">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

carretera

Por Pablo Rojahelis

¿Cuántos sabemos cómo es realmente la gira de una banda independiente? Imagino que muy pocos. Sólo se ve la fecha en la que estarán en tu ciudad pero el cómo, el porqué y el esfuerzo que esto implica son propios de las bandas, la magia queda en el escenario, pero la preparación del “truco” queda guardado como secreto y esta vez, cual mago enmascarado, revelaré parte del acto realizado personalmente durante la gira de verano de La Puzzydoll por el sur de Chile.

La gira comenzó meses antes contactando a cada local y evento, cosa que no suele ser tan simple como suena, ya que en un alto porcentaje nadie tiene dinero para costear de buenas a primeras el show de una banda independiente, pero felizmente siempre hay alguien que “corre el riesgo”, que piensa más allá de la venta de líquidos espirituosos, y que atina al apostar por la música, porque la gente en provincia lo agradece y responde de gran manera asistiendo a los shows, y vibrando con cada sonido.

Una vez cerradas las fechas en las distintas ciudades, comienza el trabajo de crear el material gráfico de la gira y el proceso de envío de la información a los medios de comunicación con el afán de conseguir apoyo para difundir el show y que se haga valer ese amor tan acérrimo que dicen tener por la música chilena. Lamentablemente esto no es tan así, y uno podría contar con los dedos de una mano quienes realmente dan ese abrazo fraterno, ese apoyo cariñoso, y se esfuerzan por lograr realmente respaldar el periplo de la banda, y no es que uno reclame, ya sabemos como son las cosas y se suele guardar silencio, pero como canta el refrán “no hay peor ciego que el que no quiere ver”, para mí una cosa es guardar silencio, y otra muy diferente es hacerse el loco o el sordo, al final la banda cuenta con esos medios amigos que suelen ser igual de independientes que uno y se agradece con el alma ese cariño y energía.

Luego de sortear ese “obstáculo” nos lanzamos a realizar un trabajo más bien feo, que es el de las finanzas, ver cómo se utilizará el dinero, ya que no es que uno vaya a llenarse los bolsillos de plata, no hay nada más alejado de la realidad, uno va a “estirar las lucas” porque hay que cubrir transporte, comida, alojamientos, bencinas, peajes, y no se pueden abaratar costos en eso, sobre todo en nuestro caso que es casi imposible viajar en bus debido a que la banda utiliza un contrabajo, que hoy por hoy es muy difícil subir a un bus, o conseguirse uno en cada ciudad que uno visita. Estamos fritos, hay que subirlo a una camioneta.

Luego de tener todo esto claro, viene el momento del viaje que en esta ocasión particular era en una camioneta cerrada donde viajamos los 4 músicos más todos los equipos, instrumentos, bolsos personales, y uno que otro cocaví. El espacio que quedaba atrás era tan pequeño y rodeado de cosas que parecía una cápsula espacial enana, por lo que lo bautizamos como “Fasat Alfa”, tenía su síndrome y todo, nos turnábamos el viaje en ese espacio, ya que el que iba ahí sufría -luego de un rato- calambres y dolores asociados a posiciones corporales extrañas y piernas dobladas, un par de horas en “Fasat” y uno comenzaba a hablar tonteras.

Entre todos los miembros de la banda vamos turnando la conducción hasta llegar al primer show, y comienza entonces la actividad física que no se detendrá en tres semanas, el eterno sube y baja de instrumentos y equipos, montaje de escenario, pruebas de sonido y esperar que sea la hora del show para darlo todo, porque a eso vamos, eso es lo que vale, la energía de la gente que hace más soportable esta tarea en particular, es por eso que uno, muchas veces, termina el show y se va en pocos minutos, porque el cansancio no permite otra cosa, aunque nos gustaría quedarnos a carretear y compartir, no se logra porque una banda girando es una pega pesada y eso no se ve, y no tiene porque verse, la gente tiene que disfrutar, lo pesado queda en secreto pero, sepan que las bandas lo hacen por ustedes, por la música, y por amor.

Luego de 3 semanas de gira uno regresa a casa feliz por lo vivido, sintiéndose orgulloso de la banda en la que participa y pensando que esto lo podría seguir haciendo por mucho tiempo, esperando que sea cada vez en mejores condiciones.

Ustedes ven y escuchan el show, esto que acabo de contarles no es algo que el público piense, pero ahora ya pueden tomar consciencia cuando vayan a ver una banda que está de gira, aplaudan a rabiar, salten, bailen, griten, llenen los locales, inviten a sus amigos, ese es el premio de nosotros los músicos, lo hacemos por eso y por la música, aunque sería mucho más rentable quedarnos en nuestra ciudad, pero no, no es la plata es Rock & Roll!!

 

 

 

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.