">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Foto: Crisalida

Por Freddy Veliz

 

Crisálida, son una banda con dos décadas de trayectoria, una carrera que ha sabido de buenos y malos días a través de su historia. Con giras y conciertos en México, Perú, Argentina y Europa. Esta última, una de sus más importantes experiencias, acompañando a los israelíes de Orphaned Land. Su último disco, producido por Daniel Cardoso (Anathema), logró posicionarlos en las altas lides del progresivo y el metal nacional al ser reconocidos con el premio Pulsar. Todo se venía viento en popa para la banda que acostumbrada a los cambios de integrantes, parecía haber encontrado la alineación definitiva con Braulio Aspé en el bajo, Damian Agurto en la guitarra y por supuesto Cinthia Santibañez y Rodrigo Sánchez en voz y batería respectivamente, la dupla creativa del conjunto.

Luego de los elogios y una imagen de banda que estaba logrando reconocimiento y encaminados a grandes cosas, este 2018 toma por sorpresa a sus seguidores con  la posible disolución del conjunto, al verse envueltos en problemas internos y extra musicales. Todo lo logrado parecía desmoronarse al enterarnos de la salida de Rodrigo, fundador y un pilar fundamental en Crisálida en medio del trabajo para un futuro disco.

Al vivir un receso de al menos seis meses, Cinthia anuncia que estaban listos para continuar, e invita a sus seguidores a una sesión privada, en donde se revelaría el nombre del nuevo integrante que tomaría las baquetas para seguir dándole ritmo a una de las mejores apuestas del rock chileno actual.

Este 24 de agosto fue el día agendado, 50 entradas prácticamente agotadas, para ver a la banda en un escenario íntimo como el de salas Faq Records, ubicado en calle San Diego. Una noche que prometía la vuelta en grande, y con todos los demonios expulsados, para continuar entregando una preciada creación musical, que no podía echarse por la borda.

Sala llena, y suena la intro de  batería de ‘Araucana’, y tras estos certeros golpes, se revelaba el rostro de un conocido en el circuito rockero chileno, Felipe Cortés, eximio baterista que ha pasado por bandas como Silverjack, Claudio Cordero o Lechuga, un músico que sabe de síncopes progresivas y potencia metalera. La intriga terminaba y mientras iban sucediéndose canciones como “Cabo de Hornos” o “Morir Aquí” comenzamos a respirar tranquilos, Crisálida sigue con vida, con energías renovadas y el optimismo de sus integrantes a tope para seguir entregándonos su música.

Pudimos apreciar en este comienzo de una nueva etapa, como la fuerza que Cortés puede impregnarle a la banda a partir de su estilo, caracterizado por dar duros toques a la batería, potencian de sobremanera el sonido de Crisálida, dando nuevos bríos, y expandiéndolos a nuevas fronteras musicales. Siempre será una tarea difícil llegar a una banda para ocupar el puesto de uno de sus mentores, más si  se trata de un baterista con la técnica, creatividad y feeling de Rodrigo Sánchez. El conjunto había obtenido, con el pasar de los años, un sello distintivo que en gran medida fue dado por sus fundadores, y ese sello es el que siempre se teme perder. Pero también hay veces en que las crisis internas pueden ser aún más dañinas si se fuerza a mantener una banda sin quiebres, y las crisis en gran parte son un paso hacia mejores tiempos, y creo que fundamentalmente esa es la imagen que nos dejaron en este regreso en Faq Records, con Cinthia Santibañez, a pesar de no estar con su voz al 100% por una disfonía, salió totalmente airosa, demostrando su dominio técnico y su actitud empoderada sobre el escenario. En cortes como el homenaje a Violeta Parra “Violeta Gris” o la nueva “Kuntur”, simplemente es descollante. Damián y Braulio, a quienes también la vida les ha puesto duras pruebas durante este año, han pasado a ser cómplices rotundos en esta decisión de continuar manteniendo vivo el espíritu de Crisálida. Tal como la cantante afirmó, se ha ido construyendo una verdadera familia, que se apoya mutuamente y se traspasa energías, desde los músicos, el equipo técnico y por supuesto el público que siempre ha creído en la banda.

Esta reunión privada, sirvió para darnos grandes expectativas respecto a lo que se viene discográficamente hablando, y claramente Felipe Cortés será un aporte sustancial en el sonido y la impronta con la que enfrentarán esta nueva etapa. Por lo menos en este debut, logró conquistar y ganarse la aprobación del público, uno que catalogaría como fan duro, de esos que inevitablemente estuvieron atentos, buscando puntos de comparación e intrigados con esta nueva alineación.

Crisálida nos ha dado una gran lección de perseverancia y capacidad para volver a levantarse frente a toda circunstancia que la vida les ponga por delante, y los fans obviamente lo agradecen.

 

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.