Connect with us

Chile

Billy Idol en Chile: debut al estilo Punk Rock

Incidentes que se registraron fueron parte de lo que ya es prácticamente una costumbre para el mundo del Punk en nuestro país, solo que esta vez contamos con la suerte de que no pasara a mayores y finalmente el show se pudiera dar de forma “normal”.

Lo vivido ayer en Caupolicán fue en definitiva una verdadera oda al punk y el rock en su máxima expresión, no solo por el gran espectáculo que brindó Billy Idol y sus genios músicos, sino además los incidentes que se registraron fueron parte de lo que ya es prácticamente una costumbre para el mundo del Punk en nuestro país, solo que esta vez contamos con la suerte de que no pasara a mayores y finalmente el show se pudiera dar de forma “normal”.

Puntuales, la mayoría de los asistentes se encontraban ya a la espera de este esperado debut, llamativo ver el gran cruce generacional que se gesto desde muy temprano a las afueras del gran Caupolicán, familias y grupos de amigos eran parte de los destacados entre el público. Un verdadero crossover que evidenció la trayectoria y el impacto que ha tenido Billy a lo largo de su carrera. A eso de las 20:45 comenzamos a ver algunas apariciones al fondo del escenario que ya a cinco minutos de la hora límite, pasaban a tomar posiciones para empezar lo que sería un show sin precedentes. El comienzo estuvo a cargo del gran himno Dancing With Myself, con una ovación enérgica que brindó el saludo y la bienvenida a este Rey del Punk Rock, seguida de la clásica Cradle of Love para luego interpretar una de las también esperadas por el público, Flesh for Fantasy, todo iba gestándose de maravillas hasta que ya empezada la cuarta impronta, Speed, es que comienzan los problemas y el inminente corte se materializaba a través de las palabras de producción, quienes luego de cortar el show exponían las razones.

Entre que nos encontrábamos en completo desconocimiento y expectantes a lo que pudiera pasar, a través de su cuenta de Instagram un carismático Billy contaba lo sucedido y más contento que molesto decía lo siguiente:

”Estábamos a la mitad del show, a la mitad de ”Speed”, y algunos punks estaban intentando colarse en el concierto. La policía les lanzó gas lacrimógeno y el gas se filtró en el recinto”, dice riendo, ”y estaba tosiendo, mis ojos lloraban, asique tuvimos que suspender el show solo por unos minutos para que el gas lacrimógeno se disipara, pero volveremos al escenario”, explicó Idol.

”Así que el punk no está muerto, porque están afuera intentando colarse”, continuó, ” Pensé en subir este video explicando lo que pasa, por si eres alguien que está allá afuera en la audiencia y quieres saber, sí volveremos al escenario”.

Sabemos la complejidad del Punk, la historia nos da catedra de lo desafiante que es para las productoras en nuestro país llevar a cabo los shows sin inconvenientes y claramente Billy Idol no se salvó de la “tradicional” forma de actuar de este singular público, pero a pesar de la larga interrupción y la incomodidad que generó en el ambiente la toxicidad de los extintores vaciados por la “avalancha” que se manifestaba en los accesos al teatro, el show continuó con la misma energía y bueno, con más asistentes de los que se presupuestaba pero esto al contrario de lo que se podría pensar, generó una atmosfera mucho más potente, la que se alimentaba con cada cambio de ropa del legendario Billy y todas las interpretaciones de su magnánimo guitarrista Steve Stevens, quién se robó en más de una ocasión toda la ovación con sus solos y maniobras, incluso con los dientes terminó tocando sus variadas guitarras en más de una oportunidad.

Definitivamente un espectáculo a la vieja escuela, con una performance enmarcada por el estilo y las clásicas formas de interactuar, hasta el sudor de Billy fue regalado para los fans en una bandera que cayó al escenario, algo que se acostumbraba mucho en el siglo pasado y que hoy volvimos a presenciar por parte de este divo de la música, realmente maravilloso ver como señoras y jóvenes punk con mohicano estaban en el centro de la cancha como adolescentes gritando, bailando y cantando todo como si fueran de la misma tribu, una experiencia que a pesar de los “disturbios” no se vio empañada y que se coronó como un gran debut.

El problema en el retorno es algo que destaco en el momento que sonó Eyes Without a Face, pues la forma en que entró la voz en este tema dejo en evidencia aquello y es que la continuidad de esta performance se vio un poco baja de energía por esta situación, que ya a mitad se logro desenmarañar y pudimos disfrutar de este clásico como corresponde. Para finalizar la elegida fue la gran y excitante Rebel Yell, la cual se cantó a todo pulmón por todos los asistentes e incluso algunos miembros del staff, y es que absolutamente nadie puede hacerse el desentendido de este trascendental éxito. Ya la despedida era más que inevitable, con más de una hora de espectáculo, el show llegaba a su encore y este concluía con un gran broche de oro, la esperada y amada White Wedding, canción en la que pudimos ver en grande el espíritu que sigue intacto en este histórico Rockstar, su voz, su energía y el amor por su trayectoria musical lo hacen un gran y fiel representante de la tan popular generación X, indudablemente Billy hay para rato y Chile por supuesto se ganó un lugar especial como destino a futuro.

Por Litta

Written By

Editora y creadora de contenido en iRock. CL. Melomaniaca del Rock, el Metal y los sonidos mundanos. Co-conductora en "Rock X-Files". Y quiero mi futuro programa de reviews de discos con las bandas tocando unos temas al final (jajaja) ese es mi sueño 2022. | Mail: litta@irock.cl

Destacado

Sisiutil estrena nuevo single “Desmembramiento”

Chile

La Ramona soy estrena segundo sencillo “Nunca estuvo todo tan mal” junto a Tomás Maldonado

Chile

Lamb Of God y Parkway Drive confirman show en Chile

Conciertos

Sobernot lanzará su álbum “Destroy” con show en vivo

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL