">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

tiger army

3 de mayo 2017 | La Batuta

Nota: Freddy Veliz | Fotos: Nath Rodriguez

Ayer miércoles La Batuta recibió a una buena camada de fanáticos del psychobilly y el buen rock and roll para recibir a los estadounidenses de Tiger Army, que debutaban en nuestro país.

Como un psicótico encuentro, el concierto tendría  dos de los más importantes exponentes nacionales del género, Surfin’ Caramba y Voodoo Zombie. Los primeros, sacuden el escenario puntualmente desde las 20:00 horas, frente a un, lamentablemente, escaso público. La desenfrenada propuesta de la banda no logra estimular a una bien poco entusiasmada audiencia, que se remitió solo a escuchar estática a una agrupación que se merece un recibimiento mucho más fervoroso. Un set breve e intenso que incluyó cortes como “Postal desde el Infierno”, “La Guitarra del Diablo”, “Crimson Ghost”, “El Gato Azul”, “Working Class Psychos”, “La Escuela de la Calle”, la fenomenal versión de “Arriba en la Cordillera” de Patricio Manns y “Navegando la Tormenta” con la que finalizan un show cargado de punk y psycho rock and roll directo al hueso. Trío de músicos que llevan varios años en las lides y que demuestran gran calidad interpretativa dentro de los márgenes que el género permite, donde el slap del contrabajo y la libertad técnica es sustancial.

Luego de un breve intermedio, los reconocidos Voodoo Zombie se adueñan del escenario para convocar a los muertos vivientes y vibrar con la energía de una banda ícono en nuestro país, cuando de psychobilly se trata. El público iba en aumento mientras ellos se presentaban, con Katona siempre brillando como la gran frontwoman que es. Por otro lado, Lou Cifer en guitarra, Sebaxtian Moikano en el contrabajo y Mortis en batería entregan una sólida puesta en escena, la experiencia en los escenarios siempre queda patente en sus presentaciones, esta vez el tiempo no era un aliado, pero se las arreglan para llenar de intensidad el recinto, siendo bien recibidos con los aplausos de un público que seguía un tanto flojo. Canciones clásicas como “Pandemia” o “Santa Muerte” intercalados con un corte nuevo que incluirían en un próximo disco, se trata de “La Llamada de Cthulu” invocando el espíritu del genio Lovecraft, amo y señor de la literatura de horror, género que envuelve la imagen de Voodoo Zombie, quienes se despiden con “Amor Psycho” dejando la puerta abierta para recibir a los norteamericanos.

Cuando eran las 21:30 horas, La Batuta ya se encontraba repleta hasta el último rincón, el público despertó y con una gran ovación recibió al trío norteamericano quienes desde “Prelude:Ad Victoriam” arremeten con “Fireball”, tal cual aparece en su última placa de estudio titulada V •••–. El desorden en la pista comienza a dar sus primeros indicios, congregando a un buen grupo de fanáticos en mosh pits que cada vez iban en aumento. Tiger Army es una agrupación que lleva dos décadas en el ruedo, y al contrario de lo que muchos puedan pensar (debido a que no es de popularidad masiva por estos lados), la banda liderada por el carismático cantante y guitarrista Nick 13, tiene un buen nicho en Chile, eso quedaba de manifiesto en este encuentro donde se convocaron gran cantidad de fanáticos que coreaba cada una de las canciones que los californianos nos iban inyectando.

Cultores fenomenales del psycobilly, pero más allá de eso, una banda de rock and roll de tomo y lomo, con una gran capacidad para transportarnos en el tiempo. “Ghostfire”, “When Nights Comes Down”, “Prisoner of the Night” son parte de un set variado. De la bailable y rockanrollera “20 Flight Rock” o “Cupids Victims” nos llevan a los sentimientos más emocionales con la balada “Dark And Lonely Night” al más puro estilo de los 50, cuando las jukebox inundaban de música las cafeterías o las bandas de quinceañeros con camisas, jopos y jeans arremangados hacían bailar a masas de adolescentes en pistas universitarias o escolares.

Tiger Army más que una banda que recupera sonidos con nostalgia, los trae a la actualidad con la fuerza de una banda hardcore, género que está totalmente presente en su propuesta, y fueron los momentos más precipitadamente caóticos de la jornada, con algunos fanáticos que sobrepasaban la norma y algún expulsado por los guardias de seguridad, acusando cierta preocupación del conjunto en un momento.

Un evento que acortó la semana con la energía de un estilo que en Chile tiene un buen número de seguidores, y que cada vez toma más fuerza a nivel mundial. La música es cíclica dicen, y se demuestra cada vez más con músicos que buscan en las raíces la fuente de su creación, y lo más plausible, es que encuentran audiencias ávidas de estas sonoridades que pulidas con sonidos más actuales mantienen vivo el estilo. El Punk siempre ha apelado a lo primal del rock, y esa esencia es la que se plasma en bandas como Tiger Army, y también en las bandas chilenas que abrieron este esperado show.

“Pain”, “F.T.W.”, “Jungle Cat”, “Rose of the Devil’s Garden”, “Devil Lurks” y “Never Die” completaban una encendida primera parte de este debut, que tuvo como encore la acústica “Where the Moss”, sorprendiendo luego con una coreada versión de “Hechizo de Amor” y concluyendo con “Sea of Fire”. Un encuentro que graficó el buen estado del psychobilly en nuestro país, llenando el importante recinto ñuñoíno y recibiendo con fervor a los extranjeros, al debe si, quedan los fanáticos con nuestros compatriotas, dos bandas que merecían mucho más que un respetable aplauso.

  • Fotos de Voodoo Zombie y de Surfin Caramba serán añadidas en el transcurso del día

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.