">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Mauricio Nayaner

El reconocido y talentoso bajista Mauricio Nader anda girando por Chile, todo debido a la autogestión y el compromiso con su música y las personas. Desde la experimenta nos cuenta cómo le ha ido y cuáles son sus más profundas reflexiones luego de la gira.

Profundizando en conocimientos, Nader perfeccionó su técnica en la Escuela Moderna de Música, parte de su personalidad multifácetica como músico, lo ha llevado a crear piezas folclóricas y clásicas aunque es muy apegado al metal y el rock. Cree firmemente que el bajo es un instrumento que perfectamente puede ser el elemento central de una presentación y hoy lucha por posicionar esa idea.

Ya ha visitado varias localidades del país, mostrando su técnica y su música en solista, durante este año en Santiago, Concepción, Villarrica, Osorno, La Serena, Ovalle, Andacollo difundiendo este trabajo. Y recientemente estuvo en Calera,  Copiapó, Curicó, en Padre de las Casas y Temuco, finalizando el 14 de octubre en Puerto Varas.

Para iRock, contó cómo es que se gestó este tour y algunas de las motivaciones para aventurarse por el país a esparcir su talento y música.

¿Cómo se gesta este tour y cuáles son tus motivaciones?

Este tour lo gesté de forma totalmente independiente, así como los anteriores que hice en junio pasado (Concepción, Villarrica y Osorno) y en agosto (La Serena, Ovalle y Andacollo). Resulta que una de las instituciones clave para generar algunos conciertos ha sido la Liga Chileno-Alemana de Cultura, donde hice un concierto el año pasado y otro este año, ambos en Santiago. Ellos tienen varias actividades para las comunidades alemanas y para público general en regiones, y logramos un acuerdo para hacer los conciertos en Concepción, Villarrica, La Serena y Puerto Varas, entonces, aprovechando cada uno de los viajes, empecé a buscar por mi cuenta a gestores culturales en zonas cercanas y armar más presentaciones, y debo decir que se la han jugado por completo para que yo vaya a esas localidades.

Lo más remarcable es que a veces llego a ellos a través de amigos y contactos de facebook, quienes también apuestan por este proyecto. Mención aparte además para Guitarras al Puerto de Caldera, quienes también se la jugaron, pese a varias trabas municipales en la 3era región.

¿Cuál o cuáles son tus motivaciones?

Mi motivación más profunda, más allá de la música misma, es provocar y estimular a las personas para que puedan ver un futuro en lo que realmente les apasiona y puedan dedicarse con todo a ello. Me ha tocado presenciar muchas veces el testimonio de gente que quiere dedicarse a la música, al deporte, al teatro, a la educación, a las comunicaciones, etc. y no saben cómo hacerlo o no lo hacen por miedo, y el desperdicio de talento es enorme. Entonces, si con un puro bajo eléctrico he podido convocar gente (cuando me decían que eso era casi imposible), ellos también pueden seguir lo que aman como camino de vida. Por eso no me importa el sacrificio, las horas pocas de sueño, el cansancio, etc., porque me siento pagado cuando gente cuenta que yo fui un ingrediente más que ayudó a que sinceraran su esencia y tomaran decisiones importantes en sus vidas.

Mi idea es seguir trabajando para  difundir este mensaje, tanto en Chile como en el extranjero, siempre a través de tocar música solista o con bandas.

¿Cómo ha sido la recepción del público en tus distintas presentaciones?

Ha sido fabuloso, la verdad. Muchos no saben a lo que van, pero el que sea un concierto de bajo eléctrico solo, ya les llama la atención y entran con curiosidad. Y ellos mismos al término del concierto me cuentan que les pareció muy agradable, muy acogedor, y aprovechan de llevarse el disco y conversar un rato conmigo. Ahí es donde recojo la mayoría de los testimonios de ellos y de sus vidas.

¿Qué rescatas o qué podrías reflexionar de esta experiencia desde la autogestión?

Lo que más rescato es que todo proyecto artístico que quiera ser sustentable, es decir, que se pueda pagar por si solo para seguir existiendo y también pague el sueldo de él o los artistas, tiene que funcionar como una pyme, como un emprendimiento.

No se saca nada con tocar espectacular si al mismo tiempo no tomas el teléfono y empiezas a llamar para gestionar presentaciones. Ahí es cuando la gente sabe de ti y de tu trabajo y empiezas a sembrar para, de a poco y con paciencia, cosechar en el futuro. Todo eso consume tiempo, por lo que queda totalmente erradicado el concepto del artista que únicamente se dedica a estudiar 10 horas diarias su instrumento. Van a tener que ser cinco, bien estudiadas, y las otras cinco dedicadas a mandar correos, ir a reuniones y mandar muchos mails, etc. Y eso es algo que no se enseña en ninguna parte, menos en las escuelas de música.

Es importante destacar, como dijo un visionario Ivan Vera (uno de los más grandes innovadores en Chile) es que el emprendedor no es el que necesariamente crea el producto, sino que el que va y lo vende, pues es él quien muchas veces recibe el portazo en la cara (como a mí me ha pasado) o el que recibe un cheque firmado para financiar el proyecto. La clave es salir de la zona de comodidad y buscar oportunidades.

¿Alguna anécdota de esta experiencia que te gustaría compartir?

Más que una anécdota, me ha llamado mucho la atención que en Chile las regiones están casi botadas culturalmente hablando, y que hay mucha gente está con ganas de participar de eventos culturales y de espectáculos musicales. Es cosa de juntar fuerzas entre todos y moverse.

Visita a Mauricio Nader en www.mauricionader.com

 

Entrevista: Celeste Jamacg

 

 

[vsw id=”0uTWBxlwN_4″ source=”youtube” width=”650″ height=”400″ autoplay=”no”]

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.