">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

26 de enero 2019 – Teatro Teletón

Nota: Freddy Veliz – Fotos: Barby Box

 

Los años de espera por tener en Chile a una de las agrupaciones que lideran la escena del metal progresivo actual  a nivel mundial, terminaron este 26 de enero en un colmado Teatro Teletón. Los británicos Haken, quienes han logrado acaparar las miradas y oídos de la crítica especializada y los fans más acérrimos del género alrededor del mundo, llegaron promocionando ‘Vector’, su más reciente álbum de estudio, considerado como una de las mejores producciones del 2018.

Como número de apertura, el eximio guitarrista chileno Claudio Cordero, subió al escenario puntualmente a las 21:00 horas. Con una formación de músicos renovada, Cordero ofreció un show a la altura de las circunstancias, intenso de principio a fin, mostrando parte de su última placa, ganadora del Pulsar 2018, titulada ‘Quasar’, y de su álbum ‘Enlace’, debut discográfico del año 2007. El tiempo para las bandas soporte es reducido, lo que no fue obstáculo para que el músico deleitara a los presentes con cortes como “Outatime”, “Viaje Astral”, el nuevo corte “Letting Go” o la tremenda “Quasar”, sin antes comentarnos sobre la actual conformación de su banda a la que bautizó como Plasma. Una presentación de gran nivel, que dejó el horno a la temperatura ideal para recibir a los ilustres británicos.

Con algo más de quince minutos de retraso, respecto a la programación anunciada, se apagan las luces, y con la obertura de Guillermo Tell (Rossini), nos aprontamos para recibir a Ross Jennings y compañía, quienes luego de la intro envasada “Clear”, arremeten sin piedad con “Good Doctor”, perteneciente a ‘Vector’(2018), y “Puzzle Box” de la misma placa. Un inicio intenso, con la dupla de guitarras compuesta por Charlie Griffiths y Richard Henshall creando muros portentosos y envolventes. La particularidad de Haken, es la efectiva fusión que logran proponer en su música, enfrentada a una amalgama de influencias, llevadas a cabo de manera sutil e inteligente, sin caer en obviedades, capturando un eclecticismo amplio, que reúne la esencia de lo clásico del rock progresivo y lo más contemporáneo del metal, con reminiscencias jazzeras con las que juegan constantemente.

Uno de los varios highlights de la velada, se vivieron con la excelente “Cockroach King” del álbum ’The Mountain’ (2013), pieza que debido al juego de voces dirigido por Jennings , acompañado por Griffiths, Tejeida y Henshall, nos rememora a las leyendas británicas de Gentle Giant, como también a Yes, un tema intrincado en melodías, donde el teclado ejerce gran protagonismo en la creación de una atmósfera entre lúdica y festiva, que el público ovaciona y se contagia al punto de observar a varios bailando en medio de las butacas, escena que drásticamente cambia con el instrumental “Nil By Mouth” convirtiendo el interior del teatro Teletón en una verdadera caldera de encendidos headbangings, siguiendo los densos compases que se expanden desde el escenario hacia nuestros oídos, embaucados por el virtuosismo de cada uno de los integrantes de esta banda que sabe llevarnos por distintos senderos sonoros, creando atmósferas intrigantes que explotan en polirritmias aplastantes.

Ross Jennings, es un cantante dotado de un gran histrionismo, en “1985” asigna una cuota de teatralidad utilizando gafas iluminadas, y conectando con el público desde distintos sectores del escenario, su empatía se ve reflejada durante todo el concierto, mostrando cercanía y un desempeño comparable con las grandes figuras del género. Un estilo muy cercano a James Labrie de Dream Theater, pero, en mi opinión,  con resultados altamente mejor logrados.

El rendimiento del sexteto es equilibrado en todas sus partes, Haken es una máquina donde cada pieza es fundamental, no hay figuras que destaquen una sobre otra ( a pesar de que Richard Henshall por momentos acapare miradas con sus punzantes solos), y eso se agradece, porque vemos a una banda que sigue un patrón definido, donde la técnica se mantiene al servicio de la música, y eso se ve expresado en una dinámica que confluye en grooves, armonías, secciones ambientales y emocionalidad, “Veil” y la extensa “The Architect” son una clara muestra de lo que es el mundo Haken, un bien proyectado mapa de la esencia del progresivo, en su inquietud por buscar distintos caminos sonoros y estilísticos.

El encore vendría de la mano de una fuerte ovación del público, dejando de lado las cuestionables sillas dispuestas en el teatro, que durante todo el concierto nadie utilizó. “Crystallised” y la magnífica “Celestial Elixir” nos acercan a la medianoche y al final de una tan esperada jornada, que superó con creces las expectativas, que ya eran altas al momento de anunciarse esta visita hace algunos meses atrás. Parte de la banda ya había estado en Chile el 2017, como músicos del proyecto personal de Mike Portnoy, Shattered Fortress, momento en que se acrecentaron las esperanzas de la llegada de los londinenses. Haken sin dudas, son un oasis en medio de cientos de bandas progresivas, que repiten fórmulas sin lograr destacar más allá de las cualidades técnicas. La banda si bien acusa muchas influencias, logra reunir ideas y construir su propio mundo, uno extraordinario en el que pudimos estar presentes durante dos intensas horas, y que probablemente se repita más temprano que tarde.

Set List

Guillaume Tell Overture (intro grabada)

Clear (intro grabada)

The Good Doctor

Puzzle Box

Falling Back to Earth

Cockroach King

Nil by Mouth

1985

Veil

The Architect

Encore:

Crystallised

Celestial Elixir

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.