">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

nuclear

Nota: Freddy Veliz – Fotos: Nath Rodríguez

 

La destacada agrupación nacional NUCLEAR llegó nuevamente a Bar de René para desenfundar su arsenal de thrash metal, frente a una cantidad de público que abarrotó el local hasta el último de sus rincones, tal como ocurrió hace un año atrás cuando los dirigidos por Matías Leonicio, debutaron en ese escenario celebrando 10 años de su opera prima ‘Heaven Denied’.

Jueves Santo, cuando el mundo cristiano conmemora La Última Cena de Jesucristo y se prepara para un fin de semana de recogimiento espiritual, la máquina thrashera y el caos sonoro de los ariqueños nos hace vivir una noche intensa de veloces riffs, headbangings y mosh pits que por momentos hacía imaginar que el mítico bar de calle Santa Isabel se vendría abajo.

Desde la partida con el clásico de los británicos The Exploited “Chaos is my Life”, nos enfrascamos en un ritual del que Nuclear ya nos tiene acostumbrados, la banda no deja tiempo para descanso alguno, y las revoluciones se van intensificando mientras corren los minutos, una cerveza o el destilado de rigor en mano, corren peligro entre los inevitables empujones que se derivan de los mosh que parte del público realiza en el pequeño espacio donde nos congregamos. La banda conserva la esencia de la vieja escuela de una forma que pocos a estas alturas pueden concebir sin sonar a propuesta añeja. El Metal y el hardcore son los referentes directos en su planteamiento, con un contenido centrado en la crítica social y política, con la mirada apuntando a los poderes fácticos.

Con demoledoras interpretaciones de cortes como “Offender”, “Killing Spree”, “Inner Hate”, “Criminal Solicitation”, entre otros, el conjunto nos envuelve en una apabullante presentación, que recorrió gran parte de su catálogo discográfico con especial atención a Formula For Anarchy, su última placa de estudio. Un show donde la dupla de guitarras conformada por Sebastián Puente y Francisco Haussmann nos develan un engranaje duro y dispuesto a volar cabezas, complementados por el peso de las cuerdas graves de Roberto Barría más los atronadores y eficaces golpes de Punto Sudy tras la irrefrenable batería.

Cuando suena “Apátrida” el público ya estaba estimulado y encendido al máximo, lo que provocó una tempestad de mosh pits que nos regalaron una postal irrepetible y de antología, Nuclear demuestra que el thrash metal está más vivo que nunca, y ellos son los referentes actuales más convincentes de nuestro país, heredando con un nivel altísimo lo generado por las bandas pilares del movimiento, que cuenta con una historia de más de 30 años en nuestras tierras. Para el final y extendiendo su setlists, nos fusilan con F.P.S.C.(Filthy Politicians Sluts Corporation).

Una jornada para fanáticos que sienten correr el metal por sus venas, y que no aflojan cuando la calidad interpretativa, la pasión y entrega en el escenario se hacen presentes. Nuclear no es una banda menor, ellos han crecido bastante en 14 años desde su formación, desde la lejana Arica han conquistado las almas metálicas de Santiago y el resto del país, expandiendo su poderío hacia Latinoamérica y el resto del mundo con giras por el viejo continente que nuevamente los espera en los próximos meses. Una banda de categoría que impuso una vez más su dominio devastador en el mismo maldito bar.

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.