">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

.
ChristianWoma2n

Christian Woman

Por K.O.

 

Es de noche ya en esta podrida ciudad, soy una joven de 28 años, que está bebiendo, fumando y meditando, siento que debo exorcizar algo que en lo personal he tenido atrapado desde que comenzó el proceso tan revelador llamado adolescencia, son las dos de la mañana de uno de los días más húmedos en este lugar, quizás conozcas la sensación que voy a relatarte, quizás incluso sientas en este preciso momento lo mismo que yo y uf…que tema más exquisito, es como si el músculo de mi entrepiernas comenzara a vibrar al ritmo de este espectacular bajo, John Paul Jones, solo tú sabes hacer que el orgasmo sea parte del preámbulo. Danzed and Confused, así podría llamar a todo esto que necesito expulsar. Veamos, trataré de recordar y detalladamente…

Era la noche del viernes 11 de diciembre del 2005, tenía 16 años y debo decir que estaba en esa etapa en donde todo lo necesitaba probar, experimentar, saborear y no sé, contemplar (?).

Recuerdo entonces como si fuera ayer.

Estoy sentada en el patio del liceo, viendo como un grupo hace el ridículo bailando frente a todos por ganar puntos para la “Alianza”, y en eso fijo la vista en un personaje oscuro, llamativo y totalmente excitante, observo detenidamente, es una joven de pelo negro con ojos gigantes gatubelos, llenos de delineador negro y sombra, labios grotescamente rojos. En mi comienza una sensación que muy bien retrata Jim Morrison en “Las nuevas criaturas” –Puedes disfrutar la vida de lejos. Puedes mirar las cosas pero no probarlas…No puedes tocar esos fantasmas.

Y entonces me desespero, no sé quién es, no sé su nombre, no sé absolutamente nada y principalmente no entiendo qué en mí está comenzando a surgir, podría decirse que soy lesbiana, podría creer que me está comenzando a gustar mirar mujeres, pero no, no es eso, me excita su presencia, su actitud y su forma de ser tan fuerte, a su lado está sentado el típico metalero estilo Alexi Laiho, dudosa sexualidad pero totalmente atractivo para la época, no, definitivamente no es mi tipo, pero algo me atrae de su ambivalente virilidad, y cómo aún no he llegado ni a una tercera base con alguien no podría describir lo que en este momento comienza a imaginar mi mente, quizás un poco guiada por esa película porno que vi la noche anterior, antes de irme a dormir, ja-ja que buen film, hay veces que siento que eso es mi vida, una película, de muy bajo presupuesto de esas que pasa el Isat después de la media noche, un poco descarriada, pero como soy tan reservada no se nota mucho mi fascinación por los tropiezos, bueno en toda esta nube distractora que acabo de pegarme noto que la pareja se va, me siento extraña, como que quería seguir fingiendo que yo era parte de ese ambiente tan sexualmente activo que emanaban, en fin.  Llega Violeta (la típica amiga rara que tiene complejo de bruja satánica) y con ella siempre vienen las drogas, nos vamos al camarín de  hombres que sí, huele horrible pero es el único lugar abierto y alejado en el liceo, en eso que estamos prendiendo algo que me dijo se llamaba “nevado” escuchamos un fuerte gemido, como si alguien estuviera…no sé, ¿sufriendo?

Viole saca de su mochila su walkman y un parlante hechizo que su hermano ingeniero le había hecho, coloca un disco de una de sus bandas góticas favoritas, “London After Midnight” y comienza a sonar el track 2, una canción bastante sensual, Kiss creo que se llama y en lo que estamos acabando el extraño “cuete” volvimos a escuchar los gemidos, ahora un poco más fuertes y rápidos, nos reímos como sabiendo lo que estaba aconteciendo en el fondo del camerino, dejamos la música seguir y nos dispusimos a mirar. Era la pareja que yo momentos antes había visto en el patio, estaban besándose y tocándose de una forma muy salvaje, mi amiga en eso comenzó a sentirse mal –Hueona me está dando la pálida, debo salir –Dijo ella y el portazo causó un ruido estremecedor, entonces sin darle mucha importancia a su malestar, ya que mi atención estaba completamente enfocada en el espectáculo que me estaban brindando mis eróticos actores, continúe el ejercicio voyerista, con la música sonando a todo dar mientras observaba el magnífico prólogo sexual que me brindaban, en eso sentí un golpe eléctrico en mi clítoris, como si algo inconscientemente me invitara a participar. ¡Demonios! notaron mi presencia, si, se dieron cuenta que estaba yo, la misma que minutos antes los había observado en una pacífica actitud, sexualmente tensa pero sin sospechas de lo que ocurriría. Entonces ella pausa el entusiasmo de su acompañante, y en un gesto con sus manos, incluso romántico me invita, empieza a caminar hacia mí y mojándose los labios se abalanza y me besa sin decir una sola palabra, me entrego como si ya supiera todo los pasos de la danza que iba dar, entonces él me toma por atrás, sujeta mis manos y barbáricamente se las lleva hacia su bragadura, mientras ella me recorre todo el busto y desabotona a tirones mi camisa. ¿Esto era una violación? pienso, pero noto que lo disfruto y bastante, entonces la música cambia drásticamente, comienza Type O Negative, como si el universo conspirara para que me dejara guiar, a lo que a grandes rasgos seria mi iniciación.

Siento bruscamente como comienzan a recorrer todo mi cuerpo, hasta llegar a la que claramente estaba en llamas y húmeda a la vez, mi apreciada e inmaculada vulva, sus manos frías como el mármol se introducen traspasando las barreras de mi calzón, mientras él solo jugaba con mis manos y su grueso músculo del goce. En eso que estoy disfrutando en la plenitud de lo que será el holocausto de mi virginidad, alguien detiene la música, era uno de los profesores que venía a ver cuál era el alboroto, sentí como si un balde de agua fría cayera sobre mi mollera, me sueltan, me quitan las manos del triángulo cárnico y como un acto nefasto me dejan sin terminar, me siento asquerosamente avergonzada, maldito seas Manuel Pinto que osaste interrumpir quizás el momento más sublime de mi sexualidad, te maldigo. Desde aquel momento que busco con ansias sentir lo que en ese momento me evocaron esos dos desconocidos, no hay día que no me desvele pensando que hubiera sido de esa noche si no hubieras aparecido, viejo, pelado y putrefacto.

Espero si lees este pequeño párrafo y sabes que eres tú la de las manos de mármol, te invito yo ahora a terminar lo que quizás pudo ser una perfecta velada.

Atte, the Christian Woman.

[vsw id=”3sMALbhJU6M” source=”youtube” width=”650″ height=”400″ autoplay=”no”]

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.