">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Nota: Freddy Véliz    Fotos: Cristian Carrasco

Teatro Caupolicán  15 de Noviembre 2019, Santiago – Chile

Chile está viviendo tiempos históricos, tiempos de lucha por parte de un pueblo que se levantó en contra de un sistema agónico. Se está cumpliendo 1 mes del salto al torniquete del Metro, que un grupo de estudiantes realizara para evadir, como forma de protesta al alza del pasaje. Un salto que simbolizó un descontento que se ha ido acumulando por tres décadas, hacia un sistema que comenzó a cocinarse a partir del Golpe de Estado de 1973. El país ya no es el mismo, en medio de las manifestaciones que diariamente se han tomado las calles de Santiago y regiones,  se respira un aire de esperanza por un pueblo despierto, pero no ha sido gratis, esto ha conllevado muerte, violencia, ojos mutilados por los disparos de una policía que cada vez  se ha ido ganando la desconfianza de un pueblo oprimido. Un caos que ninguna autoridad previó o solo hicieron caso omiso a demandas que se han ido pidiendo durante años. Ahora los vemos preocupados, porque tienen mucho que perder y el pueblo mucho que ganar.

¿Qué relación tiene introducir una reseña de concierto con lo que ocurre en las calles de Chile? Es imposible no contextualizar el ambiente en que se realizó el lanzamiento “Canto a lo Brujo”, el nuevo disco de estudio de Kuervos del Sur, banda comprometida desde siempre con las problemáticas que nos atañen, desde el dolor de nuestros pueblos originarios, la explotación de nuestras riquezas naturales y esa reflexión profunda de nosotros como humanos y la relación que tenemos con nuestra tierra. De hecho, este lanzamiento estaba agendado para el 25 de octubre, el mismo día de la marcha más grande que recuerde Chile en su historia, días en que la caldera estaba al máximo de su temperatura, con noches en toque de queda y represión policial. El show debió ser postergado para el 15 de noviembre, noche en que estuvimos en el Teatro Caupolicán, marcando presencia en un concierto que desde la partida, tuvo un ambiente impensado hace algunos meses cuando la banda comenzaba a preparar esta presentación en sociedad del álbum en cuestión.

La partida estuvo a cargo del cantautor chileno Tata Barahona, respetado músico y luthier de amplia trayectoria, que subió al escenario para entregarnos su talento en formato trío. La capacidad de crear elaborados arreglos de guitarra con letras de profundo contenido social y humano, se desenvuelve en una mirada crítica, no exenta de ironía para retratar injusticias o experiencias de vida. Es un artista cercano a la gente, y eso el público que comenzaba a llenar la cancha del teatro, así lo entiende, lo celebra y escucha con el respeto que se merece, mientras entre discursos referentes a la lucha social, nos deleita con obras como “No le entregues el Poder”, “Yo sigo Aquí”, o el retrato punzante de la marginalidad con “La Mejicana” entre otros. Un ilustre invitado que suplió a la banda argentina Eruca Sativa, quienes por problemas de agenda no pudieron postergar su participación para esta fecha.

Mientras un extenso intermedio acrecentaba las ansias para ver debutar a Kuervos del Sur en el histórico teatro de calle San Diego, el público aprovechó, con flameantes banderas mapuche por distintos puntos del recinto, de expresarse con arengas políticas, al mismo tiempo por los parlantes se escuchaban canciones de Violeta Parra, Los Prisioneros, Mercedes Sosa, entre otros. Como introducción, kultrun,  pifilca y kaskauilla se unen en un ritual que recibe a la banda en el escenario para invitarnos por un recorrido completo por esta tercera obra en estudio.

Pedro Durán arremete con el pesado riff de “El Brujo”, primer single que habían adelantado tiempo atrás, y que es recibido por el público del recinto con saltos y coros, como el mejor de los clásicos. Kuervos del Sur tiene la virtud de conectar fuertemente con sus seguidores, quienes se mantienen atentos a cada lanzamiento y adoptan rápidamente las canciones.  Cortes como “El Sueño de la Machi”, “Ráfagas”, “Siglos”, el homenaje a Violeta Parra con “Rayo Violeta”,  uno a uno hasta llegar hacia el final del repaso con la potente progresión de “La Furia”, solo confirman el gran momento de la banda oriunda de Curicó, cuyo crecimiento es palpable no solo desde lo musical, sino que también de cómo se han preocupado de ofrecer un show  completo, en cuanto a una imponente iluminación, puesta en escena, sumado a la disposición de seguir avanzando en un trayectoria que supera la década de vida, y que actualmente los tiene encumbrados como la banda más representativa del rock chileno actual.

