Connect with us

Conciertos

Live Review | Sinister + Pestilence: Éxodo de la Malevolencia

31 de marzo 2018 | Club Blondie

Nota: Litta | Fotos: Cristian Carrasco

Y henos aquí en vísperas de la resurrección del bastardo de Dios, con un verdadero festín de Death Metal Holandés, algo que podría ser incluso paradójico si así lo queremos ver, pero que en esencia solo es parte de este cósmico show que montamos para toda la divinidad, y por mucho que subestimemos a este pequeño pedazo del fin del mundo, fue aquí en el minúsculo infierno de un agujero llamado Blondie en donde se adobó un verdadero éxodo del género, con dos grandes exponentes de toda una generación. Dos orquestas de bestiales directrices que nos abrieron el paso hacia una masacre “divina” sin precedentes.

Antes de la hora estimada por la producción, casi diez minutos antes para ser exacta, se daba inicio al show de  Sinister.  Dominando las profundidades de los subgéneros y toda su innocua malevolencia abriendo el camino para que todo en esa jornada de sábado con gusto a blasfemia fuera sin misericordia, y que mejor advertencia que saludarnos con la intro de “Carnificina Scelesta” y la bisección  instrumental de “The Science of Prophecy”. A continuación “Transylvania (City of the Damned)” y la novena maravilla del The Carnage Ending, “Blood Ecstasy”, se nutrían de toda una planicie de cráneos en perfecto unísono al despiadado pedal de Toep Duin, quien desde el fondo dirigía toda métrica. El grotesco homónimo “Afterburner”, los despiadados y recién concebidos, “Convulsion of Christ” y “The Canonical Rights”, fueron parte del corazón de este infernal capitulo.

A medida que recorremos la trayectoria de Sinister, damos cuenta de que se asemeja al destino de una banda de metal típica de finales de los ochentas, forjaron historia con un álbum debut arriesgado, y conquistaron el underground con los siguientes dos lanzamientos, convirtiendo así a los primeros tres álbumes en un punto de referencia para el resto de su discografía. Fueron criticados por diluir su propia esencia e imitar el estilo de otras bandas, todo un destino que se vio interrumpido lastimosamente en algún momento. Pero toda nuestra discrepancia quedó en el olvido al momento en que se tocaron clásicos como “Sadistic Intent” y “Epoch of Denial”,  además de la efervescencia del sonido que hoy ostentan, mezclando tecnicismos y bazofia, de la mano del despiadado cierre con “The Grey Massacre”. Una presentación que a pesar de no haber sido de completa devastación como hubiese querido Adrie Kloosterwaard, quien en muchas ocasiones exigió mosh pero estas peticiones no fueron tomadas, culminó con la agrupación completa a merced de los fanáticos rendidos a los abrazos y muestras de cariño, con una cercanía que a varios les permitió registrar incluso gráficamente el momento.

Han pasado más de 30 años desde que Pestilence infectaba desde Holanda a todo el mundo con su pandemia de death metal. Hablamos de uno de los grandes eslabones de la escena mundial del género, uno compuesto por material sublime en sus primeros cuatro álbumes, Malleus Maleficarum, Consuming Impulse, Testimony of the Ancients y Spheres, y hoy en la gira actual la expectativa por el espectáculo era alta, desde el retorno cimentado por Patrick Mameli que se venía anticipando esta visita. Con su último álbum Hadeon, presentando una banda revitalizada llena de espíritu vieja escuela, con ese dulzor de la disonancia del crossover de estilos que le permiten avasallar con toda intención de querer encapsular su sonido.

Era entonces momento de deleitarnos con toda la magnificencia de esa hermosa Steinberger en los virtuosos dedos de Patrick, una cortina de humo y una introducción acorde a la hecatombe que decoraba. “Non Physical Existent” y el pavoneo de las infusiones del nuevo milenio en los cortes inarmónicos.

Difícil de creer desde la perspectiva de hoy, pero hubo un momento en que cuatro jóvenes holandeses lanzaron producciones desorbitantes bajo el estandarte de Pestilence. Su joven sicario fue llamado Martin van Drunen y su ambicioso compositor principal Patrick Mameli aparentemente creó riffs más excelentes que el resto de los Países Bajos. Pero hoy solo con el componente principal y todo un equipo renovado nos deleitarían como si fuera 1988. Sin rastro de humanidad descabezaron a todos los asistentes con magnánimas fracciones del Malleus Maleficarum; “Antropomorphia”, “Subordinate to the Domination” y “Commandments”. Posteriormente siguiendo la línea de tiempo y manteniéndonos en finales de los ochentas con toda esa demencial mezcla de exuberante técnica con repugnante sonoridad que les significó ser los amos del submundo, una esquizoide interpretación de “Dehydrated” y luego el sonido de los noventas en completo dominio del blasfemo páramo,The Secrecies Of Horror” junto a “Twisted Truth”, “Land of Tears”, “Prophetic Revelations” y “Presence of the Dead” con sus desgarradores riffs, solos y guturales que formaron auditivamente el carácter de toda una era de metal. Fríamente calculado, el paseo histórico por la inmensidad de Pestilence tendría un punto de encuentro con la cacofonía del Spheres a cargo de la canción, “Mind Reflections”.

Hasta el momento habíamos sido testigos de un maravilloso choque dantesco, de proporciones bíblicas, como si el apogeo del death se hubiera gestado aquí en nuestra casa, y ya cuando la incertidumbre y el descontrol de no saber qué vendría, Patrick Mameli exclamaba, “Quiero que se vuelvan realmente enfermos con la siguiente canción…” y así sin más que una fugaz advertencia, “Out of the Body” y un arma de destrucción masiva, como aquel mosh, se levantaban como una divina resurrección del clamor de uno de los géneros más colosales, junto a uno de los públicos que por excelencia empírica se ha establecido como uno de los más brutales anfitriones en este continente.

Una jornada pulcra y de excelencia que le valdrán posibles galardones a la producción de Weapons of Conquest, porque cumplieron el sueño de muchos al juntar a estas dos potencias holandesas y darles esa perfecta atmosfera, de la cual nosotros iRockers podemos aventurarnos a posicionar como uno de los mejores conciertos en lo que va del 2018.

[gmedia id=905]

Written By

Esta noticia fue publicada por el área editorial de iRock.CL

Destacado

Obituary regresa a Chile con conciertos en Santiago, Concepción y Valparaíso.

Chile

Inaction estrena nuevo single y video ‘Nunca Nada fue real’

Chile

Nachtmahr trae su “Full Concert” a Chile

Chile

Ensiferum regresa a Chile en septiembre

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL