">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

the_getawayRED HOT CHILI PEPPERS –  “The Getaway” (2016)

[Warner Bros.]

  1. The Getaway

    02. Dark Necessities

    03. We Turn Red

    04. The Longest Wave

    05. Goodbye Angels

    06. Sick Love

    07. Go Robot

    08. Feasting on the Flowers

    09. Detroit

    10. This Ticonderoga

    11. Encore

    12. The Hunter

    13. Dreams of a Samurai

CD-REVIEW INTERNACIONAL

 Por David Amigo

 

“The Getaway” es el onceavo disco de estudio de la legendaria banda de Los Ángeles, Red Hot Chili Peppers. Tuvieron que pasar largos 5 años para retomar la labor compositiva, cosa que no es ninguna novedad para sus seguidores puesto que desde el lanzamiento del icónico “Blood, Sugar, Sex & Magic” de 1991 el cuarteto optó por tomar pausas de 4 a 5 años entre cada nueva placa. Reseñar a un cuarteto con 34 años de vida no es nada fácil, puesto que su estilo musical abarca un amplio abanico de estilos, muy contrario a lo que piensan quienes les reprochan por hablar siempre de “California, Sexo y drogas”. El trabajo debutó en el número 1 de los ranking en una gran cantidad de países Europeos, así como también en Canadá y como número dos en Estados Unidos. Si bien, los rankings tienen un carácter netamente comercial, el hecho de que una longeva banda logre restablecerse como número 1, no es un hecho menor, ya que muchísimos artistas de similar trayectoria ni siquiera logran posicionarse en éstos. Como dato curioso, RHCP suele posicionarse en los primeros puestos de los rankings cada vez que sacan un nuevo trabajo, así como también logran mantener en rotación varios singles a la vez.

Sonoramente, esta nueva apuesta se alimenta tal vez sin querer, de las tendencias actuales de música alternativa pop, electrónica y algo de folk y rock suave. El disco suena fresco, calmo y con un trabajo instrumental muy cohesionado con la presencia de un cuarteto de cuerdas, sintetizadores, voces femeninas y pianos que crean nuevas atmósferas antes no exploradas por la banda. “Go Robot” es ejemplo de esto. Sin embargo, los increíblemente pegajosos fraseos funkies de bajo de Flea, siguen estando ahí y a ratos te sientes como estar escuchando a un bajista de los 70s en pleno apogeo de la música Disco. “Detroit” habla nuevamente del quiebre amoroso de Anthony Kiedis con su pareja de turno (en el pasado ya ha tratado esta temática, siendo “I Could Have Lied” la más emblemática por estar escrita en base a Sinead O’Connor). “Dark Necessities”, el primer single, es sin duda uno de los platos fuertes de la placa pues tiene los sonidos característicos de la banda conectados con una simple, pero efectiva línea de bajo.

Pasando a las guitarras, Josh Klinghoffer, quien originalmente, trabajaba como técnico de guitarra para RHCP en la época en que todavía estaba John Frusciante, se gana su puesto con mucha facilidad, y poner toques funkies y solos con sentimiento no presentan ningún problema para el miembro más joven del grupo. Los fans acérrimos, o más bien, los trolls y haters de siempre, siguen llorando la partida de Frusciante y justificando lo injustificable: la banda no puede existir sin él, aseveración totalmente falsa, ya que si hay algo que RHCP ha cambiado durante su historia, es sus guitarristas (7 en total antes de la llegada de Klinghoffer) y a propósito de guitarras, donde éstas suenan más fuertes es en “This Ticonderoga” donde Kiedis le canta en parte a la historia de su amistad con Flea. “Dreams of a Samurai” es novedosa en el atreverse a hacer una canción en estilo prog-rock, algo nunca antes hecho por los Californianos y la pieza de mayor complejidad y calidad de “The Gateway” , escúchenla y verán. “We Turn Red” es quizás la pieza del larga duración, más melosa musical y líricamente hablando. “Goodbye Angels” es una canción de despedida desde una perspectiva positiva. “The Hunter” vuelve a presentarnos a Flea en la trompeta.

En resumen, The Getaway, nos presenta un trabajo más maduro, con un sonido menos crudo  y más calmado en cuanto a decibeles. Atisbos de este cambio ya se veían venir en trabajos anteriores tales como “By The Way” (2002) & “Stadium Arcadium” (2006). En cuanto a la calidad de la producción del álbum, les puedo decir que el trabajo detrás de la mesa de sonido de Danger Mouse & Nigel Godrich es prístino, y permiten escuchar hasta el sonido más tenue de cada canción. Si lo comparamos con “I’m With You” (2011) son discos completamente diferentes, a pesar de tener a los mismos cuatro músicos en el trabajo compositivo. ¿Recomendable para todo público? Escúchenlo  y evalúen por sí mismos.

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.