">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

24 de julio | Teatro Nescafé de las Artes

Nota: Freddy Veliz | Fotos: Miguel Fuentes (Trucko)

 

Una de las deudas pendientes en cuanto a conciertos en Chile, era la de Animals as Leaders, agrupación norteamericana liderada por el eximio guitarrista Tosin Abasin, quien sí había llegado anteriormente a nuestro país en solitario para ofrecer clínicas de guitarra, un instrumento del que actualmente es considerado uno de sus máximos exponentes. La banda que completan el también guitarrista Javier Reyes y el baterista Matt Garstka al fin agendaban visita a Chile. Un anuncio que sus seguidores celebraron en grande agotando rápidamente las entradas para el show estipulado primero para este 25 de julio, y que obligó a la productora a sumar un nuevo acto para el día 24, jornada en la que estuvimos presentes con un teatro Nescafé de las Artes repleto y que vivió intensas emociones desde la partida con los nacionales Octopus. Un verdadero ritual de metal contemporáneo.

Los nacionales que el 2013 hpublicaran su tercera y última placa de estudio, titulada ‘Into the Void of Fear’, fueron ampliamente solicitados vía redes sociales para que abrieran el debut en Chile de Animals As Leaders, ellos han estado en un receso desde el 2013, con cada uno de sus miembros dedicados a otros proyectos. Los rumores de su vuelta a los escenarios, cada vez se acrecentaban este año, lo que definitivamente se cumplió, casi por presión de sus fanáticos, en este importante concierto en el histórico recinto de la comuna de Providencia.

La banda conformada por Koke Benavides y Fernando Daza en guitarras; Braulio Aspé en bajo y Cristóbal Orozco en batería, ofrecieron un breve pero intenso set de seis temas, centrados principalmente en su tercera placa, que por las circunstancias ya expuestas, no había sido presentado en vivo. Cortes como “Ethereal Mind”, “Off Limits”, “Confront the Fear Beyond” y “Fall” se ensamblaban con tracks del Ep “Coda”(2008) como “Slussen” y “Zeitgeist”. El cuarteto logra envolvernos en densas estructuras que subyacen bajo un muro blindado de tecnicismo y exploraciones musicales diversas. Cristóbal Orozco brilla con su amplio dominio de recursos, uno de los bateristas más importantes de Chile en la actualidad, es un privilegio contar con él frente a nuestros ojos, músico versátil que un día puede estar tocando con Miriam Hernández y otro con Mandrácula aportando toda su expertise, siendo el motor sustancial en la base rítmica que comparte con el siempre sólido funcionamiento del bajista Braulio Aspé (Crisálida – ex Catoni).  Benavides y Daza acechan con aplastantes riffs construyendo la masa envolvente que configura la esencia de Octopus, bajo un nivel sonoro de alta gama que nos hace olvidar los años fuera de las pistas del conjunto nacional. Los treinta minutos sobre el escenario bastaron para congraciarnos con una banda de nivel internacional, elogiados en Chile y el extranjero, era una vuelta que muchos esperábamos, y por lo apreciado anoche, vienen cargados con la energía y calidad que los encumbró dentro de los grandes baluartes del metal contemporáneo chileno.

Pasadas las 22:00 horas, las ansias por ver a los estadounidenses comandados por Tosin Abasi , se iban manifestando por los silbidos y gritos de la audiencia que se vuelcan en una potente ovación al ver que el trío tomaba posiciones en el escenario. Con las cadencias orientales de “Arithmophobia” de ‘The Madness of Many’(2016), última placa de la banda motivo de este tour, comenzamos a compenetrarnos en un cúmulo de sensaciones difíciles de explicar, y que solo se entienden viviéndolas. Si estuviste en el debut de Meshuggah el 2013 en el teatro Caupolicán, puedes hacerte la idea de lo que vivimos ayer en el ex teatro Providencia.

Los ingredientes electrónicos de “Ectogenesis”, solo avalan la diversidad estilística que abarca el trío, premunidos de una buena dosis de samplers y efectos que enriquecen de matices su propuesta, caemos en trances profundos desde los que no hay salida.

Problemas en la llegada de equipos atrasaron en media hora el inicio de  las actuaciones para las dos bandas, lo que ocasionó además que Javier Reyes fuese asistido por una guitarra propiedad de Audiomúsica, y así poder cumplir con su cometido, lo dijo el mismo Abasi al finalizar el show, dificultades que no opacaron en nada una jornada de éxtasis sónico. Los oriundos de Washington D.C. centraron su espectáculo en las dos últimas placas de su discografía, sin despreciar clásicos como “Tempting Time” y el emblema “CAFO” de su debut homónimo del 2009, de su segunda placa ‘Weightless” nos golpearon fuerte con “Do Not Go Gently” además de provocar instantáneos headbangings con el single “Wave of Babies”.

La imagen parca que generalmente caracteriza a músicos de esta estirpe se diluye cuando Abasi se comunica con el público, es afable y cercano, invita a los asistentes a mover sus cabezas y a ponerse de pie. Gran parte de la presentación los fanáticos permanecían pegados a las butacas, pero se sentía en el ambiente esa tensión por romper el hielo, desahogarse y azotar las cabezas al compás laberíntico del liderazgo animal.

Abasi, además, muestra sus infinitas dotes en el arte de fusionar elementos del metal con las intrincadas notas del jazz de corte más experimental, vanguardia pura es la que se respira cada vez que el músico descendiente nigeriano toma el liderazgo desde las ocho cuerdas, con hipnóticos slaps, se transforma en una especie única de Victor Wooten de la guitarra . Reyes paralelamente ordena estructuras, arremete con riffs que intensifican una tormenta de melodías y rítmicas que van moviéndose por variadas texturas. Las matemáticas conjunciones sonoras son cimentadas con la poderosa base construida por Matt Garstka desde una batería inquietante y sincopada.

Animals as Leaders son verdaderos arquitectos que delinean en base a distintas fuentes musicales los pasos a seguir para imponer innovación. Han sabido reinventar lo que impuso en su momento Meshuggah, incorporando nuevos caminos melódicos dentro del math-core, una búsqueda que esperemos siga creciendo y lleven el movimiento a otro nivel, sin dormirse en los laureles o perderse en fórmulas repetitivas. Recursos tienen de sobra, de eso pudimos ser fieles testigos en su primer show en Santiago, hoy nuevamente estarán sobre el escenario del Nescafé de las Artes, varios seguramente se repetirán el plato, y otros podrán vivir por vez primera de esta magnífica experiencia. Un real mazazo en nuestros cráneos.

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.