">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

black-sabbath-2016-825x510

Por Freddy Veliz O.

Ya entramos en la cuenta regresiva para un nuevo concierto de Black Sabbath en nuestro país. La influyente banda, que construyó los pilares más directos con lo que a futuro se conocería como Heavy Metal viene a Chile como parte de su tour The End, la despedida definitiva de una de las agrupaciones más importantes de la historia del rock.

Esta será la tercera visita de los británicos por este lado, segunda con Ozzy Osbourne. Como una manera de comenzar a prepararnos, nos propusimos seleccionar 10 canciones que consideramos las más representativas de la banda originada en Birmingham, Inglaterra en 1968. Canciones que impusieron las directrices en el sonido de la agrupación, además de ser fuente de inspiración para generaciones de artistas que han forjado el crecimiento y desarrollo del metal por más de cuatro décadas.

Black Sabbath: La canción que da título al álbum debut de la banda publicado a comienzos de 1970, y que además mantiene el nombre del oscuro cuarteto, es incuestionablemente el corte que sentó las bases estilísticas del género que sin premeditación estaban creando. Su composición en tritono, su lírica tenebrosa y que causo el resquemor de grupos religiosos por sus alusiones al ocultismo pavimentaron el camino de Black Sabbath hacia la consagración y el reconocimiento como los padres del heavy metal.

 Paranoid: Un clásico imperecedero, el más famoso y exitoso en la discografía de Black Sabbath. Un corte directo, quizás uno de los más simples del catálogo de los ingleses, y que fuera de todo lo esperable por la banda cuando se incluyó casi de forma casual en el disco del mismo nombre publicado en septiembre de 1970, extendió con mayor fuerza la fama de la agrupación alrededor del orbe, el disco en sí, es el más vendido en la historia de la Black Sabbath, y no necesitas ser un real fanático de los liderados por Tony Iommi para reconocer esos riff que acompañan las líricas cuyo tema central es la paranoia de un hombre la enfrentarse a sus dudas existenciales.

 War Pigs: Pieza que abre el segundo disco de Black Sabbath, de hecho este sería el título del álbum en un principio, pero debido a la temática sensible para esos años, finalmente se decidieron por Paranoid. War Pigs, fue la declaración directa de los de Birmingham en contra de la guerra de Vietnam, pero al contrario de la idea hippie de todo solucionarlo con flores, paz y amor, Black Sabbath fue confrontacional, criticando a los políticos, tildándolos de “cerdos” que promovían una guerra en la que los únicos perjudicados era el pueblo, en especial los jóvenes en su mayoría de sectores pobres. Un corte oscuro, de un riff que va en progreso desde una introducción de riffs arrastrados entrecruzados con intrincados redobles de batería a cargo de Bill Ward. Uno de los clásicos favoritos de la audiencia fanática de Black Sabbath.

N.I.B: Incluida en el álbum debut homónimo de  1970, N.I.B es un corte lleno de misterios. Primero las siglas nunca han sido correctamente interpretadas, desde “Nativity in Black” a “Name in Blood”, los desmentidos de Geezer Butler apuntan a que solo se trata de una broma a Bill Ward, debido a la forma que tenía su barba, parecida a la típica pluma (bolígrafo) conocida en inglés como Nib. Lo de los puntos fue un truco de Butler para crear el misterio, lo cierto es que la temática de esta clásica pieza nos relata una historia de amor, pero uno muy especial, Lucifer es flechado por una mujer, y se enamora profundamente e intenta convencerla de que su amor es verdadero instándola a seguirlo. Se habla de una redención de Lucifer, pero también podríamos interpretarlo como un truco del demonio para tomar el alma de esta mujer. Todo queda a vuestra propia interpretación, lo que queda claro es que estamos frente a uno de los grandes clásicos de la banda inglesa. Punto aparte, la intro de Geezer es de antología.

