Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | MINISTRY: Una aplanadora industrial

Ministry en Chile

10 de marzo 2015 | Clun Blondie

 

Ministry-011Los años de espera por la llegada de Al Jourgensen y su arsenal de pesados sonidos industriales,  finalmente terminaron en un intenso concierto en la mítica discotheque Blondie de Santiago. Años en que las continuas noticias donde la separación y la muerte fueron motivos que alejaban la posibilidad de alguna vez tener a MINISTRY en Chile.

La terquedad de Jourgensen fue más fuerte ante cualquier contratiempo y luego de la muerte de su amigo y guitarrista Mike Scaccia, contra toda predicción, decidió sacar a la luz el trabajo avanzado cuando este aún estaba con vida. Álbum publicado a fines del 2013 y que lleva por título From Beer  to Eternity, el que lo embarcó en la gira que ayer martes 10 de Marzo lo hizo aterrizar en nuestro territorio, para la alegría de su fiel fanaticada.

¿Quien alguna vez no alucinó revisando las presentaciones de la banda en la última década del siglo XX?

¿Cuántas veces no soñamos con tener frente a nosotros la mítica figura de Al Jourgensen, con su agresiva performance, cual silueta de un depredador entre las luces del escenario?

La respuesta a esos sueños la tuvimos anoche, a tres niveles bajo la avenida más importante de Santiago, en una caldera que nos hizo sentir más cerca del infierno.

 Jourgensen y cía. salen a escena y la titánica “Hail to His Majesty” estimula al público a levantar los puños y a corear la marcial afrenta. La maquinaria de Ministry en todo su esplendor era una realidad frente a nuestros ojos, y directo a nuestros oídos llega “Punch in the Face” y “Permaware” , una triada contenida en “From Beer to Eternity”(2013). Un comienzo verdaderamente arrollador, con algunos problemas de sonido al concluir el tercer corte, que fue rápidamente solucionado, para que la velocidad de “Fairly Unbalanced”  también de la última placa, acompañada de críticas imágenes a cadenas de noticias norteamericanas, antecedía a una increíble interpretación de “Rio Grande Blood” del disco de igual nombre del 2006, del que también se adjunta “Señor Peligro”, álgido momento, en medio de un calor sofocante, las voces de la fanaticada se hacían sentir con fuerza al momento de corear esta pieza anti-Bush, al igual que con “LiesLiesLies” que se escribía en la pantalla del fondo.

A estas alturas el ambiente se sentía encendido al máximo, pero esto no era nada comparado con lo que se venía luego de un repaso a Houses of the Mole(2004) con “Waiting” y “Worthless”, seguida de “Watch Yourself” y “Life is Good” de The Last Sucker (2007), que prepararon la pista para el momento más esperado, y por supuesto, celebrado. De Psalm69: The Way to Succed and the Way to Suck Egg, el disco más exitoso y aclamado de la agrupación chicagüense, se nos viene como una avalancha la apoteósica “N.W.O”, Jourgensen nos atrapa con el hipnótico y característico punteo de su guitarra, los presentes que repletaban al máximo el recinto saltaban y cantaban cada frase cantada de Al, y, cuando preveíamos unos segundos de descanso, se nos vine encima “Just One Fix” con sus riff de cabalgante velocidad, MINISTRY  provocaba un desorden total, ni el excesivo calor reinante evitó que el público explotara en energía y fervor, uno de esos clásicos incombustibles, que cualquiera de los que vivimos esos grandes momentos de la banda en los noventa,  entendemos lo que significa ser testigos de esto en vivo. Sin mediar tregua, nos trasladamos más atrás, año 1989, álbum The Mind is a Terrible Thing to Taste, track “Thieves”, un verdadero clásico del sexteto, que nos hizo retroceder a esos años en que Rolando Ramos, a comienzos de los noventa, filtraba el video completo In Case You Didn’t Feel Like Showing Up, por su programa en televisión abierta a altas horas de la madrugada, donde quedábamos impactados con Jourgensen y banda enrejados en el escenario. Un momento exponencialmente caótico el vivido con esos tres trallazos.

Las revoluciones se desaceleran con una renovada versión de ”So What”, otro clásico esencial de The Mind…, antes del retiro de la banda del escenario por un par de minutos. El público solicitaba el regreso, ojalá con alguna joya como “Burning Inside” o “Jesus Built my Hotrod”, pero bien sabemos que Jourgensen no da concesiones, y regresan sólo para despedirse con la hipnótica “Khyber Pass” de Rio Grande Blood, a mi parecer no lo más adecuado para dejar como punto final a la intensa velada, que fue mas bien breve, dejando a varios con gusto a poco, para tantos años de espera. La agrupación se retira del escenario, manteniendo al público expectante con una sucesión de imágenes en pantalla acompañadas de la enigmática “Enjoy the Quiet” de fondo.

Una despedida, probablemente definitiva, faltaron más clásicos, estamos de acuerdo, no obstante el show ganó en intensidad y entrega, saldando con creces una deuda con nuestro país que agradecemos y atesoraremos como una de las jornadas más demoledoras que hayamos vivido durante el presente año.

Review: Freddy Veliz O.

Fotos: Diego Mena

*Si no puedes visualizar las fotos, por favor refrescar página. | If you can not see the pictures, please refresh page.

[gmedia id=269]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Ministry lanza nuevo video como previa a las votaciones en USA

Internacional

Ministry publica misteriosa cuenta regresiva

Internacional

Fallece Bill Rieflin, connotado baterista de sesión

Destacado

FRONT LINE ASSEMBLY en agosto debuta en Chile.

Conciertos

Advertisement
Connect
Suscríbete a #iRockCL