">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal


Javier Torres/LollapaloozaCL

Uno de los conciertos más esperados del viernes 29, en Lollapalooza Chile, era el de los estadounidenses Greta Van Fleet, quienes vienen de publicar su álbum debut, acompañados de diversas opiniones respecto a su propuesta que rescata los sonidos rockeros de los setentas.

Formados el 2012, han sido catalogados como “Los Salvadores del Rock and Roll”, y si nos remitimos a lo que presenciamos a partir de las 19:00 horas en el Vtr Stage, algo de eso podría haber, aunque quedo con dudas respecto de si salvar al rock, es retroceder 50 años. La banda tiene una energía incuestionable, y son dueños de un puñado de buenas canciones que conectan inmediatamente con el público, su sonido crudo en las guitarras, el uso del órgano Hammond, y la impronta del joven cantante Joshua Kiszka, quien posee un registro potentísimo, más los tradicionales solos de batería, que son como una marca registrada del rock de antaño, solo justifican ese gustito por la vuelta a los sonidos menos procesados.

La banda ha sido fuertemente criticada por un sector, y a la vez ampliamente alabados por otro, lo que tenemos claro es que han provocado que el rock a secas, esté en boca de los medios y de un público que generacionalmente se encuentra un poco alejado de las guitarras y las bandas de antaño, y ver como generan esa simbiosis ayer, con miles de jóvenes coreando y saltando cada uno de sus temas, nos hace pensar en que los Greta Van Fleet, aparecieron para para darle un respiro a la música actual, repleta de recursos tecnológicos, y maquinarias que han desplazado de alguna forma los instrumentos tradicionales.

Si se parecen en extremo a Led Zeppelin, o son acusados de ser una banda que no pasa del tributo a las gloriosas bandas de los setentas, creo que podría ser incluso anecdótico. Sorprende incluso que sean músicos que recién comienzan a ser unos veinteañeros, si llegan a trascende, lo más probable es que no sea por su primer disco, eso podemos verlo si logran en un futuro capturar un sello que los destaque más allá de las asociaciones muchas veces odiosas, y que pueden terminar nublando el potencial de las nuevas generaciones.

Cuando los Greta dejaron el ambiente encendido de puro rock and roll, en el otro extremo comenzaban a sonar las primeras notas de “Fly Away” uno de los mayores éxitos de Lenny Kravitz, rápidamente nos trasladamos para vivir una nueva experiencia asociada a los sonidos más vintage, porque lo que en la actualidad realizan los GVF, a comienzos de los noventas, Kravitz también traía de vuelta, con su imagen que muchos asociaban con Jimi Hendrix, del que incluso anoche lucía una polera, esos sonidos de guitarras distorsionadas y una mezcla perfecta de blues, rock, funk y soul.

Lenny Kravitz desde el inicio comenzó a sufrir problemas técnicos severos, que lo obligaron a dejar el escenario cuando terminaba de interpretar “Dig In”, y se anuncia que esas fallas obligaban a detener el concierto por unos minutos. Una espera que demoró cerca de media hora, pero que felizmente terminó positivamente, cuando la banda retorna al escenario y Craig Ross se despacha una bluesera jam, como una forma de probar la efectividad de los equipos.

Desde que reaparece Kravitz, el infortunio pasa al olvido y somos testigos de un concierto de rock de gran nivel. El músico ha entregado a mundo una buena tonelada de éxitos en su trayectoria, y parte de esos fueron los que construyeron un gran espectáculo, que reinició con su versión del clásico de The Guess Who “American Woman”, que fue metaformoseándose en clave reggae para terminar con un homenje a Bob Marley con “Get Up Stand Up”. Acompañado de su gran sección de vientos que generan la atmósfera y el groove en “”It Ain’t Over “till It’s Over” o la tremenda “Allways on the Run”, en el escenario pudimos apreciar además a la destacada bajista Gail Ann Dorsey, quien trabajara con David Bowie desde los noventas hasta su último álbum antes de su muerte.

En la extendida “Let Love Rule”, Lenny baja a la barricada y recorre los pasillos saludando al público que estiraba sus brazos para recibir el breve palmazo del norteamericano, que con su gran éxito “Are You Gonna Go My Way” se despedía dejando atrás los preocupantes problemas del inicio, para retirarse en gloria y majestad, mientras en el VtrStage, el rapero Kendrick Lamar comenzaba a cerrar la jornada.

 

 

 

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.