Connect with us

Conciertos

Live Review | Moonspell: Atrapados por la belleza de la oscuridad

1 de mayo 2018 | Club Blondie

Nota: Freddy Veliz | Fotos: Cristian Carrasco

 

Algo más de cinco años pasaron para volver a tener en Chile a la banda portuguesa Moonspell. El quinteto oriundo de la región de Lisboa, el año recién pasado lanzó ‘1755’, su undécimo álbum de estudio, disco conceptual inspirado en una de las más grandes catástrofes naturales en la historia de Europa, el gran terremoto de Lisboa, que sacudió gran parte del territorio comprendido entre Portugal, España, Marruecos, Argel, etc. Un hecho acontecido un 1º de Noviembre de 1755, fecha en que la Iglesia Católica celebra el Día de Todos Los Santos, lo que provocó además un quiebre importante en la filosofía y la relación entre Dios y las tragedias naturales.

Moonspell abordó con dramatismo esta temática, y algo de eso pudimos apreciar en esta nueva presentación en Chile este 1º de mayo, realizada en las oscuras profundidades del Club Blondie en plena Alameda Bernardo O’Higgins de Santiago, frente a un gran aforo de público, compuesto por acérrimos fanáticos del conjunto, que desde un comienzo, con la inquietante y atmosférica reversión de “Em Nome do Medo” se ve envuelto en una historia con la que los chilenos nos sentimos claramente representados. Los primeros cuatro cortes, pertenecen a su última placa, y son presentados en el mismo orden que en el registro de estudio. “1755”, “In Tremor Dei” y la potente y directa “Desastre”, con marcados y contagiantes riffs que invitan a los asistentes a sacudir las cabezas, en un corte cuya versión en español los conecta con mayor empatía con nosotros.  De ahí en adelante Moonspell nos atrapa para ir recorriendo parte de sus 26 años de historia. Primero trasladándonos al 2008 con “Night Eternal”, la que Fernando Ribeiro presenta como una invitación a vivir una noche eterna en Santiago.

Las oscuras cadencias de la banda acechan en cada nota y recorren cada rincón del Club Blondie, espacio histórico para los sonidos góticos en la capital, y “Opium” toma el turno para trasladar nuestras conciencias hacia esos primales años de la banda que comenzaba a conquistar el mundo con su música para almas negras. El público recibe con emoción esos momentos, coreando al unísono  con el cantante que continúa con “Awake”, del mismo histórico álbum ‘Irreligious’ del 96’, corte que justamente parte de los asistentes pedían a gritos, para mantener la misma tónica del recordado disco.

Entre “Ruínas”, “Breathe (Until WeAre No More)”, “Extinct”, “Evento” y la teatral puesta en escena de “Todos Os Santos”, con Ribeiro portando una cruz que proyectaba una luz roja desde el centro hacia el público, el show fue conjugando un set repartido entre lo nuevo y lo clásico que vendría con “Wolfshade (A Werewolf Masquerade)”, “Vampiria” y “Alma Mater”, una triada de obras provenientes de su álbum debut Wolfheart (1995), provocando uno de los momentos más ovacionados y coreados de la intensa jornada, cuyo carácter que va desde lo tenebroso a lo dramático  sería finalizado con una fortalecida “Everything Invaded” que junto a “Full Moon Madness” con Fernando, cual lobo de los oscuros bosques, aúlla a la Luna seguido por el público, para despedirse de Santiago, la ciudad que según el mismo acotó en algún momento, es tan generosa con su país que mantiene una gran avenida con su nombre, refiriéndose obviamente a la céntrica avenida Portugal.

La banda además de Ribeiro en la voz, está  conformada por Miguel Gaspar en batería; Pedro Paixão en teclados; Ricardo Amorim en guitarra y el venezolano Aires Pereira en el bajo. Un quinteto que se muestra muy bien compenetrado en vivo, cada uno cumpliendo un trabajo prolijo desde sus instrumentos, siempre liderados por la profundidad vocal de Fernando Ribeiro, que representa a cabalidad el nexo con sus fanáticos, muy comunicativo y manteniendo la impronta teatral de su propuesta, utilizando máscaras, sombreros o túnicas que transforman el escenario en una apuesta visual inquietante, dramática y de profundo énfasis emocional. La música está hecha de emociones, y Moonspell así lo impone en un concierto que marcó su retorno por estas tierras, aunque se nos hizo breve, logró la intensidad necesaria para mantener firme la credibilidad hacia un trabajo consecuente y de gran solidez.

[gm album=930 module=photobox]

Written By

Esta noticia fue publicada por el área editorial de iRock.CL

Destacado

Obituary regresa a Chile con conciertos en Santiago, Concepción y Valparaíso.

Chile

Inaction estrena nuevo single y video ‘Nunca Nada fue real’

Chile

Nachtmahr trae su “Full Concert” a Chile

Chile

Ensiferum regresa a Chile en septiembre

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL