">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Weichafe

7 y 8 de octubre 2016 | Club Kmasú Premiere

Nota: Freddy Veliz O. | Fotos: Cristian Carrasco

Tres años se dejaron pasar para la realización de la segunda edición de Chile Rock Festival, evento del que dudamos en algún momento que se repetiría, puesto que a veces nos cuestionamos si vale la pena tanto esfuerzo para recibir una fría respuesta del público, como pasó en su primera edición del 2013 en Teatro La Cúpula. Víctor Escobar (Alto Voltaje) es el principal mentor de esta iniciativa titánica en asociación con Jorge “Chargola” Hurtado, un desafío por darle el sitial que se merece el rock en nuestro país es una tarea difícil, riesgosa, para la que se necesita tener mucho más que “huevos”, es un asunto de pasión y amor propio.

Dos días de encuentro con 23 bandas que representan distintas variantes del género. Agrupaciones con dispares carreras, algunas de gran trayectoria, consagradas en el circuito, y otras más nóveles y emergentes que destacan a través de un trabajo sólido y con proyección es una apuesta tentadora para ponernos al tanto de lo que está ocurriendo en materia de rock en nuestro país. El metal para el día viernes, y el rock con sus más amplios matices para el sábado, una acertada clasificación para aunar al público según sus intereses, y así apostar por una mayor concurrencia.

Crisalida 2016

Crisalida 2016

Bandas como la nueva jugada del ex necrosis Andrés Marchant CABRÍO, los puentealtinos de ALAVENA y CRUDE BASTARDS fueron abriendo el camino del primer día frente a un escaso público, por problemas en los tiempos, derivados de un atraso en la apertura de puertas por ordenanza municipal debieron acortar sus sets. El rock se vive a pesar de los obstáculos, así es que con la frente en alto se debe continuar.

El poderoso y ganchero sonido de HIJOS DE ALGO supuso los primeros matices a la tarde/noche del viernes, con una propuesta más enfocada a un rock directo que al metal, pudo acoplarse perfectamente al line-up que protagonizaría esa primera jornada con uno de los shows más sólidos. El Heavy Metal con todo lo que implican sus subgéneros de tintes épicos como el power o speed, fueron representados con la jerarquía de agrupaciones como KARMA, DRAKE, STEEL RAGE y WITCHBLADE, sendas presentaciones que demuestran el alto nivel del género en nuestro país, músicos disciplinados y profesionales cuyas propuestas si bien, muchas veces pecan de ser muy genéricas, convocan a un público que los sigue con fidelidad, es más , fueron los que mayor aforo lograron el viernes, día en que RAZA representaría el lado más crudo y pesado del metal con tintes hardcore.

CRISÁLIDA con una puesta en escena integral que demuestra el nivel profesional al que han llegado, fueron los encargados de poner la cuota de texturas progresivas con un alto rescate de nuestras raíces, un gran momento que los prepara para su próxima primera gira por Europa. El cierre quedó en manos de una de las máximas leyendas del metal chileno, con más de 30 años sobre los escenarios DORSO simboliza a una parte importante de la historia del género, testigos implacables del crecimiento de un circuito muchas veces golpeado por la indiferencia de las masas, pero que sigue a paso firme sin bajar los brazos.

Luego del casi trasnoche del viernes (el encuentro finalizó cerca de las 3 a.m.) nos preparábamos para la segundachilerock-dia2-40 jornada que al igual el día anterior, atrasaría la apertura. A las 19:30 con una cantidad un poco mayor de público subía al escenario del Club Kmasú Premiere EXXOCET, la banda que rescata la estética y sonido del glam metal que irrumpió en los 80s serían los encargados de dar el pitazo inicial, a una jornada de mayores variantes estilísticas, una muestra amplia del buen momento que pasa el rock en estos días. Agrupaciones con un claro énfasis en entregar un show de calidad, con puestas en escenas vibrantes y poderosas. VPS (Violent Passion Surrogate), el nuevo proyecto del guitarrista Gabriel Hidalgo, elevó los decibeles con una propuesta potente de metal antes de que la impronta internacional de CATERINA NIX pusiera la primera nota femenina en el escenario del ex teatro Blanco Encalada.