Los arreglos son potenciados con el trombonista  holandés Daniel Van Loenen como músico invitado, quien con sus bronces se une en una motivación intrínseca por aportar con los matices sonoros de su instrumento, a pesar que por momentos no se lograba apreciar con nitidez, debido a la sobrecarga instrumental que al parecer no siempre pudo ser controlada de la mejor forma desde las perillas. Su sangre europea no es obstáculo para llenarse del espíritu enraizado de los Kuervos hacia el folclore de nuestra tierra. Emociones por mil se van sucediendo en el transcurso de este esperado concierto, un viaje por la mágica cultura ancestral, unida al rock que profesa el sexteto y la poesía fluida de las líricas que Jaime Sepúlveda expulsa con expresión visceral desde el micrófono, crean un ambiente que estremece, sobretodo en tiempos sensibles y una mancomunidad social atenta a la contingencia y a la superación de una crisis a nivel país. Músicos que han logrado una fuerte conexión entre sí, para convertir al conjunto en lo que es hoy.

La obra de Kuervos del Sur va creciendo en repertorio, por lo que luego de terminar la revisión en vivo de ‘Canto a lo Brujo’, la banda se retira para un breve intermedio, regresando para desplegar un buen puñado de canciones, a estas alturas, convertidas en himnos de sus anteriores discos, comenzando con “Porvenir”, que dio título a su primer álbum lanzado el 2009, cuyo mensaje retoma fuerzas hoy, para seguir esperanzados en cambiar la realidad de Chile.

Sepúlveda reflexiona al respecto y recuerda el lanzamiento de esa obra frente a 150 personas en Sala Master, y en como ahora en su tercer disco de estudio, están frente a cerca de 3.000 almas cómplices de este crecimiento. Como es costumbre en cada concierto de los chilenos, el público es un protagonista más, cantando u ovacionando cada corte que se va integrando a este encuentro, que tuvo en “Enredadera” el momento de emoción culminante, al recordar a la activista Ana González de Recabarren, fallecida en octubre del 2018 y con quien los integrantes del conjunto pudieron compartir en vida meses antes de su deceso. En el escenario los acompañó Patricia Recabarren, su hija, quien emocionada agradecía a los músicos por el sentido homenaje a su madre, una luchadora que perdió en dictadura a gran parte de su familia, sin encontrar nunca sus cuerpos, y quien se sentiría orgullosa de la juventud con todo lo que está sucediendo en nuestro país.

Antes, los curicanos nos presentaron “La Caravana”, nueva canción que compusieron durante estas semanas, inspirados en las demandas sociales, la lucha en las calles y la violencia ejercida por el Estado, imponiendo toques de queda y amparando la violencia policial. Ejemplo de expresión artística comprometida con lo que sucede en el país. Un grito de rabia y esperanza, enfrentado muchas veces a los cuestionamientos de algunos, que sienten que en tiempos donde la muerte, la lucha y la violencia estatal se vive en las calles, estos eventos no debiesen realizarse. Lo que es totalmente erróneo, porque el arte y la cultura nunca debiese ser callado, menos el rock.

Durante 17 años, la dictadura censuró y persiguió a los artistas ocasionando un daño tremendo a nuestra cultura, por lo tanto, la lucha actual debe complementarse con momentos de reflexión y complicidad con el arte, desde donde se puede también sacar la voz. Un concierto como el vivido en el Teatro Caupolicán, cuyo motivo principal fue el lanzamiento de un nuevo disco, estuvo lejos de abstraerse de lo que sucede en las calles, al contrario, todo se dio en un contexto compenetrado en el Chile de hoy, el alzar la bandera de nuestros pueblos originarios oprimidos, en afianzar el compromiso con nuestra tierra, en un canto a los ancestros para que Chile logre avanzar en esta difícil lucha en contra de un coloso lleno de poder y ambición. Como dijimos anteriormente, un concierto de características impensadas meses atrás, pero que resultaron en un buen impulso para seguir repensando el país que queremos.

Set list:

Parte 1

  • El Brujo
  • El Sueño de la Machi
  • Rin de las Corazonadas
  • Ráfagas
  • Siglos
  • Círculo
  • Ramal
  • El Trueno y El Relámpago
  • Rayo Violeta
  • Bandido
  • La Furia

Parte 2

  • Porvenir
  • Todavía
  • El árbol del Desierto
  • La Casa del Mañana
  • Hasta Poder Respirar
  • El Vuelo
  • Anciano Sol
  • El Indio
  • Cenizas
  • La Caravana
  • Enredadera
  • Los Cometas
  • Luminoso

[gmedia id=1136]

Comparte esta noticia
error20

Comentarios

Comentarios

---

Comments are closed.