalmente de novedades o intentos de expandir la experiencia musical de la banda llevándola a otras direcciones pocas veces exploradas. El disco cierra con “Concrete & Gold” que en algo recuerda a las viejas glorias de los 4 primeros discos de la banda en donde todavía se encontraban buscando su sonido y se paseaban mucho más seguido por el rock más pesado de lo que hicieron posteriormente.

En resumen, un disco completamente olvidable que no viene a sacudir nuestras cabezas criticando el estado actual de la sociedad  y que en vez de invitarnos a despertar ese espíritu adolescente dormido, nos invita a ponernos pantuflas y leer el diario. Ojo, soy muy fan de Foo Fighters, pero no podemos tapar el sol con un dedo. Basta con ver la portada del disco para ver la carencia total de motivación artística.

 

 

 

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.