Connect with us

Chile

[Live Review] Weichafe, transformándonos en fuego

La banda chilena celebró los 20 años de “Tierra oscura del sol”, su disco debut, en un Teatro Coliseo rebosante de pasión.

Era hora de ponerse al día, de retomar viejas y sanas costumbres y abrazar un nuevo regreso de Weichafe a Chile, con show en vivo completo, nada más y nada menos, que celebrando su disco debut: “Tierra oscura del sol”, editado el año 2000, y que cumplió 20 años durante la pandemia. Reediciones, lanzamientos especiales, vinilo, fueron parte del arsenal para tamaño aniversario, pero, a causa de la contingencia sanitaria, quedó pendiente lo mejor: la celebración en vivo.

No hay deuda que no se cumpla, y llegó la hora de presenciar el esperado evento en el recinto de Nataniel, pleno centro de Santiago. La gente entró lento, pero a las 21 hrs ya se apreciaba el lugar lleno, considerando el aforo limitado. Algunos minutos de retraso sirvieron para ir acomodándose, mientras las ansias aumentaban y el ambiente se caldeaba. Las luces bajan y el ritual renace, pero sin la introducción clásica de “Al patíbulo”, ya que comienza a sonar “Débil”, el primer track de “Tierra oscura”, introducción conformada por voces que marcan el ambiente y preceden la explosión con “Amarga voz”, la carta de presentación de la banda por allá por el cambio de siglo. Se han lanzado de inmediato con el disco festejado. Sonidos hard rock tensos, misteriosos, arrastrados y poderosos, que confluyen en un coro con riffs a lo Motorhead y voces alternadas entre la limpia/rasposa de Ángelo Pierattini y la gutural de Marcelo Da Venezia. La fiesta comenzó de golpe. “Opción laverna” sigue, una composición brillante, clásica, y que en su momento hizo ruido por un video animado bastante vangüardista para la época. Fuerza, acordes y arpegios gancheros y pasión, para un momento altísimo. “No es malo” es la siguiente, clásico de clásicos, normalmente va de las últimas, pero siguiendo el orden del disco, eleva el espíritu de los asistentes en un clímax palpable.

La banda ahora es un cuarteto, con Diego Ormazábal cumpliendo a cabalidad en batería. Fuerza, precisión y pasión lo hacen llenar por completo ese difícil lugar. Por otro lado, Valentín Fertorández fue el último en llegar, sumando sonoridades que enriquecen la música del otrora power trío. En “Tierra oscura” acompaña en guitarra rítmica y también con teclados que dan una ambientación adecuada en ciertos temas como “Silencio”. Aporta, sin quitarle la personalidad que conocemos a estos clásicos.

“Viaje nocturno” es una composición minimalista, con guitarra, voz y una armónica, interpretada aquí por Marcelo. El disco era realmente una tierra oscura, que enganchó con un grupo jóven que añoraba música que representara sus problemáticas, y este álbum realmente caía como anillo al dedo, juntando a amantes del grunge, del hard rock y del metal en partes iguales.

Enseguida suena una intro de guitarra muy característica en vivo, inexistente en el disco, pero que, todos sabemos, antecede a “Tierra oscura del sol”, un temazo, que crece y hacia el final se desborda. Otro éxtasis total en el público. Aquí, Valentín toma los riffs base para que Ángelo se vuelva loco y estalle en sonidos

“De espalda al cielo” siempre ha hecho poner los pelos de punta a los weichaferos. No será esta la excepción. Luego, “Tiempos negros”, que es uno de los pocos temas de la banda en donde escuchamos la voz limpia de Marcelo.

Los que íbamos a los shows de esta época, sabemos que en vivo tocaban el disco casi entero constantemente (nisiquiera “Z” es inédita sobre los escenarios), más los clásicos covers que iban apareciendo. Con el tiempo, aparecieron los temas nuevos, que decantarían en el disco rojo, sin embargo, “Silencio” fue una constante en los shows de Weichafe por mucho tiempo, una que no fue sencillo, pero que se amaba y coreaba como tal.

