Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | El desprolijo blues de BOTAFOGO

MIGUEL “BOTAFOGO” VILANOVA EN CHILE

12 DE JUNIO 2013 | BAR ROCKAXIS

Por Freddy Veliz

Botafogo-15Argentina tiene en Pappo Napolitano a un prócer del blues, guitarrista que impregnó de identidad latina a la música nacida en los campos estadounidenses. Considerado el padre del blues en el país trasandino, fue músico esencial en la carrera de Miguel Botafogo (como en tantos otros allende Los Andes), y él así lo hace notar en cada uno de sus conciertos. Su presentación de ayer en el Bar Rockaxis en Santiago, no fue la excepción, y con su particular estilo se paseó por los que él considera los más dignos para interpretar, celebrando 40 años de trayectoria.

A eso de las 21:30 aprox. sube al escenario de la acogedora sala del establecimiento ubicado en pleno Barrio Bellavista, y mientras afinaba su Dobro (guitarra con caja metálica de resonancia) hacía alusión a la contaminación de Santiago, y posibles soluciones a esta, como derribar parte de la cordillera para dar paso a los vientos del atlántico, causando las risas del público presente, que al entrar a la sala eran recibidos por una promotora que ofrecía degustar un famoso Bourbon  norteamericano.

Con mucha empatía hizo un recorrido por el blues en español, que incluyó por supuesto a Pappo con canciones como “Blues para mi Guitarra” o “Siempre es lo mismo Nena”. Entre cada tema Botafogo se da el tiempo de conversar con el público, contando anécdotas personales con un humor admirable, causando risas y a la vez cercanía. Las mujeres, el sexo y la música son sus referentes, todo para pasar a interpretar la divertida “Patas Negras”.

Mientras nos cuenta por qué prefiere cantar blues en nuestro idioma, nos habla de su admiración por la banda chilena Los Queltehues e interpreta la versión en español que hicieran los  oriundos de Teno del clásico “Hoochie, Coochie Man”.

Así la velada se iba haciendo cada vez más amena, compartiendo casi como en el living de tu casa con el destacado guitarrista trasandino, el que nos cuenta que le dicen el psicólogo de Boca, y que entre sus consejos, en especial para los casados es separarse, “hay tanta mina que coger!” afirma causando carcajadas, y remata con que “por eso Boca está entre los últimos de la tabla”.

Cambiando el Dobro por una electroacústica y frente a todos se da el tiempo nuevamente de afinar y seguir con la tertulia. De ahí nos regala una gran versión del clásico de Pappo “Desconfío” mostrando además sus dotes con la guitarra. Luego sigue con “Tocando un Blues con Dios” compuesta por Alejandro Lerner como homenaje al Carpo, llevándose efusivos aplausos.

David Lebon, otro grande de la historia de la música argentina  también está presente en el repertorio de Don Vilanova el que interpreta la genial “Copado por el Diablo” que Lebón grabara en su disco homónimo de 1973.

Y así se van sucediendo homenajes como al recordado Luis Alberto Spinneta con “Despiértate Nena” de Pescado Rabioso y a Edelmiro Molinare con “Mañana por la Noche” de su etapa con Color Humano.

Los Uruguayos Días de Blues, la reina del rock argentino Celeste Carballo, y la banda femenina Blacanblus son dignamente tributados en este paso de Botafogo por Santiago.

Don Vilanova cambia la electroacústica por la eléctrica e invita al escenario a Juvenal “Chino” Retamal de Los Queltehues de Teno y aBotafogo-10 Johan Pasten de Sangre de Toro como apoyo en Batería y Bajo respectivamente, y toda la fuerza del blues eléctrico se hace presente en el lugar, y entre otras cosas terminó recomendando un libro de dietas del famoso Doctor Acharán, para luego de lamentar no haber pisado suelo chileno con su banda Durazno de Gala e interpreta de estos mismos “Se Fue” incluido en el disco de 1993 “Una Vieja Historia”, un blues en el que hace llorar a su guitarra mientras canta y da indicaciones a sus acompañantes. Continúa con una rocanrolera versión de “Tren de las 16” de Pappo, incluyendo jam en el que da espacio para que los músicos chilenos también se luzcan.

“Que cosas yo no haría” tema de su disco Don Vilanova del 2004 antecede los agradecimientos y la invitación a ponerse frente al micrófono a Javier Aravena de La Rata Blusera, vuelven a interpretar “Desconfío de la vida”, y luego de sonar el clásico riff de “Johnny B. Good” interpretan “No hay Por Qué” original de la banda del talentoso Javier, para continuar con una versión castellanizada del himno de Chuck Berry.

Una noche que podríamos catalogar de llena de blues Sucio y Desprolijo (como diría Pappo),  digo esto porque la ejecución de Don Vilanova, como se hace llamar el argentino, está lejos de ser pulcra, a pesar de que por momentos muestra su innegable talento en la guitarra,  y eso se agradece, porque el blues está lejos de ser refinado, y quizás lo más  importante son el sentimiento y las historias de la vida misma, la de la calle, y esas historias se contaron por montones en una velada junto a uno de los guitarristas más comprometidos con la música del alma de este lado del mundo.

Fotos: Diego Mena

[nggallery id=54]

[youtube]http://youtu.be/eLn1HU7bXbg[/youtube]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Julius Popper presenta ‘Si no Cambio’ junto a General Paz y La Triple Frontera

Chile

Attic llega a Chile por primera vez

Chile

Primus anuncia segundo show en el Teatro Coliseo 

Chile

Beto Cuevas Unplugged: 20 años de historias, recuerdos y música

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL