">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

meshuggah_-_the_violent_sleep_of_reasonMeshuggah – The Violent Sleep of Reason

Año:2016

Sello: Nuclear Blast

1.

“Clockworks”

7:15

2.

“Born in Dissonance”

4:34

3.

“MonstroCity”

6:13

4.

“By the Ton”

6:04

5.

“Violent Sleep of Reason”

6:51

6.

“Ivory Tower”

4:59

7.

“Stifled”

6:31

8.

“Nostrum”

5:15

9.

“Our Rage Won’t Die”

4:41

10.

“Into Decay”

6:32

Coordenadas de venta

Por Litta

 

Si hablamos de metal extremo, hablamos entonces de Meshuggah, desde sus primeros días los suecos han demostrado ser una carga brutal y técnica en el amplio sentido del sonido. Su colosal y complejo estilo lo han hecho quizás una de las bandas más difíciles de digerir, por eso quizás su nivel de fanaticada (no cualquiera aprecia la perfección). Perfección que recién en sus dos anteriores trabajos tuvo su gran apogeo popular y es que quienes le hemos puesto oído a las maravillas de obZenKoloss sabemos a qué nivel nos estamos refiriendo, en donde la conjunción no solo de la tecnicidad musical entran en juego, sino que además  las matemáticas hacen de estos productos unos sin igual.

Aunque lo que antes era un revolucionario sonido hoy se ha asentado en una sólida fórmula, que en lo personal no me desagrada, sino que al contrario, me hace saber que todo lo que viene de estos suecos es y será solemne, cuando se llega al límite la idea es mantenerse “on top” y claramente esto es lo que han sabido hacer. Cuando anunciaron su nuevo disco creo que muchos empezábamos a calentar neuronas, para poder ponerle “paila” a otra joyita del Djent y claramente una vez más Jens Kidman, Fredrik Thordendal, Mårten Hagström, Tomas Haake y Dick Lövgren nos han dado una razón más para seguir  llamándolos genios.

A menos de un año de cumplir tres décadas, la banda se abalanza con esta obra de arte en todo el espectro de la palabra, inspirada en El sueño de la razón produce monstruos del pintor español Francisco de Goya. Patrono de una portada majestuosa creada por Keerych Luminokaya, mismo autor del arte del “Koloss”, “The Ophidian Trek” y de las nuevas imágenes de la caja 25 Years Of Musical Deviance, el disco nos imbuye en el mundo blasfemo de viejos pasajes bíblicos, ideas profundas y desquiciadas, al son de una esencia musical infernal y delirante y si nos aventuramos a dejar atrás el arte, y nos adentrarnos en el campo matemático, el álbum es una imposición extrema de proporciones geométricas, reveladas como fractales en el sonido que dispara.  

El disco se abre con Clockworks, una pieza inhumana y simplemente demencial, que pudimos apreciar además con una gráfica espectacular en el vídeo lanzado el pasado 7 de octubre. Las graves guitarras,  el demoledor bajo y  el hermoso trabajo en la batería y letra de Tomas Haake, están simplemente fuera de este mundo. En un tiempo relativamente largo, la canción en siete minutos te deja una sensación incluso orgásmica en el músculo del goce auditivo, que claramente sirve de antesala para lo que se viene.

En el corazón del disco (track 5) podemos encontrar Violent Sleep of Reason,  pieza con la que rápidamente el infierno se desata, el sonido inmaculado de esta canción es alucinante, desde el excelente trabajo en la batería y el grotesco bajo, a la faena con perfectas guitarras. Nos transporta a una pesadilla con voces poderosas a cargo del magnánimo Jens Kidman, esta canción es un paquete “todo en uno”. Es seguro decir que esta es sin duda uno de los mejores títulos en el mundo del metal extremo/progresivo

En lo personal, esta última creación de Meshuggah es lejos el mejor primogénito de la banda. A pesar de que han sido famosos por su tecnicidad y musicalidad, este disco abre nuevas y mejores perspectivas en el gran potencial de la agrupación. Es una clínica de lo que ha hecho la banda, tan reverenciada en el tiempo: brutales riffs conocedores de la tecnología, lamentos expresados en sólidos solos de guitarra aparentemente desplazados en el tiempo, de otra dimensión, cargado de letras que solo una voz tan ferozmente peculiar puede interpretar. El álbum en sí crea una atmósfera masiva, densa y pesada que tiene tantos monstruosos parajes dentro de ella y cada una con su respectivo “soundtrack”. Intenso, dinámico, versátil, loco y bestial son las mejores palabras que tengo para describir The Violent Sleep of Reason.

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.