">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

1 de febrero 2019 – Teatro Teletón

Nota: Freddy Veliz –  Fotos: Andie Borie

 

Hace 9 años, el Teatro Teletón fue testigo del debut en nuestro país de una de las bandas más insignes del thrash metal norteamericano, Overkill llegaba a Chile promocionando ‘Ironbound’, su decimoquinto álbum de estudio. Aún no nos reponíamos del azote sísmico del 27F, y en un recinto a medio llenar, Bobby Blitz y compañía daba cátedra de cómo desatar el descontrol en un concierto de metal. El 2011 regresaron con un concierto brutal en Club Chocolate junto a los, en ese momento, recién reformados Onslaught. Ha pasado casi una década y los neoyorquinos volvieron por nuestras tierras, con nuevo baterista y ad portas de lanzar su decimonoveno álbum, que llevará por título “The Wings of War”. Un show que acaparó la atención de los amantes del thrash old school, que ayer 1º de febrero, llegaron a repletar el mismo teatro que los vio debutar con un tristemente escaso público el 2010, revancha triunfal para recibir a estas verdaderas leyendas mundiales del metal.

Para calentar los motores de esta esperada jornada, la agrupación nacional Disaster, puntualmente a las 20:00 horas, subieron al escenario para comenzar a desatar toda su furia, enmarcada en un demoledor show del más puro thrash metal, cautivando a los asistentes que en ese momento se encontraban ya dentro del recinto. Los chilenos vienen saliendo de las grabaciones de su próximo LP, con renovadas energías, y  temas como “Desquiciado”, “Necrofilia”, “Culto de Muerte”, “Motosierra del Infierno”, donde el cantante Alejandro Alfaro toma su tradicional motosierra amenazante de cortar cabezas ante la mirada de un aforo en paulatino aumento, y que van generando los mosh pits necesarios en la pista para ir ejercitando lo que se vendía más tarde. El conjunto oriundo de Melipilla, con casi veinte años de carrera, supo aprovechar su breve tiempo en el escenario, con un desplante escénico efectivo y demostrando ser dignos representantes del metal hecho en nuestra tierra.

Luego de un breve intermedio, el turno de seguir en esta carrera de riffs destructores, fue de los argentinos A.N.I.M.A.L , quienes son recibidos con bastante respeto , a pesar de los cuestionamientos que hubo por parte de los más puristas del metal, que veían en el trío trasandino a una banda que no congeniaba con la música de Overkill, un tema que a esta altura de los tiempos debería estar zanjado, y aceptar que el metal es un género abierto a muchas posibilidades. Los dirigidos por Andrés Giménez fueron los encargados de abrir el concierto de Slayer en el Movistar Arena el 2017, por lo que tampoco era descabellado ni tampoco incoherente tenerlos frente a estas otras leyendas. Con su clásico “Solo por Ser Indios” el conjunto fue de menos a más, con el discurso latinoamericanista característico de la banda, Giménez se acerca al público, agradeciendo por el respetuoso recibimiento, destacando la fuerza latina y recordándonos que el público metalero latinoamericano es el mejor del mundo. “Familia (Es la oportunidad)”, ·”Latinoamérica” y “El Nuevo Camino del Hombre” fueron sembrando furia y descontrol, que se duplica con el cover de “Cop Killer”, original de Body Count, con el que se despiden en medio de los aplausos de un público que estaba ahí por Overkill, pero supo apreciar a esta banda que nos visita constantemente, y tiene un lugar bien ganado en la escena del metal noventero sudamericano.

