">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

20 de enero 2019, Blondie

Nota: Nelson Silva – Fotos: Cristian Carrasco

 

Un fin de semana pesado como yunque vivió Santiago por estos días  en su época estival. Mientras en algunas regiones del país, los festivales de música popular proliferan como una maldita enfermedad terminal (sí, esos mismos que transmite la TV nacional en ese obsoleto formato hecho en los años 70’) la industria del rock sigue funcionando a pulso y oficio, pero con la perseverancia y pasión de los que logran lo imposible. El viernes el Antonfest aglutinó  cerca de dos mil asistentes para un cartel con figuras preponderantes del metal nacional y durante la semana un Ex Iron Maiden detonó  sus propios éxitos en otro recinto capitalino.

¿No bastaba  con eso? No, el domingo 20 los suecos Watain, retornaban a Santiago bajo el marco del tour de su último disco “Trident Wolf Eclipse” (2018). Tour que los trajo  a Sao Paulo, Buenos Aires, Santiago y que próximamente los tendrá expulsando su feroz Black metal  en  Costa Rica, Salvador y México. 

La presentación de algunas bandas foráneas en Chile guardan algunos precedentes, al menos anecdóticos, en este caso los suecos ya habían pisado suelo nacional en 2010 y 2014 en un festival realizado en la extinta Kmasu junto a los insignes Suffocation y Cryptopsy. Y en ninguna de las dos presentaciones lograron terminar el show en buenas condiciones. En 2010 su guitarrista Davide Totaro tuvo que tomar las labores de Erik Danielsson quien abandonó el escenario por problemas de salud, y en 2014 Danielsson tuvo que sentarse en el sillín de los tambores. Y Totaro cantar por Danielsson.

Sin embargo, esta vez los suecos dieron cátedra en cuanto a entrega y de cómo se manifiesta lo perverso del Black metal sueco en cualquier lugar del mundo. Pasado las 20 hrs en un horario perfecto para un concierto de día domingo ad porta de un lunes y de una nueva semana laboral, Danielsson y los suyos abordaron el escenario de Blondie para ser recibidos con efervescencia por sus fanáticos locales. Quizá no con un marco portentoso de público, pero si con el necesario para hacer de éste un ritual que quede marcado a fuego como la gran presentación de Watain en Chile.

‘Storm of the Antichrist’,  ‘Nuclear Of Alchemy’ y ‘The Child Must die’ comenzaron el ataque de los suecos, el sonido más la cuidada puesta en escena de los blackers acompañaban la impecable ejecución del quinteto que, entre sus filas contaba con el chileno Alvaro Lillo (Ex Execrator y Undercroft) quien aporta con todo su carisma y experiencia al blasfemo show que otorgan los escandinavos, las cruces metálicas más luces y llamas que adornan el paraje hacen de la experiencia Watain algo alucinante y el arte de la entretención obtiene en ellos, uno de sus más fieles expositores en 2019. ‘Furor Diabolicus’, ‘Sacred Damnation’ y ‘Underneath the Cenotaph’  laceraban, sónicamente,  al respetable en una noche que no conocía de fallos y ripios que, hicieran pensar que algún integrante de la banda abandonaría el show. ‘Malfeitor’, ‘Towards the Sanctuary’ y ‘Sworn to the dark’, manejaban el desarrollo del show hacia su final, y ya pronto se acercaría el momento de confirmar que,  logramos ver integro un show de Watain. Así sin más y tras casi una hora de intenso y crudo Black metal llegó  el tributo de la noche a los extintos Bathory, con The Return of Darkness and Evil, himno que fue del total beneplácito de los presentes fue el puente perfecto para el cierre con The Serpent’s Chalice. Tras una hora y cuarto de show, los suecos supieron consolidar en su nuevo arribo a Chile la magnificencia  que precede a sus conciertos, además con una interpretación pulcra y profesional demostraron por qué es uno de los actos más temidos de su género.

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.