">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

8 de febrero, Blondie

Nota: Freddy Veliz – Fotos: Cristian Carrasco

 

El metal genera una conexión entre sus seguidores que no se da en otros géneros. El hecho de prepararse para un show, donde las mentes se asocian en una especie de telepatía con la que te comunicas,  y preparas una jornada diabólicamente extrema. Eso sucede cuando te enteras que tal o cual banda se presentarán en Chile, y entiendes de cierta forma a qué te enfrentarás. Con Iron Maiden sabes que llegarás a un Estadio Nacional lleno y los cánticos serán épicos en medio de un ambiente familiar donde confluyen generaciones, a Anthrax inmediatamente le concedes el título de una jornada repleta de saltos y mosh pits, y así podríamos seguir enumerando agrupaciones con las que se mantiene una tónica similar y te preparas para ello. Cuando te enteras que regresa Tankard a Chile, te imaginas la juerga que pueden provocar los alemanes, pero nunca logras adelantar realmente cual será el nivel de caos que puedes alcanzar, y lo de ayer en Blondie, fue un acontecimiento que sobrepasó cualquier expectativa.

La velada comenzó a las 20:00 horas, con dos bandas nacionales que profesan en su música lo más granado del thrash metal de la vieja escuela. Primero,  Old Force, a pesar de que aun el público no ingresaba en masa al recinto, siendo muy pocos los que se ubicaban frente al escenario, la banda conectó inmediatamente, entregando una brutal presentación, con mucha entrega a punta de certeros riffs y ritmos provocando que algunos comenzaran a calentar sus piernas en los primeros mosh de la jornada. La banda, con diez años de trayectoria,  está pronta a lanzar su nuevo Lp, y parte de ese material nos adelantaron en una sólida actuación.

El turno de seguir calentando los motores fue de Massive Power, con su crossover thrash que invita a cabecear y enfrascarse en un mosh sin tregua, el conjunto chileno, nos tiene acostumbrados con su siempre sólida presencia, un quinteto de gran nivel, que no se aminora en cuanto show internacional les ha tocado abrir, esta vez se repiten el plato abriendo a los alemanes. Lo de anoche no fue la excepción a la regla en cuanto a su poder y entrega, y a punta de una espectacular presencia, y un sonido, que aunque acusó algunos acoples, estuvo a la altura de lo que uno espera de una banda invitada a tan importante encuentro.

El calor reinante en las profundidades de Blondie, y las ansias por tener sobre el escenario a los legendarios alemanes, fundamentales en el desarrollo del género en tierras teutonas junto a Kreator, Sodom y Destruction, iban en aumento, los gritos de Tankard! Tankard! no se hacían esperar, hasta que por los parlantes se escucha el clásico “Fever” en la voz de Peggy Lee, se apagan las luces y la locura del aforo comenzaba a concretarse la fiebre comenzaba. Aparece Gerre y compañía en escena y todo se fue literalmente al infierno con “One Foot in the Grave” corte del álbum del mismo nombre lanzado el 2017, seguida de “The Morning After” clásico del disco epónimo de 1988, segundo en la carrera de la banda más borracha del planeta, que no se avergüenza de escribir odas a la resaca y noches de juerga, ellos son los reyes del carrete y por lo que nos muestran en vivo, de una fiesta interminable de moshpits imparables.

Lo que se vivió en los subterráneos de la galería ubicada en la principal avenida de Santiago, es difícil de detallar en palabras, un caos generado por la particular forma de hacer metal que tiene Tankard, ellos si bien pertenecen a una cuadrilla de clásicas bandas del género, se diferencian bastante de lo que hacen sus compatriotas, llevando el thrash a limites mucho más asociados al hardcore punk, con temáticas que para algunos pueden sonar adolescentes, narrando borracheras, el amor irresistible por las cervezas y el carrete desenfrenado. Ese desenfreno lo explayan de forma magistral en su música, siempre enérgica, violenta, irónica que nos invita a la juerga, y eso lo logran con creces en vivo.

Los germanos tienen una vasta lista de álbumes, y se las ingenian para ofrecer una buena retrospectiva que exponga estos más de 30 años de carrera. Clásicos como “Zombie Attack” con el que casi echan abajo el mítico club capitalino, se van intercalando con piezas más actuales como “No One Day Dead (But Mad One Day)”, “Rapid Fire (A Tyrant’s Elegy)” o “Rules for Fools”. La virtud de estos hedonistas del metal es la implacable frescura que mantienen sus creaciones, piezas clásicas que no pierden fuerza con el paso del tiempo, y otras más actuales que mantienen la esencia intocable de lo clásico, con eso logran ofrecer un show parejo, no hay tiempo ni siquiera para tomar un respiro y recuperar fuerzas, te enfrascas en el torrente humano y de ahí no sales hasta el final, porque Tankard no te lo permite en ningún instante.

“Die With a Beer in Your Hand”,  la solicitada “MetaltoMetal” o la locura generada por “Chemical Invasion” cuando ya se iban desechando los últimos cartuchos, fueron parte de esta bacanal de metal y alabanzas a los placeres etílicos en una jornada para recordar como una de las más turbulentas que se hayan vivido. Ni el paso del tiempo, ni el desgaste físico, ni los toneles de cerveza en el cuerpo, han mellado la energía de los alemanes, que se mantienen intactos (por lo menos en el escenario) para desafiarte a terminar vivo luego de sus conciertos.

Con un encore demoledor a cargo de “Alien”, “A Girl Called Cerveza” y el clásico himno “(Empty) Tankard”, la banda termina despidiéndose de su fanaticada chilena, quienes regalaron una postal que probablemente no olviden fácilmente, se notaba en sus rostros la satisfacción por el feedback que obtienen en este rincón del mundo,  incluso desde la consola de sonido dispuesta en medio del público, su sonidista aprovechó unos segundos para registrar, celular en mano, el poder de la sangre metalera del chileno, que llegó a decir presente, en una cita con verdaderas leyendas, que sobrepasan ya el medio siglo de edad, pero disfrutan la vida como inadaptados adolescentes. Si la cebada atribuye esas propiedades, vamos por una de inmediato, la vida es corta y hay que disfrutarla.

Set List:

One Foot in the Grave

The Morning After

Zombie Attack

Not One Day Dead (But Mad One Day)

Rapid Fire (A Tyrant’s Elegy)

Rules for Fools

Die With a Beer in Your Hand

Minds on the Moon

Intro: R.I.B. (Rest In Beer)

R.I.B. (Rest in Beer)

MetaltoMetal

Rectifier

The Beauty and the Beast

Chemical Invasion

Encore:

Alien

A Girl Called Cerveza

 (Empty) Tankard

 

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.