Una de las grandes virtudes de Chile Rock, es la ventana que crea para percibir la gama de opciones musicales que el rock nos propone, el psychobilly de SURFIN’ CARAMBA y VOODOO ZOMBIE, el rock con profundas alusiones a nuestras raíces  de los penquistas LOS MUERTOS, el despliegue escénico de PRIAPO imponiendo jerarquía rockera, el Outlaw Country a la chilena de ANDRÉS LECAROS & LOS FORAJIDOS , la fuerza y crudeza del rock directo al hueso de CATONI, Hard Rock de gasolinera, cantinas y del mismísimo infierno a cargo de TABERNARIOS, el Heavy Metal con buenas dosis de hard rock de los anfitriones ALTO VOLTAJE, nos entregaron una jornada llena de emociones que cerraría con WEICHAFE, la banda que ha liderado gran parte de la historia del rock chileno en los últimos 20 años, y para estar a la altura bajaron el telón con un show de alto nivel utilizando recursos escenográficos y un set de canciones escogidas con pinzas de su gran catálogo, un cierre memorable y merecido.

Concluyendo el encuentro muchas imágenes y preguntas se nos pasan por nuestra cabeza. Todo el esfuerzo que significa para los organizadores el parar un evento de esta magnitud, debería ser muy bien recompensado. Victor alto votajeEscobar y Jorge Hurtado han luchado por años para que el circuito rockero nacional crezca y ojalá se transforme en una gran escena, están los recursos técnicos, eso quedó a la vista con un sistema de iluminación y sonido de gran nivel, también un grupo humano que muchas veces sin dar la cara, ocupan su tiempo, creatividad, energía, dispuestos a ser parte de esta historia que se va forjando en medio de dificultades.

Para montar Chile Rock se necesitan bolas bien puestas por parte de los que para eso trabajan, pero también se necesita una respuesta por parte del público, si no hay público, imposible presentar un espectáculo ¿cierto?. Si el fanático rockero que inunda las redes sociales fuese consecuente con lo que expele o reclama cuando al rock chileno no se le da cabida en los medios, no está dispuesto a pagar una entrada bastante inferior a cualquier evento extranjero que agota con semanas de anticipación sus tickets, estamos muy lejos de crear una verdadera escena. Según lo visto durante los dos días, la cantidad de público no se nivela con el gran nivel de producción y organización de un evento con ambiciones tan dignificantes como el querer que el rock chileno sea grande, que los músicos tengan el reconocimiento que merecen, que la música que con tanta pasión defendemos logre un sitial de privilegio en nuestra cultura.

CHILE ROCK  es una apuesta que está asumiendo el riesgo, y más allá de si fue un éxito o no en cuanto a convocatoria, creo que los objetivos de entregar un espectáculo de nivel se lograron y quedaron totalmente de manifiesto. Como todo evento de esta magnitud hay detalles que mejorar, en mi opinión, quizás el recinto escogido no es el mejor (probablemente no había disponibilidad de otro esta fecha) por ubicación y por lo que ofrece como espacio para obtener buenos resultados acústicos, otro factor a tener en cuenta es el horario, ¿Es necesario terminar a las tres de la mañana?, mucho público se retira antes mermando así el aforo para las últimas agrupaciones, las más fuertes además.

En fin, solo nos queda agradecer la terquedad y profesionalismo de los organizadores, a los que están tras el escenario, los sonidistas, roadies, el señor del aseo que recogía las latas de cerveza tiradas en el suelo, la entrega increíble de los músicos, a los que creen en esto y asisten, dando una luz de esperanza de que esto siga creciendo, y a una gran lista de personas que hacen que esto no pare,  a no bajar los brazos, porque el show debe continuar y el Rock chileno se lo merece.

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.