">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Por María José Sandoval.

 

Dirigida por Corin Hardy, de la película de terror “The Hallow”, y de la mano del director y productor de la saga de El Conjuro, James Wan, nos trae de vuelta una de los spin-off más oscuros y prometedores relacionadas con las historias de los Warren (Vera Farmiga y Patrick Wilson).

Y es que, y ubicado en la época de 1952, exactamente en un monasterio en Rumania, lugar donde habría una presencia demoniaca que estaría aterrorizando a las hermanas que residen en él.

No es hasta que un grave incidente, termina por alertar al Vaticano y envían a un sacerdote y a una novicia para resolver e investigar más sobre el problema que aqueja a las monjas que viven allí.

Es así, como comenzarán una larga travesía que los llevará a los lugares más oscuros y sombríos del monasterio, y en donde tendrán que enfrentarse a la razón por la que nadie se atreve a acercarse al “lugar sagrado” de las religiosas.

Valak.

La habíamos visto en “El Conjuro 2” y ya sabíamos su nombre y cómo lucía y fue así cómo rápidamente “Valak” se convirtió en uno de los personajes más interesantes, imponentes y terroríficos de la saga. Es así como nos presentan la historia del Padre Burke (Demián Bichir)  y la hermana Irene (Taissa Farmiga), los encargados de enfrentarse a la entidad demoniaca, y que a pesar de ser los personajes principales en esta historia, es el Padre Burke quien falla totalmente en serlo.

“La Monja” posee roles interesantes, una locación hermosa y que cumple con el género de “terror sobrenatural gótico” como promete, pero que sin embargo, parte de los personajes fallan a la hora de aportar a la trama.

Quizás ese es uno de los errores que hace que decaiga la película, puesto que a la hora de la verdadera “acción” o en las partes más tensas, más allá de aportar uno que otro obstáculo, por los que tienen que pasar constantemente nuestros actores, no ayuda al desarrollo de la historia y lo vuelve totalmente desechable y para nada memorable.

Aún así, es Frenchie (Jonas Bloquet), el joven encargado de llevar provisiones a las monjas del monasterio y quien termina acompañando a los religiosos en esta travesía, que entrega una la pincelada de dinamismo necesaria en esta trama con una cuota moderada de humor, lo  que, y teniendo en cuenta lo oscura que puede volverse esta historia, queda bastante bien mezclada, ofrece un buen respiro y ofrece una buena manera de humanizar a los personajes.

 

Demonios y ocultismo

A pesar de cualquier crítica negativa, es interesante ver cómo Burke, a pesar de verse tan profesional y seguro en un principio, logra tornarse tan desesperado y asustado a lo largo de la trama. En este sentido, el nexo con una situación real es más cercano de acuerdo a lo que viviría cualquier mortal al enfrentarse a situaciones tan límites como las que verás o viste en pantalla.

“La Monja” logra ser a momentos divertida, aterradora, y goza de buenos “screamers” en donde hay que admitir que en su mayoría son más de lo que debería poseer. Sí se debe destacar la belleza (a su manera) de sus locaciones, los efectos de iluminación, y la creatividad de algunas tomas de movimiento que son resueltas de manera simple pero artística.

A parte de eso, el largometraje no es más que una buena historia, con mucho relleno religioso, con eventos de terror que impresionan por sus screamers, pero que serian memorables si no fuese porque no explican bien la historia.

“¡Hay una presencia demoniaca!”, “…Un demonio lo hizo”, “…Algo hicieron en este lugar…”, sin embargo, ¿qué más? Nada. No hay una explicación más allá de quien es Valak, ni tampoco tiene una identidad única, como para diferenciarla de aquellas demoniacas entidades que han existido durante todos estos años, y quizás, lo más grave es que el nexo que esta película tiene con “El Conjuro 2” es pobre y totalmente forzado.

Y la verdad, es que es una pena, porque “La Monja” es una película visualmente prometedora, con un personaje potente, pero que no alcanza para más que eso, y que decae ferozmente a la hora de mostrarte el demonio en sus diferentes formas, momentos en los que incluso te confunde.

En definitiva, “La Monja” es un largometraje que logrará que te asustes bastante, pero lamentablemente no en su totalidad. Te divertirá e incluso te hará reír, pero se queda muy corta en lo que su personaje representaba en la saga original de terror.

Tiene momentos que pueden ser realmente interesantes, pero no tiene mucha historia y aunque roza con los dedos las escenas épicas, no las logran del todo.

Recuerda que si quieres ver la película, es clasificación para mayores de 16 años, y que aún está disponible en todos los cines del país.

Si aún no te convences o no has visto el tráiler de esta película, puedes verlo con nosotros a continuación:

 

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.