Las ansias por tener a Overkill en escena se acrecientan, y el teatro luce copado en cada rincón. A las 22:30 bajan las luces y con el reconocible logo de la banda en el telón de fondo, el quinteto norteamericano aparece, e instantáneamente los ensordecedores riffs de “Mean, Green, Killing Machine” del álbum ‘The Grinding Wheel’ (2017), hacen su trabajo para envolvernos en un caos sónico que activa la centrífuga humana frente al escenario. Si bien la definición del sonido no era la mejor en un inicio, la voz de Blitz se perdía entre ese muro de guitarras, el público se entregó incondicionalmente al azote que Overkill nos tenía preparado. El primer clásico vendría de la mano de “Rotten the Core” extraído de ‘Feel the Fire’, álbum debut de 1985, para saltarse algo más de dos décadas y destacar de ‘The Electric Age’(2012) la demoledora “Electric Rattlesnake”. Overkill es de esas bandas que no envejecen con el tiempo, su esencia la mantienen, y por más que pasen los años, la energía y brutalidad sigue siendo la misma, sin ir más lejos Bobby Blitz, se mantiene en gran forma, a pesar de que en esta ocasión su voz se vio mermada por el alto volumen instrumental, que lo opacó en gran parte de la velada.

“Under the Influence” de 1988, es uno de esos discos de cabecera para muchos fanáticos, un disco más “oreja”,  que en su tiempo fue catalogado como el álbum “pop” de Overkill, para el que el paso del tiempo ha sido justo, y “Hello from the Gutter” es ovacionada y disfrutada con un ardid de cabeceos y mosh pits, que no dan tregua, el caos en el público es incontrolable, y la temperatura aumentaba humedeciendo de sudor a los testigos de una verdadera caldera de metal. Seguida vino un verdadero himno de batallón, “In Union We Stand”, es coreada con puños en alto por Blitz quien se sube constantemente sobre los retornos. Las guitarras de Links- Tailer forman una dupla aplanadora, que no tienen misericordia, y bajo toda la influencia de los recordados Motörhead, están dispuestos a reventar nuestros oídos. D.D Verni, único miembro fundador junto a Blitz, otorga desde el bajo una densidad incorruptible complementada por el más nuevo de la formación, Jason Bittner, baterista de reconocida trayectoria junto a Shadows Fall, y pasos por bandas como Stigmata, Hellspeak o Flotsam & Jetsam, una máquina que exuda potencia constante desde los tarros.

“Coma” e “Infectius”, ambos del increíble ‘Horrorscope’(1991), van desafiando la resistencia de los que se enfrascaban en el incansable mosh, que solo se detuvo algunos cortes más adelante, cuando Blitz nos anuncia un avance de ‘The Wings of War’, álbum que debería estar en las estanterías en un par de semanas más, y así “Head of a Pin” sirvió para darse un respiro, antes de volver a la batalla con “Ironbound”, que da paso al retiro de la banda en medio de los gritos constantes de “¡Overkill! ¡Overkill!” por el público que insistía por más.

El  quinteto norteamericano regresó rápidamente, y con “Elimination”, infaltable hit de ‘The Years of Decay’, cuarto álbum de la banda publicado en 1989, se vivían los últimos momentos de un concierto, que si bien tuvo algunas deficiencias sonoras, la intensidad con la que se vivió, es indudable, y el remate obligado con la versión de “Fuck You!”, original de los canadienses The Subhuman, que los estadounidenses han hecho propia, en conjunto con “Sonic Reducer” de Dead Boy, nos resignábamos al final de la euforia, una que solo bandas con la categoría de Overkill nos pueden ofrecer, un conjunto que injustamente la historia ha relegado hacia un costado de los cuatro grandes del thrash metal, siendo que tienen méritos suficientes para ser considerados como pilares y una de las más consecuentes con su estilo, eso quedó demostrado con creces en una noche para no olvidar.

Set List:

1 Mean, Green, Killing Machine

2 Rotten to the Core

3 Electric Rattlesnake

4 Hello From the Gutter

5 In Union We Stand

6 Coma

7 Infectious

8 Goddamn Trouble

9 Wrecking Crew

10 Head of a Pin

11 Ironbound

Encore:

12 Elimination

13 Fuck You

14 Sonic Reducer

15 Fuck You

 

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.