“Cadáver feliz” traía la parte dura muy al frente,donde Marcelo y su brutalidad van comandando. Los mosh ya se han apoderado del show. “Z”, como ya mencioné, no es inédita en vivo, pero ciertamente fue tocada de este modo poquísimas veces, con suerte un par, así que era un momento de disfrute para los amantes del lado progresivo, del lado lisérgico, del lado en que había que fumarse uno para entender una pieza tan extensa, con una letra mínima que no necesita más para decirlo todo, una base que se sostiene y un Ángelo que nos invita constantemente de viaje con sus exploraciones sonoras.

¿Qué falta? el primer clásico de la banda, la punta de lanza de todo lo que nos lleva hasta el día de hoy: “3 puntas”, lo primero que pudo escucharse de Weichafe en la radio, y que hizo que la familia weichafera se expandiera hasta convertirse en una hermandad inquebrantable. Parecía final de cualqueir show, pero no lo era. Sólo era un nuevo clímax.

Ese era el disco “Tierra oscura del sol”, pero no podía faltar el bonus track: “Come together”, el clásico de los Beatles que es reenergizado y potenciado por la interpretación de los santiaguinos. Ahora si, el círculo está completo.

Ya era una jornada histórica, pero faltaba mucho. Enseguida, la banda vuelve al escenario y anuncia un tema nuevo, que fue registrado para tomas de un futuro videoclip: “Doy mis manos”. Es lógico que una canción nueva no cause el mismo furor, pero la energía nunca desapareció. “Las cosas simples”, del disco rojo, y “La fuerza viene de la tierra”, de “Mundo hostil”, son 2 canciones en que su potencia radica en la profundidad, ya que bajan los decibeles y el tempo, pero mantienen el puño en alto y la intensidad de todos.

“Respiro la luz del sol” nos devuelve a la gloriosa época del disco rojo, y la locura es total cuando comienza “Pan de la tarde”, sin duda una de las mejores composiciones en la historia de la banda. Para saltar y emocionarse.

“SW”, “Incendiando infiernos” y “Fe maldita” son las otras invitadas de “Mundo hostil”, disco del regreso de Weichafe, con un sonido demoledor y que fue muy bien recibido gracias a canciones inspiradas, especialmente la última, otra de las grandes y notables composiciones.

“Hazme dormir” es la única que dice presente de “Pena de tí”, una canción con una vibra especial, que tenía pasta de hit, y sigue en los corazones de todos, lo que se notó en la cancha.

“Ripio y soledad” es quizás la canción más pesada del disco rojo, con un memorable riff principal, lo cual desembocó en otro memorable mosh en la noche capitalina. Un nuevo falso final, para el último y esperado bis: “El rock del poncho”, homenaje al tremendo “Poncho” Vergara, líder de Tumulto, fallecido en 2004. Icónico, merecedor de una letra que nos representa a todos: “La historia se escribe en la calle, con gente de verdad”. Ahora si, llegábamos al final, con “Pichanga”, el primer sencillo del segundo disco de los W. Un acelerado tema que se hizo un favorito de toda la tribu, de los que llegaron por distintos estilos, confluyendo en esta jugueran que es precisa en toda su inventiva. Ahora sí, un final sudoroso, bien coreado y pleno.

Se echaron de menos algunas canciones, como “Suerte” o algo del genial “Harto de todo”, pero se entiende que el festejado era “Tierra oscura” y acaparaba la atención principal, seleccionando algunos de los numerosos hits en la segunda mitad. Imposible satisfacer a todos, pero de seguro si se dejó satisfecha la necesidad de recordar y revivir una época marcada a fuego en miles de corazones que recorrían la ciudad en busca de la reunión en alguna tocata dentro de cualquier comuna, en un teatro o en algún sucucho, en donde, por muy pequeño que fuera, siempre era capaz de transformarnos en fuego.

Written By

Veterinario de profesión, músico y periodista de corazón. Amante del rock y metal, me apasiona leer sobre música, escribir sobre música, escuchar y tocar. Bajista de la banda Nosomos. | Mail: felipe@irock.cl

Destacado

James Hetfield se quiebra en el escenario en Brasil: “Me sentía un poco inseguro. Como que ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda”

Internacional

[Live Review] Emperor: Y el infierno nos golpeó la puerta…

Chile

Fallece Juan Francisco Llagostera, bajista de la legendaria banda chilena Poozitunga

Chile

Gaerea llega por primera vez a Chile

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL