Connect with us

Chile

Frank’s White Canvas: Extendiendo el lienzo

“Una noche que la banda atesorará como uno sus hitos, dentro de una carrera en pleno crecimiento, y que las tiene encumbradas como artistas imprescindibles al momento de conectar con la actualidad musical chilena. El lienzo se sigue extendiendo para continuar escribiendo su historia.”

Nota: Freddy Veliz – Fotos: Manuel Aramburu

El dúo chileno Frank’s White Canvas, publicó ‘My Life, My Canvas’, su primer largaduración el año 2020 en plena pandemia, lo que obligó a postergar su lanzamiento en vivo. Un esperado trabajo, que Francisca Torés y Karin Aguilera atesoraron por estos dos años, con un lanzamiento vía streaming, y presentaciones con aforo reducido, pero faltaba un lanzamiento como merecía una obra que significó una gran inversión en distintos aspectos, sin mencionar el hecho de haber sido grabado en Londres con el destacado ingeniero Dimitri Tikovoï.

Hace algunas semanas las chilenas fueron parte del festival The Chilean Wey, realizado en Ciudad de Mexico, y han demostrado un enorme crecimiento a nivel de popularidad y por supuesto artístico. Finalmente lograron agendar la esperada fecha para lanzar oficialmente en vivo esta primera placa de estudio, y lo hicieron posible en el céntrico Club Chocolate este 30 de junio.

Como una forma de hacer partícipe a nuevos talentos, la banda hizo un llamado a postulación para escoger un telonero para este gran concierto, una iniciativa que ojalá sea replicada por otros artistas a los que se les comienzan a abrir puertas. Finalmente la elección recayó en el conjunto Engañando a Murphy, banda de indie rock que tuvo la oportunidad de abrir los fuegos y además darse a conocer a un nuevo público.

Frank’s White Canvas, hizo estallar un atiborrado Club Chocolate, iniciando puntualmente a las 21:30 horas con “Hidding Away”, tema que también es la puerta de entrada al celebrado “My Life, My Canvas’,  seguido por una enérgica interpretación de “Wake Up”. Toda una experiencia en vivo es a la que nos invitan con su propuesta, que está llena de melodías que calan profundamente a través de expresar sentimientos muy personales, pero que logran traspasar una barrera para que sus seguidores se identifiquen y hagan suyas estas canciones. La banda ha logrado estampar su sello, y con un trabajo en equipo muy bien planificado han crecido como pocos se pueden vanagloriar en este país, y queda demostrado no solo en este show, sino en cada una de las presentaciones de las que hemos sido testigos.

Una cautivante puesta en escena, con visuales trabajadas con dedicación que se proyectaron por la pantalla de fondo, el vestuario de Karin que va cambiando en lo que va avanzando el show, la potencia demoledora de Pancha y su impronta coreográfica tras la batería, engloban un espectáculo integral, mientras canciones como “Grey Devenir”, “One by One”, “Hector” o “Cazador” resuenan con gran precisión y calidad sonora.

El clímax cada vez se va elevando más , Karin invita a corear la introducción que nos llevaría a “Let It Go”, un público compenetrado sigue las órdenes de la cantante, y se entrega a la exquisitez musical que pregonan desde el escenario, es admirable la conexión que logran con sus seguidores, y el show continúa sin bajar en intensidad, “Easy to Forget” es un fuerte golpe de guitarras y personalidad. “Nobody Comes” es uno de esos himnos que convierten al dúo en referentes de los que luchan por sobrellevar el peso de ser parte de las minorías en un mundo lleno de prejuicios. Ellas han podido liberarse gracias a la música y así entregar un mensaje para todos los que de una u otra manera viven bajo el dedo acusatorio de la sociedad.

Si sus trabajos discográficos, que además de su único largaduración, suman eps  y sencillos, denotan un gran logro desde la producción, sus presentaciones en vivo mantienen y doblegan la fuerza de sus obras, la complicidad de las dos músicas se refleja en lo compenetradas que están entre ellas, se miran y sonríen expresando claramente lo dichosas que se sienten sobre el escenario. Canciones llenas de mixturas y contrastes nos convocan a un canto sobre otro: “Best one Yet”, “Good Enough”, su más reciente sencillo “Abrázame”, primero en su discografía completamente en español (que en sí es una nueva versión de “Play”) y que el público canta con la pasión que inspira esta bella pieza, introspección que se mantiene con “Someday” repleta de sentimientos,  para acercarse al final con la fuerza de “Secret Garden” y la explosiva “Sleep, Work,Eat” cerrando una jornada de antología donde volaron globos, y se tomaron licencias con algunos covers, que complementaron la apoteosis de un trabajo formidable por parte de estas jóvenes representantes del rock chileno de exportación. 

Una noche que la banda atesorará como uno sus hitos, dentro de una carrera en pleno crecimiento, y que las tiene encumbradas como artistas imprescindibles al momento de conectar con la actualidad musical chilena. El lienzo se sigue extendiendo para continuar escribiendo su historia.

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Julius Popper presenta ‘Si no Cambio’ junto a General Paz y La Triple Frontera

Chile

Attic llega a Chile por primera vez

Chile

Beto Cuevas Unplugged: 20 años de historias, recuerdos y música

Chile

Primus anuncia segundo show en el Teatro Coliseo 

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL