">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Nota: Freddy Véliz  Fotos: Cristian Carrasco

Dee Snider.  24 de marzo 2019, Club Blondie   Santiago – Chile

En el marco de la segunda edición del Metal Fest realizado el 2013, una de las cosas más cuestionadas por los talibanes del metal, fue la inclusión en el cartel de los legendarios Twisted Sister, cuestionamientos que venían de parte de los mismos que terminaron matando uno de los mejores festivales que se han efectuado en nuestro país. Finalmente  los creadores de himnos como “I Wanna Rock” o “We’re Not Gonna Take It”, taparon bocas con uno de los actos más memorables del mentado evento.

El 2015 los norteamericanos sufrieron un duro golpe con la muerte de su baterista A.J. Pero, que derivó en la disolución del conjunto, dejando todo en un vacío en el mundo del rock. Muchos rumores rondaron al respecto de una posible reunión, hasta que el 2018, su vocalista, el melenudo Dee Snider, sorprende con un álbum solista catalogado como uno de los mejores trabajos del  año, un disco titulado “For the Love of Metal” y que demuestra que tan vigente se puede mantener el cantante de recién cumplidos 65 años. Un álbum con el que comenzó a girar, y que lo trajo de vuelta en nuestro país.

El show, luego de ser anunciado para el Club Chocolate, finalmente se trasladó al Club Blondie, donde este domingo 24 de Marzo, el norteamericano ofreció un gran show,  a pesar de la baja convocatoria. Para abrir este encuentro, los elegidos fueron los chilenos Exxocet, banda de jóvenes músicos que traen de vuelta la imaginería ochentera, en una atractiva propuesta de hard rock clásico y fiestero. La banda que presentó nuevo baterista, como acostumbra, logra acaparar la atención con una sólida presentación, que si bien tuvo algunos detalles en el sonido (perdió algo de definición al subir en demasía su volumen), demuestran como el trabajo en equipo, con preocupación en lo integral de lo que significa montar un show, da como resultado un acto atractivo de ver. Los chilenos vienen de editar su segundo álbum (Mighty Jungle) y parte de eso es lo que nos muestran, sin dejar de lado su anterior trabajo. Estética glam, pero que musicalmente profundiza en un hard rock más elaborado, con momentos bastante heavies, que invitan a los asistentes a sacudir sus cabezas, y entregarles la venia, con merecidos aplausos.

Un atraso en el vuelo de Dee Snider, obligó a la productora retrasar el horario de los shows, por lo que el cantante estadounidense junto a su banda aparece en escena recién a las 22:00 horas, luego de introducirnos con el clásico “Exciter” de Judas Priest. Un concierto cargado de clásicos de Twisted Sister entremezclado con parte de “For the Love of Metal”, el elogiado último trabajo de Snider, es lo que nos esperaba en esta noche dominical, frente a un marco de público que no logró llenar el recinto, lo que no opacó una verdadera fiesta de rock and roll.

Dee, es un cantante que viene de vuelta, y posiblemente a estas alturas podríamos esperar a un artista en bajada y dando sus últimos respiros, pero nos encontramos frente a un cantante  lleno de energía e ideas, quien editó un disco que ya se quisieran bandas de generaciones más nuevas. Si bien acude a su carrera junto a los Twisted Sister para armar su show, puede también cautivar y encender el ambiente con su nuevo trabajo, y desde la partida con cortes como “Lies are Bussiness” y “Tomorrow’s No Concern” la caldera comienza a prender a un público que en general traspasa la barrera de los 40, pero también podemos ver gente joven, e incluso niños que se encandilan con la figura de uno de los personajes más representativos del hard rock ochentero. La primera estocada clásica viene de la mano de “You Can’t Stop Rock and Roll”, que obliga instantáneamente a corear puños en alto a la audiencia, que se mantiene atenta con la más reciente “American Made” antes de sorprendernos con la tremenda “Burn in Hell” uno de los cortes más oscuros del legendario conjunto originario de New Jersey.

La tónica del concierto es ir intercalando canciones del último álbum con los clásicos de Twisted Sister, y tal cual, luego de darnos cátedra de vigencia con “I’am  the Hurricane”, llega uno de los momentos peak de la velada, con el máximo hit de su carrera, “We’re Not Gonna Take It” , que es recibida con algarabía y cantada con el españolizado “ Huevos con Aceite” por un público que vive esta jornada como un gran carnaval de rock and roll, siendo incluso, estimulados por el vocalista a seguir cantando este clásico con la letra modificada. Dee Snider es un verdadero amo de convertir todo en una fiesta rocanrrolera del entretenimiento, el tipo sabe cómo mantener siempre los ánimos en alto, sin despreocuparse nunca del ambiente que debe generar cada minuto.

Nos sorprende además con “Ride to Fall” corte perteneciente  Widowmaker, banda que formó en la primera mitad de los noventa, antes de regalarnos uno de los instantes más emotivos de la noche, con “The Price”, de las power ballads más apreciadas de los ochentas, y que el frontman aprovecha para homenajear a figuras del rock que ya no están entre nosotros, como Ronnie James Dio, Bon Scott, Freddie Mercury, Phil Lynnot, Eric Carr, Chris Cornell, Lemmy Kilmister, Bernie Tormé, entre otros, terminando con su ex compañero de banda A.J. Pero, en un emocionante final con Dee saludando la imagen del recordado baterista con su puño en alto, una postal que difícilmente se borre de nuestra memoria.

El show debe continuar, y “Become the Storm” antecede una gran versión del clásico “Under the Blade”, que es seguida rápidamente por el incombustible himno “I Wanna Rock”, llegando nuevamente a uno de los álgidos momentos del concierto, antes de la despedida definitiva con “For the Love of Metal”, canción que da título a lo más reciente de Dee Snider, un homenaje directo a la historia del género, y que sirve como un grito de batalla, un verdadero manifiesto, de que el metal se lleva en la sangre y el corazón. Ni la edad, ni los nuevos tiempos, pueden derribar esa pasión que leyendas como Dee Snider han defendido con garras desde esos atribulados ochentas, cuando un grupo de padres conservadores norteamericanos intentaron hacer desaparecer el heavy metal de la faz de la tierra. Dee lideró esa defensa, con la seriedad y argumentos, que ninguno de esos prejuiciosos adultos esperaba. Hoy  a más de tres décadas de esos confusos debates, vemos como el metal sigue en pie, y a Snider entregando toda su experiencia y convicción, para seguir gritándole al mundo que queremos Rock.

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.