">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

30 de noviembre 2018, Blondie

Nota: Litta – Fotos: Cristian Carrasco

 
Tuvimos el gran privilegio de ver a Jinjer tocar por primera vez en Chile, una fecha histórica en donde pudimos presenciar la técnica y el swing en una mezcla brutal que de forma atenuante superó las expectativas de un sold out, que solamente reflejaba un éxito de taquilla, pero que supo posicionarse como uno de los mejores shows debut de fin de año. Cabe destacar además la excelente presentación de los locales de Lyriahn, quienes a través de lo que fue el lanzamiento de su disco debut “Sometamos somatemoS”, dominaron la apertura con total ovación, un gran suceso que a más de alguien le llamó la atención e hizo reflexión al respecto, -gran parte del público era bastante juvenil-, son las nuevas generaciones las que estan cimentando el futuro de la escena.

 
Formados en 2009, Jinjer desde las lejanas tierras de Ucrania nos brinda una presentación demoledora y bastante singular, en donde gozamos de la multifacética voz de Tatiana Shmaylyuk, sin lugar a dudas una de las mejores front woman de la nueva ola del mental mundial. Con una ambientación minimalista, sin más que un sutil juego de luces y humo que dejaban como completa protagonista a esta preciosa gema del metal femenino, quien acompañada de los virtuosos; Eugene Abdiukhanov desde las profundidades en el bajo, Roman Ibramkhalilov en la poderosa guitarra y Vlad Ulasevich en las bestiales percusiones, colisionó tímpanos desde todas las sonoridades.
 
Un público incendiario que disparó las temperaturas al máximo e hizo de la Blondie un verdadero incendio sofocado por la densa humedad, que a pesar de todo no logró frenar la frenética respuesta, con coros sincronizados condensaron el sonido y provocaron un constante placer auditivo. No obstante en un comienzo el bajo se percibía mucho más leve lo que fue inmediatamente solucionado y solo fue notorio para los más atentos, mientras que para la mayoría todo fue perfección.
 
Lo que llamó la atención también fue la frivolidad entre los integrantes, quienes en ningún momento mostraron cohesión o fraternidad, es en ese momento en donde validamos la teoría sobre la falta de swing en el tecnicismo, puesto que la constancia de las melodías atrapa y bueno, ¿a quién no? Estamos hablando de un nuevo nivel y estilo. Realmente una magnífica experiencia sensorial, pero que absolutamente contiene su máximo poder en Tatiana. El carisma y actitud que posee esta exótica cantante potencia su talento hacia un innato vínculo con la audiencia, que esperamos se solidifique en el futuro con una segunda visita. 
 
Con un setlist en donde pudimos apreciar en absoluta brutalidad, temas como  ‘Captain Clock’, ‘Words of Wisdom’ y ‘Ape’. En conjunto del perfecto metrónomo de  ‘Teacher, Teacher’ sucediendo a ‘Site Stay Roll Over’ iniciaron un orgasmo auditivo colectivo, acompañado de un catártico e incesable mosh, el cual fue coronado al finalizar con ‘I want it I’ll get it’ ( ‘Желаю значит получ), culminando una noche que pasará a la historia, porque claramente de Jinjer tendremos para rato y obviamente tendremos nuestra recompensa en un próximo show. Sin pecar de soberbia, dimos “cara” como publico y eso deja absolutamente un precedente en los visitantes.
 
Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.