">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Alectrofobia en Teatro Cariola. 3 de agosto 2019

Nota: Freddy Veliz – Fotos: Cubo Cubillos

 

El 3 de agosto pasado, fue una fecha que quedará marcada como uno de los grandes hitos en la  carrera de Alectrofobia, la banda comandada por el cantante y bajista Gerardo Elgueta, junto al guitarrista Rudy San Martín y el joven baterista Alonso Cabello, asumieron el desafío de presentarse en el Teatro Cariola, un recinto que para cualquier artista chileno, que no pertenece al círculo masivo, es un verdadero reto.

Los temuquenses, se han tomado las cosas bastante en serio, lo que queda plasmado en ‘Violenta Fortuna’, última placa de estudio, considerada como el mejor disco del año 2018 por Radio Futuro, que derivó en esta asociación para celebrar los 30 años de la emisora rockera. Las cartas estaban tiradas, con preventas agotadas y las esperanzas de un show para recordar, solo faltaba experimentar en vivo lo que nos prometieron, y vaya que cumplieron con creces.

Como plato de entrada, el conjunto invitó a sus coterráneos de Tierra Oskura, banda que por primera vez actuaba en Santiago, premunidos de la fama de solo presentarse en instancias relacionadas con la causa mapuche. El mismo Elgueta los menciona como una agrupación esencial en la existencia de Alectrofobia. Rock ligado a nuestras raíces ancestrales, comprometido con la lucha de los pueblos originarios, no desde una mirada externa ni por moda, sino desde el corazón mismo del wallmapu, y eso se siente y se refleja de forma potente en su propuesta, que por fin llegaba a la capital, y para los que a esa hora ya habían hecho ingreso al Teatro, fue una grata sorpresa, y un descubrimiento para la gran mayoría.

Como esta fecha era especial, la presentación debía cumplir con las expectativas de un show de tal envergadura, y asesorados por el colectivo La Patogallina, el trío se esmeró por hacernos sentir que estábamos viviendo un evento diferente. Desde la entrada al histórico teatro, el público fue recibido por anfitriones con antifaces y orejas de conejo (recordemos que este animal es el símbolo de la banda), quienes nos hacían escoger el camino del bien o el mal, apuntando a las dos entradas a la sala, que poco a poco iba recibiendo a seguidores que constantemente asisten a sus tocatas, como también familias o personas que seguramente invitados por un amigo, por primera vez se enfrentaban a la música de Elgueta y compañía. La teatralidad del concierto prosiguió en el interior, y mientras la banda preparaba su salida, comienza a escucharse el himno nacional. En las alturas de la platea, tres actores con máscaras personificando a Sebastián Piñera, Jaime Guzmán y Ricardo Ezzati, hacen su aparición, de pronto el himno es interrumpido por el conejo, quien  bajo el característico riff de Ace of Spades de Motörhead, y premunido de un bate los ataca, vitoreado por la audiencia, hasta lanzar (simbólicamente) a Piñera desde las alturas, para dar inicio desde el escenario con “Lo Peor”, a una jornada extensa y repleta de matices, tanto a nivel de energía desbordada, como emocionales.

En una escenografía que apeló a detalles emulando la carátula de Violenta Fortuna, con los pedestales de micrófonos y la batería, engalanados con ramas y hojas, potenciando el concepto y profundidad del escenario, desde donde con cortes como “Invierno”, “Imbécil”, “Cuico” o “Rutinas”  nos invitaron a conmovernos, corear y saltar en medio de la cancha. ‘Imbécil’ y ‘Violenta Fortuna’ son los discos que han hecho destacar a Alectrofobia en el circulo rockero chileno, y por lo mismo, el título escogido para esta presentación sea una mezcla de ambos, pero esto no es motivo para que se omita el disco ‘Desde el Barro’, desde donde extraen cortes que nos derivan hacia los tiempos de mayor crudeza sonora de la banda.

