">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Por María José Sandoval.

 

Escrita y dirigida por Steven S. DeKnight, la secuela de “Pacific Rim” (2013) trae a rostros como John Boyega (de Star Wars VII) y a Scott Reeves-Eastwood (de Suicide Squad) a una cinta llena de acción, ciencia ficción y monstruosos combates para deleitar a quienes esperaron pacientemente por la segunda parte de esta saga.

Sin embargo, y para desgracia de aquellos quienes tuvieron que esperar cinco años para volver a ver la continuación de esta historia, esta segunda parte tiene poco para conectar con la que le antecedía y resulta ser entretenida momentos, pero solo eso.

“10 años después”

Temporalmente, el filme se sitúa a 10 años después del exitoso término de la guerra entre los humanos y los Kaiju, en donde nuestro protagonista, Jake Pentecost (John Boyega), hijo del héroe que cerró la brecha, Stacker Pentecost (Idris Elba) se gana la vida robando y vendiendo partes de Jaeger en el mercado negro y quien resulta ser lo contrario a su padre.

Principalmente, y lo que hay que decir, es que la actuación de Boyega es realmente buena y logra dar carisma a cada uno de sus personajes que suele interpretar, y que por el mismo lado va la actriz que se pone bajo la piel de Amara Namani (Cailee Spaeny) quien se topa en el camino de Pentecost para finalmente unir sus destinos como compañeros en el Cuerpo de Defensa Pan-Pacifico (PPDC) y pilotar los “magníficos Jaegers”.

Sin embargo, y aquí es cuando debo ser realista con el trabajo de ambos, que aunque funcionan como buenos protagonistas, los dos andan por su lado de la historia y no logran complementarse entre ellos. La impresión que suele dar en pantalla Boyega, y que a diferencia de Star Wars en donde si funciona, es que este es parte de un equipo, sin embargo, en el caso de Pacific Rim no logra convencerme de ello.

Los dos personajes no van a la par, y aún en las escenas más emocionantes, ni Spaeny ni Boyega logran conectar para hacernos creer que realmente son compañeros.

Así mismo, el resto del elenco compuesto por los actores de la primera saga como: Rinko Kikuchi (Mako), Charlie Day (Dr. Newt) y Burn Gorman (Dr. Hermann Gottlieb), no siento que tengan protagonismo en la historia, de hecho, son desechables de una forma tan lamentable que se convierten en el punto más débil de la cienta.

Lo que más lamento de ello es el personaje de Mako, cuya participación es tan aminorada y débil, y teniendo en cuenta su gran papel en la primera película, hace que la continuidad entre esta y la del 2013 se ve totalmente suprimida.

Es cierto que lo principal que toca esta saga, es el recambio generacional de “héroes” para aquellos que lo perdieron todo en esta guerra, sin embargo, ni tan siquiera ellos logran tener una conexión con la audiencia, ya que no profundizan más allá de su emociones del momento, de datos innecesario, no parecen sufrir por los suyos ni ser parte de un dialogo bien construido, por lo que caen en lo mismo, en ser desechables.

Destrucción

El punto más fuerte de este filme, son los efectos y las escenas de acción. Esta es la mejor parte, ya que a fin de cuentas es lo que vinimos a ver, y en esto cumple totalmente. Tanto los efectos de CGI, como los ritmos de las peleas hacen que se vuelva entretenida, espectacular y hasta cercano a lo épico.

Sin embargo, y vuelvo a ser enfática, los diálogos no alcanzan a este nivel por lo que decae, pero sin quitarle la diversión a estas escenas.

Lo único malo en este sentido es el villano, y es que, de todos los personajes que pudieron escoger, ¿Por qué este?

Para no caer en los llamados “spoilers”, solo diré que este solo puede llegar hasta el punto de lo absurdo y no logra ser lo suficientemente convincente en sus fundamentos, por lo que vemos el cliché del “villano porque sí” o simplemente porque quiere ver todo arder.

Titanes del Pacifico es una película llena de robots salvando al mundo pero destruyendo todo a su paso, con buenas coreografías de acción pero con malas justificaciones para hacerse.

Tiene personajes vacios, un libreto lleno de espacios mal rellenados y con un rumbo que era mejor no explorar. Porque aunque Boyega, parte del elenco de jóvenes aspirantes a pilotos y hasta Cailee Spaeny, parecen ser actores prometedores con talento de peso, sus personajes parecen no haberse hecho en serio.

En resumen, si de verdad fuiste fan de la primera parte de esta saga de ciencia ficción, producida por Guillermo del Toro, te sugiero que solo te quedes con su primera parte, pues lamentablemente lo que viene es solo relleno.

TRAILER

 

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.