Iron Man: Oscuros y demoledores riffs insertos en uno de esos clásicos que todos esperan en cada concierto de Black Sabbath o de Ozzy Osbourne en solitario. Una historia de heroísmo y venganza, de salvación y destrucción. El fin de la humanidad en manos del hombre de hierro que en un principio buscaba salvarla, pero al sentirse rechazado logra lo contrario. Incluido en el álbum Paranoid está considerado constantemente entre las más importantes creaciones de de Black Sabbath.

Sabbath Bloody Sabbath: Tema que abre el disco del mismo nombre editado en 1973, quinto en su discografía. Este trt sobre la experiencia de la banda con los sellos, los managers, administradores contables, etc. Un sinfín de altibajos con estafas y engaños por parte de la industria. La banda necesitaba un cambio e Iommi siente que al crear estos riffs característicos le dieron un nuevo respiro a la banda que estaba enredada en problemas económicos y de relaciones comerciales. Un clásico que a pesar de ser una de las favoritas del guitarrista, pocas veces ha sido interpretada en vivo.

Sweet Leaf: Así como la banda incursionaba en temas como el ocultismo, la guerra o la política, también lo hacían respecto a su experiencia con las drogas, y la tos que provoca el atorarse con el humo de un porro que sirve como introducción a Sweet Leaf nos adelanta la apología hacia la marihuana en un corte clásico incluido en el excelente Master of Reality de 1971.

Fairies Wear Boots: Si en Sweet Leaf Ozzy le declara su amor a la marihuana, en “Fairies Wear Boots” nos relata una alucinación producto de su consumo. Sí, porque a pesar de que muchos en un principio asignaban a la letra referencias hacia los skinhead, la verdad es mucho más simple, y está claramente definida en la lírica, las hadas que visten botas solo  fue una experiencia psicodélica, ellos las vieron, y solo nos lo están contando. Un tremendo clásico incluido en Paranoid.

Children Of The Grave: Un poderoso y repetitivo riff, nuevamente una letra antibélica. Extraído de su tercer álbum Master of Reality, Children Of The Grave está considerado dentro de los más representativos de la agrupación liderada por Tony Iommi, por su sonido y especial tratamiento de las atmósferas oscuras, detalles que inciden en la gran influencia que han marcado a músicos posteriores.

Electric Funeral: Sin dudas Paranoid fue un disco poseedor de los clásicos más ilustrativos del sonido de  Black Sabbath, además de cenrar sus temáticas en los contenidos antibélicos más directos. Electric Funeral, no es la excepción a la regla, y bajo un manto de incertidumbre hacia donde iba el mundo debido a las guerras, logran crear un clásico de atmosferas oscuras donde el temor por un ataque nuclear devastador llevara al mundo a un holocausto de muerte y destrucción. Los efectos de guitarra y bajo en conjunto con la voz de Ozzy y la golpeante base de Bill Ward nos advierten en tono de psicodelia alucinante una muerte segura ante el bombardeo.

Dejamos abierta la discusión, sabemos que podrían ser otras también las que se pueden incluir dentro de las 10 canciones más representativas de Black Sabbath, nosotros escogimos las que creemos sentaron bases e impusieron las directrices hacia donde apuntaría más adelante el hard rock  y el consiguiente sonido del heavy metal. Por eso tal vez, y sin premeditación, terminamos centrándonos en las primeras obras del cuarteto. Hay obras excelsa como Heaven and Hell o Mob Rules de la época junto Ronnie James Dio, también podríamos rescatar algo del disco Born Again con la voz de Ian Gillan, o la posterior etapa con Tony Martin. Black Sabbath da para horas de análisis y debates. Lo que si tenemos claro, es que más allá de los gustos personales derivados de estas etapas, la primera es la más reconocida, y la que sentó los cimientos de un género que se extiende hasta nuestros días. Black Sabbath cumple un ciclo, es el fin de la banda, pero su legado musical seguirá influenciando y generando reacciones por muchos años más.

Nos vemos el 19 de Noviembre en el Estadio Nacional, para despedir como se merecen a los Padres del Heavy Metal.

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.