Los elementos teatrales continúan haciendo presencia en el escenario, y posteriormente en el público, cuando irrumpe un grupo de personajes, caracterizados de policías, que ingresan para suspender el concierto, quienes son reducidos por el conejo y su bate, momento celebrado por la audiencia, y punto de quiebre antes de continuar con un bloque de invitados. La banda Hijos de Algo al completo, a excepción de su cantante Feliciano Saldías, sube a escena para entregarnos un extracto de su canción “Sin Miedo” uniéndola a “Violencia Estatal”, en una furiosa versión con Daniel Robles en bajo y coros, y una inspirada dupla guitarrera con Rudy y Cler Canifrú. Luego Alex de la Fuente, de 2X es el encargado de cubrir “Atacar y Defender”, y Roberto Ugarte, ex baterista de Alectrofobia, se une para interpretar piezas como “No querías quedar mal con Dios” y “Ya no somos tan distintos”.

Para coronar esta parte del concierto, Gerardo invita a Jaime Sepúlveda, vocalista de Kuervos del Sur, para interpretar una coreada versión de “Nada que Perder”. Instantes que ejemplifican una actitud mancomunada entre artistas chilenos, una acción necesaria para que de una vez por todas,  el rock hecho en esta parte del mundo crezca, y se afiance una escena muchas veces vapuleada y marginada por la mass media. La colectividad es una de las claves para crecer y ampliar horizontes.

Uno de los puntos que destaco en Alectrofobia, es su capacidad para dominar distintos recursos sonoros, una propuesta que en minutos puede ser agresiva, en otras melódicas y algunas pueden incluso llegar fuerte al corazón, y Gerardo se da licencias para presentarnos en vivo una pequeña canción, cuya emocionalidad es enorme, sobre todo para los que son padres. “Quédate Chiquitita” es simple y profunda a la vez, escrita por el cantante especialmente para su hija, quien observa desde uno de los palcos. Esos detalles generan una cercanía de la banda con el público que se agradece, abren sus sentimientos personales, hacia una audiencia que conecta, y hacen de esta velada una reunión de amigos, donde tampoco la familia queda de lado. Rudy San Martín, también tuvo su espacio con “A Sangre Fría”, y el show continuó repasando esta historia con piezas que poco a poco se han ido convirtiendo en emblemas como “Mierda Pa’ Consumir”, “Te Grito que Perdí la Fe” o “Hijos de la Segregación”.

Con “Demolición”, original del legendario grupo peruano Los Saicos, la fiesta estaba en alto, con pelotas amarillas lanzadas al público, que bailaba este clásico considerado un himno del proto punk sudamericano. Se respiraba un ambiente de alegría por los sucedido, y la banda se notaba respirando con calma y felices por los objetivos logrados, quizás uno espera que todo sea perfecto, y haber visto un Cariola repleto hasta el techo, no sucedió, y también era esperable, pero hay que atreverse a dar los pasos, para generar expectación, y probablemente más temprano que tarde, los que sigan a la banda aumenten y se corra la voz sobre lo que generan, eso es crecimiento y hacer las cosas con la seguridad de que lo que entregas tiene un valor insoslayable.

 “Carroñeros” y “Como no me va a doler” rematan una jornada  que se mantendrá grabada en la historia de Alectrofobia, y en sus más cercanos seguidores. Una historia en pleno desarrollo, y que tiene mucho que ofrecernos a futuro, por lo menos ha quedado demostrado que las ideas existen, y el enfrentar desafíos está ahí latente y con ganas de ir por más.

El rock chileno, necesita de instancias como esta para poder evaluar su crecimiento, y Alectrofobia, logra relucir con un show potente desde el principio, exponiendo gran parte de su obra en tres horas de duración. Más de treinta temas, que nos muestran su desarrollo y madurez, con un estilo que se alimenta de recursos que van desde la crudeza del punk, hasta las melodías  de un fino pop rock, con líricas que siempre tienen algo que expresar desde la vereda social o política, pero también de los devenires de la vida y los sentimientos humanos, con mucha honestidad. Este fue un paso importante, a no retroceder, siempre con la mirada fija en los objetivos a lograr, las capacidades están ahí presentes, solo basta con atreverse y enfrentar los desafíos, con inteligencia y talento, nunca imbéciles, tampoco violentos.

Ahora Alectrofobia prepara su próximo show, y nada menos que para celebrar los 7 años de nuestro sitio este 23 de agosto en el Club Rock & Guitarras, donde tocarán íntegramente su disco “Imbécil”. Junto a ellos estarán Horeja y Profano. Todas las entradas que compres on line, participan en el sorteo de tickets para conciertos y poleras oficiales, venta a través de Eventrid.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.