">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Tarja-11

Foto: Tarja en Chile 2014 – Por Claudio Poblete

Tarja Turunen en Chile

30 de octubre 2015 | Teatro La Cúpula

Review: Celeste Jamacg

Hasta que por fin llegó el día. El cartel anunciando la llegada de la dama del rock y el metal, Tarja Turunen, lleva colgado varias semanas en iRock. La tarjamanía se apoderó de muchos de sus fans, quienes llegaron hasta las dependencias del Teatro Cariola, cerca de las 6 de la mañana para asegurar el mejor lugar en el recinto.

Me llamó la atención que estuviese la “cancha” organizada con sillas. Sólo pensé un poco en la ingenuidad de aquella intención, pero a la vez el goce de saber que un verdadero fans de Tarja Turunen no quedaría sentado, no pasaría del primer tema. Dicho y hecho, luego de que la banda compuesta por Alex Scholpp, Nicolás Polo, Guillermo de Medio, Julián Barrett y Pit Barrett, se tomara el escenario, aún no llevaban ni 10 segundos la intro de “Phantom of the Opera” y la muchedumbre arrancó tan rápido de sus lugares entre gritos y aplausos, que no quedó otra que hacer lo mismo.

Puntual a las 21 horas aparece la banda, sin preámbulos y Tarja asoma al escenario con su vestido de encaje negro, adueñándose de cada sonrisa de la gente, siendo la más sensual líder. Un gran remezón fue escuchar “Phanton of the Opera” como primer tema, rememorando parte de su visita en el 2008, momento que hizo un gran dueto con Ricardo Susarte, solo que esta vez lo hacía con el bajista Julián Barrett.

El primer gran tema del “Colours in the Darks” (2013) suena fuerte, “500 Letters”, “Colours in the Dark”, canción que dejó la vara alta, tanto como en calidad y por la química que se generó con el público, porque si hay algo que Turunen hace muy bien, es encantar con su carisma.

Apenas terminada la canción anterior, Tarja sólo nos guiña el ojo y nos dice; “este es un tema de mi primer disco solista” y comienzan a interpretar “Ciarán’s Well”, canción que motivó a headbanguear a cada uno de los que estábamos ahí. Impresionante como Tarja rockea.

El ambiente sin duda estaba caliente, y más aún con los temas que seguían; “Falling Awake”, del disco “What Lies Beneath”, que en lo personal, cada vez que he visto esta canción en vivo en otros lugares del mundo (por internet), tiene algo especial, que hace que Tarja la interprete siempre con mucha pasión. Luego le sigue “I Walk Alone”, primer tema de la primera placa como solista; “My Winter Storm”. La interpretación de Tarja siempre ha estado caracterizada por ser más que vivaz y apasionada. Simplemente es poco decir que mirarla interpretando, escuchar su voz, es un verdadero placer.

El escenario hasta ahora, ha sido una fiesta, los integrantes que acompañan a nuestra estrella, ocupan cada espacio con gran empatía. Sin embargo, se me hizo incomoda la organización amplificadores de todos los músicos en el escenario, siento que entre el dueño de los teclados y la batería estaban muy cerca entre sí, como apretujados, y se veía un poco desordenado e incómodo.

A la luz de “Anteroom of Death” del “What Lies Beneath” y “Never Enough” de “Colours in the dark”, suben los decibeles propios del rock a este concierto, provocando gritos y headbangueo del público. Con el primero, Tarja logra que cada uno cante junto a ella y con el segundo, gracias a esta versión extendida, el cabeceo no cesaba.

“Damned and Divine” (My Winter Storm) en vivo es un deleite. Una dosis de rock duro y una lección que nuestra dama lo hace con clase, con un estilo único, se plasma de inmediato. Para continuar con esta cuota, “Neverlight” (Colours in the Dark), comienza a sonar dejándonos a todos eléctricos. Los gritos y ovaciones no paraban y a ratos solo lo hacían para poder continuar fuerte. “Neverlight” es una de las canciones más intensas del disco, vibrante, eléctrica y desafiante. Muy buena elección. En esta ocasión, los músicos tocaron el tema en su versión extendida, lo que permitió que nuestra congestionada y agripada dama, dejara por un momento el escenario y que nosotros pudiéramos rockear solo junto a la banda.

Hubo un punto más pausado de la noche y fue justamente con la interpretación de “Until Silence”, canción del último disco. Una letra melancólica, intensa y apasionada, nos permitió ver a una Tarja Turunen  totalmente entregada a su pasión y al amor por su música. Con esta canción vi a la estrella brillando más fuerte que nunca, dándonos el privilegio de sentir emoción al escucharla, cayendo rendidos a su voz, marcándonos para siempre esta noche en la memoria. Sin duda un momento especial, donde sólo lo que importaba era ella iluminada y su hermosa voz.

Dos sorpresas se vinieron esta noche; “No bitter end”, nuevo tema de un próximo disco, sellando la promesa de que nuestra imparable Tarja tiene las pilas puestas con más energía que nunca. Una canción con actitud, energía y por supuesto la cuota aguda de rock. La otra sorpresa, cuando anuncia su fanatismo por James Bond, para dar paso al cover, “Goldfinger” de John Barry.

Otro punto de la noche, esta vez más tranquilo pero de igual intensidad, fue “Deliverance”, también de su último álbum. Y aunque la audiencia estaba cautivada desde el primer minuto, aquí logré ver algunas caras que destellaban algo de lágrimas. Así es la reacción que Tarja puede provocar.

A esta seguidilla de grandes canciones, “Victim of Ritual” y “Slaying the Dreamer” (Nightwish) fueron los que hicieron que la voz del público se escuchara más fuerte. Con el primero, se notó que es uno de los favoritos del público y del disco, con el segundo, siempre es excitante escucharla cantar temas de Nightwish, porque apela a la memoria emotiva, interpela ese fanatismo de vuelta.

Luego de tocar junto a su banda, “Die Alive”, viene el final falso. Sin embargo, algo aquejó a la cantante y nos contó que algo que no la tenía bien:  ”Llevo un par de días enferma, muy resfriada. Yo tenía miedo, miedo de no poder cantar, sin embargo, ustedes me hicieron cantar… Mi instrumento es el amor… Y mi amor son ustedes”, esto provocó una ternura generalizada entre sus seguidores, y ser testigo de todo ese cariño que tiene a los fans chilenos, que te hacen comprender por qué enloquecen cada vez que ella viene.

Finalmente, la asombrosa Tarja, finaliza este gran concierto con “Until My Last Breath”  y otro clásico de Nightwish,  “Over the Hills and Far Away” que por cierto hizo desmayar a una chica de pelo rojo, y no es para menos, si se trata de una de las mujeres más importantes del metal sinfónico, propulsora del estilo y una de las mujeres más talentosas que pisan este planeta.

Dentro de todo este gran balance y excelente selección de canciones, este concierto fue un tanto diferente a otros y es que me pareció algo desaliñada la propuesta desde lo técnico y temático, como por ejemplo, la cantidad de cosas que debe ir arriba del escenario, los espacios entre algunos de puestos de los músicos, el juego de las luces, y el exceso de maquina de humo, etc… Sin embargo, afortunadamente, Tarja Turunen sólo necesita su voz, no importando qué escenario pise y en qué condiciones. Ella brilla por sí misma.

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.