">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

 

Banda: Téfiret

álbum: Alquimia

Año: 2018

Sello: Independiente

01 Altavoz

02 Tribu (In Che Kai Che)

03 Aura

04 Raudo

05 Chacal

06 Ares

07 Alquimia

08 Esferas

 

Por Freddy Véliz O.

A dos años de la edición de ‘Dual’, los porteños Téfiret arremeten con su tercera placa de estudio titulada ‘Alquimia’, disco que nos abre nuevas perspectivas de lo que pueden lograr como artistas y músicos en pleno crecimiento, con ambición de evolucionar y no dejarse llevar por las fórmulas probadas. Si ‘Dual’ nos mostraba a una banda explosiva en su propuesta, llena de energía rockera, con Catalina Blanco explorando su registro al máximo y con líricas más etéreas, en ‘Alquimia’ , dan un paso certero por un camino más reflexivo, sea desde el contenido de sus letras, con una clara evidencia confrontacional, desde lo social y la contingencia, mucho más directa que sus anteriores trabajos, como también desde los arreglos instrumentales, que rompen límites, y enriquecen las composiciones con mayores matices y recursos.

La partida es a fuego alto con “Altavoz”, un corte que adhiere a una problemática actual de nuestra sociedad, cuyos propósitos son el no dejarse amedrentar, y enfrentar firmes a un conservadurismo que afecta los avances de una nación más inclusiva, “¡No nos callarán!” es el lema que se repite una y otra vez en este primer single del cuarteto de Valparaíso que está decidido a llevar la batuta con un mensaje crítico y directo, y eso queda reflejado en una canción potente, hecha para corear con puños en alto. Con “Tribu (In Che Kai Che)”, mantienen esa mirada crítica, esta vez hacia los poderosos que velan por sus propios intereses, mientras el pueblo debe luchar por sus derechos y libertades, la tribu latente no puede bajar los brazos ante la tempestad. Compases de raíz tribal, con coros que asemejan las voces de una tribu ancestral, componen una obra intensa, donde Ricardo Peña marca la pauta desde el bajo, de esas canciones que se insertan rápidamente en la memoria, y al igual que el anterior, está llamado a ser uno de esos cortes obligados para ser tocado en vivo. Toda esa energía desbordada en “Tribu”, da paso a “Aura”, que nos delata una búsqueda por explorar nuevos rumbos sonoros, acordes acústicos, y la participación del chileno-norteamericano Alain Johannes, nos entregan una pieza de clima más calmo, el melodioso canto de Catalina nos revela su talento transversal.

Con“Raudo”, nos encontramos con una canción donde confluyen cambios rítmicos que van desarrollándose de acuerdo al curso de la canción, y cuyo centro es la reflexión consciente sobre la agitada vida moderna que no captura lo esencial de los momentos importantes que nos rodean, la sintonía que logran los riffs de Boris Valenzuela y la batería de Esteban Silva es simplemente sobresaliente, un aura algo esotérica envuelve la atmósfera de este corte que antecede a “Chacal”, un emotivo enlace con la historia reciente de nuestro país, que aun mantiene heridas que no cicatrizan, luego de terminada la dictadura militar. Estremece escuchar frases como “Cae la noche, y en su lecho una voz le empieza a hablar. Son los lamentos de aquellos que se fueron ante su brutalidad”, Valenzuela logra captar emocionalmente el sentido de esta pieza con un solo ubicado de forma inteligente y precisa.

“Ares” es un corte que ya conocíamos con antelación, había sido presentado como adelanto en sus shows promocionando “Dual”. Una obra de exquisita estructura progresiva, con Gabriel González como invitado en el teclado de aires setenteros que otorga profundidad a una pieza cuyo desarrollo es iniciado con parsimonia, y que poco a poco nos ofrece destellos explosivos, técnica instrumental y contenido lírico que de cierta forma da continuidad a lo que nos hablan en “Chacal”. Las inocentes víctimas de la ambición de poder, la mentira y la sin razón. Catalina Blanco destaca con su voz, utilizando variantes que culminan con un canto desgarrador.

Alquimia, o la transmutación de la materia, la unión de distintos metales para conseguir la piedra filosofal que logre convertirlos en oro, la búsqueda del elixir de la vida, etc. La física, la química, el arte, la filosofía, la metalurgia y la astrología, se unieron en la antiguedad para lograr encontrar esta preciada fórmula. ¿Cuál es la búsqueda de Téfiret? , quizás la respuesta la encontramos en el tema que da título a este álbum. Una obra que nuevamente se escapa de lo convencional, con arreglos de guitarra acústica y una sección de cuerdas que convierten esta pieza en una suerte de sinfonía, fusionada con sonidos de trompe y pifilca,  aliándola con nuestros pueblos originarios, más la participación del destacado músico Jaime Frez (Pascuala Ilabaca & Fauna – Samadi) que colabora ejecutando la sensible percusión de la tabla hindú.

Liberador y vital, términos que conceptualizan un álbum cuyo arte, a cargo de la destacada agencia Medu1a (Kuervos del Sur, Crisálida, Mal de Pampa), nos invoca esa espiritualidad y equilibrio representados en el color púrpura, tono constante en la imagen de la banda, que despliega en “Esferas” un derrame creativo sustancial para entender su propuesta que ha tomado grandes riesgos, y han salido totalmente airosos en esta tarea, ayudados por la realización de un crowfunding para editar un disco que se mueve entre la luz, la oscuridad y el misticismo. “Esferas” resume en extenso, en algo más de diez minutos de duración, el camino que buscaron seguir, riffs envolventes, estructuras de intrincado desarrollo. Atmósferas por momentos misteriosa, un teclado que entra en un ardid rítmico, que rápidamente nos rememora ese rock de antaño, con Catalina una vez más entregando una gran performance vocal, finalizando con Boris en un juego de efectos utilizados como punto de término a esta tercera placa, que impresiona por la capacidad de reinventar su música sin perder un ápice su esencia desde la composición y el concepto que los engloba como agrupación.

Un trabajo cuyo proceso se llevó a cabo en un tiempo significativo, prácticamente iniciado a partir de la salida de Dual, cuando se comenzaron a tirar las primeras líneas, y que este año terminaron por conformar una obra que dice bastante sobre el profesionalismo y pasión con la que se han tomado su carrera estos músicos porteños. Quienes fuera de todo conformismo, avanzan explorando nuevos referentes y lenguajes musicales, potenciándose entre sí, de acuerdo a sus ideas e influencias, para obtener la identidad necesaria y diferenciarse en un mundo donde todo parece estar hecho. Siempre hay oportunidad para obtener un sello, y Téfiret claramente lo ha logrado.

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.