Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | La fiesta eterna de TWISTED SISTER en The Metal Fest 2013

TWISTED SISTER EN CHILE

13 DE ABRIL 2013 | MOVISTAR ARENA

Por Freddy Veliz

 

TwistedSister-13De lo más extremo del metal con Sodom y Morbid Angel, vino el turno de los neoyorkinos Twisted Sister, de quienes muchos cuestionaban su participación, aduciendo que estaban fuera del perfil de esta versión de The Metal Fest, de que cómo mezclarían una banda de glam (craso error) con bandas más duras. Lo que, en mi opinión estaban bastante lejos de la razón, porque Twisted Sister es mucho más que su par de éxitos radiales, ellos son una institución dentro del Heavy Metal, que musicalmente es el género al que se les debe asociar, con una carrera de más de 35 años en el ruedo, y una buena camada de festivales en su currículum.

La expectación era mayoritaria entre los que llegamos al Movistar Arena, se presentía un show de antología. Y la adrenalina comenzaba a hacer su trabajo cuando se apagan las luces y de fondo se escuchaba a AC/DC con “I’ts a Long Way To The Top (If you wanna Rock and Roll)”, la fiesta estaba por comenzar, y los fuegos se abren con “You Can’t Stop Rock and Roll”, un título con dejo de manifiesto, y la ovación del público que saltaba y empuñaba sus manos para corear junto al incombustible Dee Snider, quien con 58 años de edad muestra un envidiable estado físico, corriendo y saltando como en sus mejores tiempos, cabeceando y moviendo su característica y oxigenada cabellera, el tipo es un frontman de primera categoría, sabe manejar el espectáculo a la perfección. 

“Shut ‘Em Down” tema de Under the Blade, álbum debut de las hermanas torcidas, publicado en 1982 sigue manteniendo el espectáculo hasta que Dee anuncia “Stay Hungry” el clásico que da nombre al disco que los lanzó a la fama en 1984, el más exitoso de su carrera, estoy seguro de que si tocaran solo ese disco, el mundo se daría por pagado, tremenda placa de puro y verdadero rock and roll, tan verdadero como el que estábamos viviendo en TMF, el ambiente se tornaba carnavalesco, con Snider intercalando conversaciones con el público y con Eddie Ojeda (Guitarra), quien en algún momento las hizo de traductor, provocando un momento de relajo y risas, por su bromista actitud.

Come Out and Play, álbum de 1985, se hace presente a través de “The Fire Still Burns”, uno de los buenos cortes de ese malogrado álbum, al que le sigue “The Kids are Back” de You Can’t Stop Rock and Roll, álbum antecesor a Stay Hungry, a estas alturas estábamos todos en los bolsillos de Snider, no había vuelta atrás, nos encontrábamos en medio de un show de primer nivel, y que más allá de los nostálgicos 80s, vivíamos la experiencia del rock and roll mas allá de las modas, éxitos que son parte de la banda sonora de toda una generación, y no sólo de rockeros, porque “We’re Not Gonna Take It” la cantan todos, y no pasa de moda, a pesar de ser una canción que podría ser parte de esos hits que se añejan, esta sigue dando la pelea, y su versión castellanizada y manipulada sigue causando curiosidad y momentos de hilaridad, como el mismo Snider se encargó de recordarnos cuando luego de su interpretación, obligó a los presentes a repetirla pero con la adaptación hispana de “Huevos con Aceite”, aún recuerdo los rostros llenos de risa y reflejando estar pasando un gran momento.

El turno de un tema de gran factura, y que a mas de alguno le rompió el corazón llegaba con “The Price” un clásico en todas sus letras, que hizo sacar los encendedores para crear un espectáculo también desde el público.

Luego el escenario se va a negro y una luz roja se proyectaba hacia arriba desde el escenario, y Dee Snider arrastrándose hasta ser iluminado en su rostro, comienza a modular los primeros versos de “Burn in Hell”, uno de mis favoritos del histórico Stay Hungry, gran interpretación, con esos coros que le dan una atmósfera oscura y algo siniestra, y sin mediar tiempo alguno, se oye el grito de  I Wanna Rock!, del melenudo frontman y comienza el himno por excelencia de la banda, todo el público coreando con los puños en alto o haciendo los infaltables y simbólicos cuernos con las manos.

Mark Mendoza tenía su espectáculo aparte golpeando las cuerdas de bajo, desplazándose  a través del escenario con su robusta estampa de motoquero gringo. Y Anthony golpeando frenéticamente su batería en un preciso trabajo rítmico.

Toda fiesta tiene su fin, y esta llegó de la mano de “It’s Only Rock and Roll (But I Like It)” original de The Rolling Stones, y que desató los mas potentes coros de la noche.

Twisted Sister dejaba el escenario luego de darnos una clase magistral de cómo se arma un buen espectáculo de rock and roll, y les dio una patada en el trasero a aquellos escépticos que dudaron de lo que podían ofrecer estos viejos, que llevan el rock en la sangre y que por muchas arrugas invadan sus rostros, por dentro llevan un adolescente con ganas de juerga, y de eso no muchos pueden vanagloriarse.

Fotos por Cristian Carrasco S.

[nggallery id=37]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Julius Popper presenta ‘Si no Cambio’ junto a General Paz y La Triple Frontera

Chile

Primus anuncia segundo show en el Teatro Coliseo 

Chile

Yngwie Malmsteen regresa a Chile en octubre

Chile

[Galería] Symphony X en Chile 2022

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL