">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Tarja se presento en el Teatro Caupolicán ante aproximadamente 1200 personas, que soportaron la fría noche de Santiago

18 de mayo 2017 | Teatro Caupolicán

Nota: Celeste Jamacg | Fotos: Cristian Carrasco

 

Una noche impecable, es la impresión global de una jornada en la que se conjugó lo mejor de Crisalida como la banda que dio inicio al concierto y lo mejor de Tarja, la finlandesa que hoy brilla en todo el mundo por su genialidad musical. Una noche de rock, metal y mujeres al poder.

Con una puntualidad impecable, Crisalida dio el acorde inicial a esta noche que estuvo al mando de las féminas del metal. Eran las 20 horas, los chilenos comenzaban con lo  mejor de su repertorio y dieron una presentación imperdible que partió con la canción Araucana y Bajo Tierra, canciones pertenecientes a la placa del 2012 llamada Solar.

Cinthia tiene un desplante hermoso en el escenario que cautiva y una voz que cala no dentro de uno, sino que a través de uno. Ella es una pieza fundamental en la conjugación de los elementos instrumentales, se puede sentir fuerte con Cabo de Hornos, parte de Tierra Ancestral.

El tipo de música que interpretan eleva los sentidos, trae mensajes profundos y proporciona al espectador de varias experiencias y estados. Creo con firmeza que es una de esas bandas que no cansan ver en un escenario. Por consiguiente, la gran canción Morir Aquí y Raco cerraron su presentación impresionante.

Representando a Crisalida, Cinthia comentó sobre el show y su presentación como banda de apertura: “Quedamos muy felices porque había mucha gente, porque primero pensamos que iba a pasar lo que pasa siempre con la banda de apertura que llega poca gente…  pero esta vez eso no pasó y fue súper bonito, la gente enganchó, tuvimos muy poquito tiempo para probar, muy poquito tiempo para todo, pero finalmente todo funcionó bien y con la respuesta del público que para nosotros fue súper positiva, nos fuimos totalmente felices”.

Cabe destacar que Crisalida es una banda que viene dando buenas noticias desde hace un tiempo. Primero fueron parte del cartel de Lollapalooza en Chile y próximamente serán parte de dos eventos importantes, que es Femme Fest -que se realizará en Arena Recoleta como cabezas de cartel este 27 de mayo- y la despedida de Weichafe  el próximo 3 de junio.

Ya pasada de las 21 horas la expectación se volvió algo tensa. Tarja ¿impuntual? parecía que era parte del show hacernos esperar. Finalmente, luego de varios minutos de máquinas de humo, la reina del metal sinfónico y pionera del género con su ex banda elevó a todos con una poderosa partida con Demons in you, de su disco The Shadow Self, la segunda placa de 2016 luego de lanzar The Brighest Void, aquella canción que el año pasado en Wacken Open Air presentaba en vivo con la mismísima Alissa White-Gluz, y dejó a los eufóricos, era la canción de apertura para Santiago. Un golpe de energía.

Crisalida

En la lista, vino 500 Letters, de su placa Colours in the Dark. De fondo una pantalla gigante mostrando el video oficial. La interpretación de la banda siempre fue prolija y mucho mejor que la visita anterior al Teatro Cariola el año 2015, en el que quedó una pequeña deuda en aquella noche, quizás porque Tarja estaba enferma o la producción no dio la “altura”. Sin embargo, esta noche del 18 de mayo ha sido por lejos una de las más sólidas que he presenciado de la artista en nuestro país.

Siguiendo con el buen rock, la canción single de The Brighest Void, No bitter end, por supuesto fue coreada por cada uno de los que estaban presentes. Esta canción develó al mundo una nueva propuesta de la cantante, una Tarja que se salió de las casillas del metal sinfónico. Incluso, su voz ya no está solo enmarcado en el clásico canto lírico que la artista propuso en sus primeros años como tal. En estas dos últimas placas ella se atreve a más en cuanto a la voz que va variando la propuesta y ha sido una fórmula que le funciona.

Lucid Dreamer, también de Colours in the Dark, da un poco de respiro, una canción que va pasando por matices del rock instrumental y algo más ambient para ir conjugando aquello con su rock pesado. Seguido de Shameless y Calling from the Wild, de los discos The Brighest Void y y Shadows Self respectivamente.

Durante su presentación la oportunidad de escuchar el material de The Shadow Self y The Brighest Void fue excelente y más de lo que se esperaba sobre todo con Supremacy, un cover genial a Muse y que hasta ahora sólo había podido ver lo genial que le salió en Wacken y Woodstock. Destaco esos tonos a los que llega, hasta da un poco de miedo pensar que podría desafinar, pero no, en vez de eso Tarja te lleva al límite con un tono más alto aún. Otra canción que fue un punto memorable de la noche fue Love to Hate y Too Many ambas momentos tan altos de la noche tal como los tonos a los que llega la hermosa Tarja en canciones como Phantom of the Opera.

No obstante, nos dejó pidiendo la canción que a todos los tarjistas más puristas admiran y es Diva. No hubo nada de eso, se pidió pero por lo que se rumorea, está reservada para un material DVD que quiere publicar. Fue curioso porque Diva tiene un efecto en quienes la escuchan, y es que te lleva automáticamente a aquel momento en el 2005 con la triste noticia se daba conocer al mundo, cuando Tarja se iba de Nightwish, pero a su vez con una sensación de desahogo y superación, Diva la percibimos como una ironía dedicada al “motivo de su despido”, y es tan potente el mensaje y directo a la vez que no sólo te deja con una sensación de justicia, es también que musicalmente se trata de una canción que desde sus bases está hecha con un virtuosismo excepcional, con una lírica ingeniosa inteligente y no creo que pretenda disfrazar con eufemismos lo que en algún momento sintió, pero que ya superó y puede hablar de aquello. Tarja demuestra con aquella canción no tocada, pero que estuvo presente en nosotros, que está su pasado saldado y casi 12 años más tarde ella hace justicia con su letra, dando testimonio de lo que provocaron tras su salida, una culpa injustificada, pero que hoy sanó.

Siguiendo con lo que sí pasó, hubo dos momentos especiales, un medley con canciones de Nightwish, que curiosamente nadie pidió con insistencia como pasaba en los primeros años de su carrera solista, pero que se cantaron con el alma, y comenzó con Tutankhamen, canción del primer disco de estudio de Nightwish, Angels Fall First (1997), Ever Dream, un himno de la placa Century Child (2002), The Riddler (Ocean Born 1998), y una repetida del Century Child, con Slayer the Dreamer. Es admirable la coordinación en cada cambio de canción.

Y como un segundo instante, un momento acústico emocionante que unió las canciones más populares de Tarja (no necesariamente en orden) con la maravillosa balada Until Silence que sacó aplausos y lágrimas, con su emocionante interpretación, y Mystique Voyage ambas de disco Colours in the Dark, mientras que de su primer trabajo como solista se pudo escuchar I walk alone, y finalmente House of Wax de su penúltima placa. Ese momento fue especial porque todos los integrantes que la acompañaron, se acercaron entre ellos al centro del escenario, mucho más adelante, sentados en banquillos altos, tocando muy cerca uno de otro. Esos momentos de cercanía lograron un efecto muy ameno en el público. Era cosa de escuchar los aplausos.

Finalmente, Tarja interpretó el esperado Innocence, single de The Shadows Self, en el encore final junto a Die Alive y Until My Last Breath (Colours in the Dark). Su despedida del escenario fue un claro “continuará”. Tarja tiene mucho que entregar aún respecto a estos dos últimos trabajos musicales. Probablemente, sea como con Colours in the Road, que para muchas ciudades tuvo dos partes. ¡Esperemos!

Cabe destacar que mientras se despedía  de todos, las luces se prendían y comenzaba a sonar Black Hole Sun de Soundgarden, a modo de mostrar los respetos por la repentina partida de un grande de la música, Chris Cornell.

Una mención especial para destacar la tarea del fan club oficial de Tarja Turunen en Chile, conocido como Winter Storm Chile, quienes se encargaron de la promoción durante meses, sólo con autogestión, motivados por la pasión por la artista quienes lograron ser un pilar fundamental para que este show se realizara.

Siempre que se presencia una oportunidad de vivir conciertos así y han preguntado cómo estuvo, realmente no existe fórmula para describir un show en vivo. Sólo hay que estar ahí.

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.