Connect with us

CD Review Internacional

CD REVIEW | STEVEN WILSON – THE RAVEN THAT REFUSED TO SING (AND OTHER STORIES) (2013)

Por Freddy Veliz

stevenwilsonTheRavenThatRefusedToSingcoverHablar de Steven Wilson a estas Alturas, es referirse a uno de los músicos más inquietantes y geniales de los últimos años, si bien sorprendió a una buena camada de oyentes del rock progresivo en los 90s con Porcupine Tree, no se ha quedado estancado en eso, y ha querido seguir explorando en nuevas propuestas, ya sea con Blackfield, Storm Corrosion (proyecto en conjunto con Mikael Akerdfeldt de Opeth) o como productor e ingeniero en sonido. Pero una de sus facetas más asombrosas ha sido descubrir lo magnífica de su carrera solista, que lo trajo por primera vez a Chile el 2012, deslumbrando a la audiencia que repletó el Teatro Oriente y el Caupolicán. Dos conciertos que difícilmente pasen al olvido.

Este 2013 vuelve a Chile presentando se tercera producción titulada The Raven that Refused to Sing (And other Stories)”, obra que ha sido masivamente elogiada desde su publicación el 25 de Febrero pasado.

“Luminol” es el corte que da inicio a este magistral trabajo, un comienzo electrizante, con Marco Minneman y Nick Beggs destacando en gran parte del transcurso de esta pieza cuyo eje central es la historia de un hombre músico, que luego de fallecer vuelve al mismo lugar a  tocar las mismas canciones mal  interpretadas (Ver artículo aparte).

Del progresivo y enérgico primer corte nos adentramos en “Drive Home”, melancólico y reflexivo, con una guitarra que nos envuelve en una atmósfera de fría sensibilidad, todo calculado para expresar la tristeza del protagonista atribulado en los recuerdos de la muerte de su amada en la carretera. Una elegante ejecución de Guthrie Govan en la guitarra con claras reminiscencia floydianas, una canción que fácilmente puede estar en la lista de las mejores creaciones del británico.

“The Holy Drinker” cambia drásticamente a una amalgama de imágenes sonoras, texturas dadas por la energía que da la interacción de las guitarras con los saxos, más la estruendosa batería de Minneman. Wilson aquí además de las voces, toma las riendas del bajo y Beggs se hace cargo de golpear las cuerdas de su stick. Toda la escuela progresiva de los 70s se pone a prueba, sin caer en la nostalgia, sino que actualizándola inteligentemente. La historia que Steven quiere retratar es la de los falsos moralistas que quieren guiar a la gente por el camino de la santificación, pero viven su vida llena de culpas y vicios, retratado aquí con el alcohol, al final sucumbe al desafiar bebiendo al mismísimo diablo, desafío que pierde y se va directo al infierno.

Luego de la compleja “The Holy Drinker”, se simplifican las estructuras para que la voz de Wilson sea la protagonista de una macabra historia en “The Pin Drop”, basada en las vidas de pareja que sucumben a la rutina, en que la vida se comparte sin necesidad de existir amor, pero con rabias y culpas acumuladas, que fácilmente con los años pueden llegar a tener finales fatales, como se representa aquí en que un hombre asesina a su mujer, arrojándola al río, ella canta su historia mientras su cuerpo inerte flota por las aguas. Es la canción más corta del álbum, pero dueña de una intensidad únicas, comenzando suave, para ir aumentando su tensión con el correr de los minutos.

Con “The Watchmaker” retornan los complejos sonidos del progresivo, que ha alimentado a Wilson a lo largo de su trayectoria, la historia que relata es muy similar a “The Pin Drop”, esta vez un relojero que lleva casado 50 años con su mujer, dejando pasar su vida esperando algún cambio, pero sin hacer absolutamente nada para lograrlo, 50 años de mentiras a sí mismo y a la sociedad. Nuevamente se presenta la figura del asesinato, esta vez el relojero entierra a la mujer luego de matarla, pero esta volverá a buscar al que fue su esposo por cinco décadas, para llevarlo con ella a los caminos de la muerte. Las voces y los arreglos instrumentales crean la atmósfera idónea para sumergirnos en estos oscuros relatos.

Para terminar, el tema que da título al disco, es una de esas pequeñas grandes obras que sólo surgen en la inspiración de una mente brillante. Es un ejemplo de cómo se pueden lograr canciones perfectas desde lo simple, pero con una carga de sentimientos y contenido tan compleja como lo es el reflexionar sobre la muerte, la soledad y la pérdida de los seres queridos, aquí Wilson nos cuenta la historia de un hombre que está en sus últimos días de una vida solitaria y recuerda a su hermana fallecida cuando niña, deseando que vuelva a cantarle las canciones que lo hacían sentirse bien, se convence de que su hermana lo visita en forma de cuervo, al que intenta obligar a que cante para él, hasta que llega su minuto final.

Como vemos, lo macabro, las historias de fantasmas, reminiscencias a la clásica literatura de terror del siglo XIX en Inglaterra, la muerte, la melancolía, son datos que se repiten en cada una de las piezas que componen esta obra de nivel superior, tanto en la carrera de Wilson, como en la música en general de este siglo. Más allá de las virtuosas interpretaciones instrumentales, este es un álbum que aúna perfectamente la técnica al servicio de la música y las emociones, quizás un logro que tiene su base en que las tomas se hicieran a la antigua, es decir, con la banda tocando en directo, lo que la hace más fresca y honesta. Cada detalle está puesto ahí con una intención, nada está demás, valoro el hecho de que se entremezclaran distintas estructuras, Wilson sabe moverse entre lo progresivo y lo alternativo sin dejar cabos sueltos, sin dudas estamos frente a un artista en la cúspide de su madurez. No deja nada al azar, no por nada no escatimó en recursos y dejó las perillas a cargo de uno de los más renombrados ingenieros de la época de oro del prog rock, el también prolífico músico Alan Parson.

The Raven….es una de esas obras que van creciendo conforme repites su escucha, siempre van naciendo nuevos detalles, sonidos, matices que enriquecen cada una de las canciones que la componen. Seguramente este Jueves 16, brillarán nuevas formas, y los fantasmales relatos cubrirán de sombrías emociones la noche santiaguina.

VER STEVEN WILSON EN CHILE

 

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

James Hetfield se quiebra en el escenario en Brasil: “Me sentía un poco inseguro. Como que ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda”

Internacional

[Live Review] Emperor: Y el infierno nos golpeó la puerta…

Chile

Mute se presenta en Chile este 22 de mayo

Chile

Fallece Juan Francisco Llagostera, bajista de la legendaria banda chilena Poozitunga

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL