">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Tras convertirse en uno de los estrenos de terror más vistos en nuestro país el año 2013, “El Conjuro”, de la mano de James Wan (“El Juego del Miedo”, “Insidious”) vuelve en una secuela tan o más terrorífica que su predecesora. En iRock te entregamos nuestras impresiones (evitando en lo posible los spoilers).

1

 Guillermo Pereira M. – @GuileFreak

 

Con millones de dólares en marketing a nivel mundial para asegurar su éxito, “El Conjuro 2” nos trae de regreso a los investigadores de lo paranormal y demoníaco Lorraine y Ed Warren, quienes en esta oportunidad deben ir a Enfield, un poblado al norte de Londres, para ayudar a una angustiada madre y sus cuatro hijos, tras encontrarse con una fuerza maligna que no los deja dormir. Con este storyline y algunos terroríficos trailers (uno de ellos al estilo documental) miles de personas se preparaban para llenar las salas de cine y aferrarse a sus asientos (o acompañantes), recordando la experiencia vivida el año 2013.

En mi caso, siendo un fanático del cine de terror, no podía dejar la oportunidad de vivir esta experiencia en el cine y, claramente, en la última función de la noche.

En primera instancia es importante mencionar que a quienes disfrutaron de la primera parte de las terroríficas aventuras de los Warren, esta cinta no defraudará, aunque no nos encontraremos a nivel de argumento con algo muy distinto a lo que ya hemos visto. ¿Dónde están las diferencias entonces, por qué vale la pena esta cinta si es más de lo mismo? El valor, aunque suene a cliché, se encuentra en los detalles.

1-B

Como les dije, a nivel de trama (que me abstendré de comentar) tenemos la archiconocida fórmula de incremento de situaciones de tensión, saltos, gritos y un final feliz que llega tras una agónica batalla final. Hasta aquí es lo esperado. Lo interesante se encuentra a nivel cinematográfico, donde la cinta nos muestra desde sus primeros minutos el cuidado en las transiciones de escena, va jugando bastante con los movimientos de cámara y añade suspenso al darle un inteligente uso a los puntos ciegos del espectador. Otro aspecto a destacar es el excelente uso que se le dio a uno de los recursos más importantes de una película de este género: el sonido. Era de esperarse que una producción de esta envergadura tratara de manera impecable los efectos sonoros, musicales (no podían faltar los afilados violines) y por sobretodo el uso del silencio. En ese sentido, podemos decir que “El Conjuro 2” hizo bien la pega.

Algo que no puedo dejar de comentar es sobre la fuerza antagonista presente en esta película, la cual fue trabajada a nivel visual de una manera eficiente y llamativa para una película de terror. Los contrastes utilizados en el rostro del demonio aseguran que como espectadores nos vayamos a casa con el eco de su tez en las pupilas. Un acierto por donde se le mire.

 2

Pero no todo en esta película son virtudes a nivel técnico, ya que las actuaciones de Vera Farmiga, Patrick Wilson y Frances O’Connor son consistentes, amigables y verosímiles. Los niños hicieron un muy buen trabajo de igual manera (Nota al margen: ¿se han dado cuenta que las películas más aterradoras tienen niños en ellas?). El final de la película, a mi juicio fue bastante perfecto e incluso predecible, pero una vez más, era algo que desde el inicio ya dábamos por asumido y no afecta en gran medida a nuestra percepción del film una vez nos paramos de nuestras butacas del cine. Como comentario adicional, recomiendo no dejarse llevar tanto por el hecho que la película está basada en una historia real, ya que luego de una rápida búsqueda en Google, se darán cuenta que lo que realmente sucedió en Enfield en algunos momentos dista bastante de lo que veremos en la pantalla grande.

James Wan, en definitiva, nos da cátedra sobre suspenso y cómo aterrarnos sin tener que recurrir al clásico festival sangriento del cine B. Esperemos que este director no agote sus recursos y nos siga sorprendiendo a futuro, aunque para bien o para mal, sus próximos proyectos no serán en el género de lo terrorífico (“MacGyver” para este año y “Aquaman” el 2018).

“El Conjuro 2” nos permite sumergirnos entonces, en un cine de terror que sigue la misma fórmula de éxitos de la última década, sin caer en los excesos ni en los errores comunes propios del género. No es necesario recordar la fallida no-secuela de El Conjuro, “Annabelle” del año 2014, la cual Wan no dirigió y que resultó en una cinta con poco apoyo por parte de la crítica. La secuela que acabo de reseñar, me hace pensar que aún queda algo de esperanza para el cine de terror, el cual creí en lo personal que se había perdido hace mucho tiempo.

3

Mi recomendación sin duda alguna es echarle un vistazo, si es en el cine, mejor (la tensión que genera el ambiente de histeria colectiva contribuye bastante a mejorar la experiencia), pero si no, en la tranquilidad de tu casa, de noche y junto a un buen grupo de amigos. Te aseguro que si disfrutaste de la primera parte, esta secuela no será para nada una pérdida de tiempo y te llevarás algunos saltos inesperados dignos de ser recordados, por ti o por tus amigos.

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.