Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | FLAIRK en Chile : XIII FESTIVAL DE MUSICAS DEL MUNDO, Un Encuentro con los sonidos de la Tierra

FLAIRK EN CHILE

19 DE ENERO 2014 | CASONA SANTA ROSA DE APOQUINDO

Por Freddy Veliz

freddy@irock.cl

Flairck-9001Por decimotercera vez, el sello Mundo Vivo en conjunto con la Municipalidad de Las Condes realizó el Festival de Músicas del Mundo, evento que se viene efectuando anualmente en forma ininterrumpida, esta vez ocupando el Parque que alberga a la Casona Santa Rosa de Apoquindo (antes se realizaba en los jardines de la Corporación Cultural de la comuna). Fueron cuatro días donde las más destacadas bandas y músicos nacionales pudieron mostrar sus propuestas enfocadas en los sonidos relacionados con la naturaleza y las raíces étnicas, compartiendo escenario con importantes invitados extranjeros.

Nano Stern, Banda Celta Danzante, Ensemble Tarab, Subhira, Entrama, Tomás Thayer, Andrés Condon, Piny Levalle, Kokoro no mai, más la cantante india Sandhya Sanjana y los afamados holandeses Flairck, llenaron de música desde el 16 al 19 de Enero, el parque ubicado en el sector alto de la capital.

Con iRock estuvimos presentes el día de cierre, donde los platos fuertes eran los nacionales Entrama y la banda holandesa Flairck, quienes ya se habían presentado el día sábado.

Desde las 18:00 horas del Domingo se respiraba un ambiente de relajo y distensión, junto a los árboles que decoran el bello entorno de este parque que fue rescatado hace algunos años por la Municipalidad de Las Condes, recinto que alberga la Casona Santa Rosa de Apoquindo, Monumento Nacional, cuyo primer propietario fue Pedro de Valdivia, y que  luego de ser ocupada por importantes familias, fue adquirida en 1859 por el Presidente Manuel Blanco Encalada y los últimos en habitarla fueron la familia Gandarillas Guzmán, por lo tanto el concepto histórico unido a un entrono natural creaban una atmósfera especial para lo que viviríamos.

Una feria orgánica compuesta por stands con sandwichs vegetarianos, CDS del sello MundoVivo, Aceites, caleidoscopios, Jugos Naturales, etc. Recibían al público quienes aprovechaban de matar el tiempo recostados en el césped disfrutando de un aperitivo musical en un pequeño escenario acústico dispuesto en los jardines, donde primero se presentó el dúo KOKORO NO MAI, quienes nos hacen viajar hacia las culturas ancestrales japonesas, con su inspirada música, donde la flauta zen , el gong, la guitarra española, el violin de una cuerda o chelín, etc., nos  transportan en el tiempo, y a la vez  nos envuelven en un clima de total meditación, siendo la naturaleza del lugar un cómplice importante.

Luego el turno fue para el destacado músico Piny Levalle, director de la banda de fusión Kalimarimba, y que esta vez se presentó con su propuesta en solitario, el percusionista argentino, radicado desde hace 25 años en Chile,  se lució mostrando sus dotes con distintos instrumentos donde destaca su dominio de la kalimba. La atmósfera se envolvió en colores y melodías que parecían nacer desde la misma tierra.

A las 21:00 el público recibía con aplausos en el escenario principal a ENTRAMA, prestigiosa banda nacional de fusión étnica latinoamericana, sonidos que recorren Chile desde los desiertos del norte y el altiplano, a los pueblos mapuches del sur, música llena de color ejecutada por ocho músicos que logran envolvernos en una variante de estilos que van desde el jazz a la música docta, a la vez de generar estructuras cercanas al rock progresivo en su veta mas sinfónica. Es impresionante la  riqueza instrumental que posee la banda, conducida por  el eximio Pedro Suau. Destacable es el aporte que hace el cellista Rodrigo Durán, sin embargo, lo más valorable es la capacidad de cada uno de los músicos de mantener una cuota de protagonismo equilibrada, presentando un trabajo que se mueve en función de la música en sí y no en el de demostrar virtuosismos individuales. La agrupación nacional formada en 1997, presentó un set de aproximadamente una hora de duración, en que se pasearon por buena parte de su carrera discográfica, que en su mayoría ha sido representada por el sello organizador de este evento. Entrama nos preparaba con su alucinante propuesta para un cierre de gran magnitud.

Luego de un intermedio de poco más de 15 minutos aparecen en escena el guitarrista Erik Visser junto al bajista mexicano Pablo Ortiz, mientras el flautista Peter Weekers arrastra una caja al centro del escenario, desde donde comienza a inflarse un globo blanco, simulando el comienzo del ciclo de la vida y como naciendo de un huevo, se revienta y aparece la violinista Sylvia Houtzager, bajo el asombro de los presentes, de inmediato se escuchan las primeras notas graves de Ortiz, características del clásico “East West Express”, así comenzaba el viaje por esos sonidos arraigados a lo más profundo de las raíces europeas, en especial  de Holanda, la tierra natal de esta banda única en su especie. El rock progresivo, el jazz, la música de cámara, el folklore, la experimentación y la improvisación, todo tiene cabida en la propuesta de Flairck, quienes además juegan con lo lúdico, el humor es parte esencial dentro de sus presentaciones, producen una situación de cercanía admirable con su público. Visser se comunica a través del inglés, pero igualmente intenta dirigirse con un español que el mismo nos advierte, no domina  a la perfección. El concierto sigue en una suerte de retrospectiva de vida, narrada por Erik, quien nos cuenta que recibe comentarios de que todos los holandeses son iguales, a lo que replica con su teoría de que “Todos los holandeses son hijos del mismo lechero” desatando las risas de los asistentes.

Un punto alto se presenta con uno de los más reconocibles clásicos de la banda, me refiero a la maravillosa “Sofia”, donde invitan a los músicos chilenos Cristina Toledo (Banda Celta Danzante) en violín y Franco Cabello junto a Nano Herrera en flautas de pan. Soberbias interpretaciones que se ganan un merecido aplauso del público.

El remecer de los Angklung (Instrumento de bambú, de origen centenario en la isla de Java), el zapateo con zuecos de madera en “The Wooden Wedding” tema que comienza con otra broma de Visser al referirse a que “el amor eterno dura siete años”, el desplante sobre el escenario de Sylvia junto a Peter, hacen ver la música de Flairck como un juego, uno que sabe emocionarnos, y nos llena con esa música que nace de la tierra, y se inyecta en nuestras entrañas. Visser y compañía son los catalizadores de esa energía visceral que proyectan hacia el público, uno que se retira con la satisfacción y la gracia de haber vivido una experiencia musical  sobrecogedora y repleta de vibraciones positivas.

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Advertisement
Connect
Suscríbete a #iRockCL