Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | MAGMA en Chile: Un viaje sin retorno a Kobaïa

MAGMA EN CHILE

8 DE DICIEMBRE 2013 | TEATRO CAUPOLICÁN

Por Freddy Véliz

Magma-9Desde que se anunció que MAGMA debutaría en Chile, a 44 años de su creación, los fanáticos de ese universo musical liderado por Christian Vander, se preparaban para vivir una experiencia que se sabía de antemano sería algo nunca antes visto por estos lados en materia de conciertos, si, porque la propuesta de Magma no tiene referente alguno, este debut constaría de dos conciertos, el primero sería en el histórico puerto de Valparaíso y el segundo en el Teatro Caupolicán de Santiago, este último es el que tuvimos el privilegio de asistir y del que trataré de explicar con palabras, algo que se torna bastante difícil, porque lo que ocurrió en el recinto de San Diego es algo que se tiene que vivir en vivo y en directo.

Luego de una confusión con respecto al horario en que comenzaría el show, finalmente se aclaró que sería a las 20:00 hrs. Poco a poco llegaban los fanáticos al Teatro con caras sonrientes, algunos comentaban el show de Valparaíso y nos anticipaban que lo que se venía era algo apoteósico. A las 20:15 hrs, se da el vamos y el viaje por esas intricadas estructuras comenzaba con una revisión de “Félicité Thoz” publicado el 2012 siendo lo último de Magma a la fecha. Ahí frente a nosotros estaba el señor Vander golpeando con fuerza su batería que retumbaba en nuestros oídos como nunca habíamos escuchado en disco alguno de los franceses, Hervé Aknin en la voz principal  se acompañaba por los coros que dan un matiz entre misterioso y angelical a todo ese paisaje sonoro. Stella Vander  e Isabelle Feuillebois nos van guiando por momentos realmente sublimes, son un elemento esencial en toda la atmósfera que caracteriza al colectivo francés. Luego de esta primera parte que ya nos tenía bajo un trance críptico, Aknin nos anuncia un tema del próximo trabajo de Magma con un correcto español, nos presenta  “Slag Tanz”, 18 minutos en que Magma depura todos los detalles  instrumentales que los caracterizan, y dejando en claro que la creatividad a la que constantemente apelan no tiene límites, Vander no se rinde y nos sigue entregando piezas magistrales, toda una experiencia que tal como nos lo afirmaba el mismo Hervé sobre el universo Magma, tendríamos el privilegio de decir “Yo estuve ahí”.

Pasado este adelanto que confirma un futuro prometedor en cuanto a seguir disfrutando de nuevas obras de Magma, se viene un momento soñado por los casi 2000  asistentes que llegaron a vivir esta mágica experiencia, porque tal como lo dijo el carismático vocalista, se trata de la obra más representativa de la agrupación, comenzábamos a adentrarnos en la sublime “Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh”, todo el universo de Magma conjugado en esta obra que nos va envolviendo en distintos movimientos, las tonalidades de las voces juegan el papel de hacernos sentir que estamos en medio de una ceremonia celestial. Philippe Bussonett en el bajo, a pesar que por momentos no logra escucharse a cabalidad, incólume va nutriendo de notas graves y complementando la catarsis rítmica de Vander en la batería. Casi cuarenta minutos de un momento soñado por años, si me preguntan haber pesado en tener la oportunidadMagma-7 de escuchar a cabalidad esta magnífica obra en vivo alguna vez, tengan por seguridad que siempre lo ví como algo demasiado lejano, impensado ya era el ver a Magma por estos lados. El Zeuhl en su máxima expresión, uno de los más inteligentes y geniales discos del rock de corte progresivo  sicodélico, obra esencial de lo que se conocería más tarde como R.I.O. (Rock in Opposition). Uno de los estados más hipnóticos se logran a partir de los coros de “Da Zeuhl Wortz Mekanïk” en adelante. La ovación fue inmediata luego de que al final el maestro Christian Vander tome las riendas desde su batería y en su perfecto kobaiano nos conmocione con su esquizoide performance vocal, reverencias a Zebehn Strain De Gustaah.

Con todo el público aplaudiendo de pié la banda se retira del escenario y en no más de dos minutos vuelven, con expresiones de agradecimiento en sus rostros para dejarnos tumbados mentalmente con la magnífica “Kobaïa” la pieza que inicia ese mundo misterioso y conceptual que engloba la historia de Magma, ya sabíamos que se acercaba el final, por lo tanto todos disfrutamos de pié, y avanzando hacia el escenario, en un marco que quizás los franceses nunca imaginaron, ellos se mueven normalmente solo por Europa, y bien sabemos la frialdad del público en el viejo continente. La punzante guitarra de James McGaw y el talento en los teclados de Jérémie Ternoy contribuyen a generar atmosféricos pasajes al borde  de la locura.  Si bien con Kobaïa terminaba este viaje sensorial, esperemos que sea el inicio de un encantamiento para Vander y compañía, y no tengamos que esperar muchos años más para tenerlos de vuelta. Viene un nuevo disco, ahí pongamos nuestras esperanzas.¡¡ Hamtai!!

Fotos: © Cristian Carrasco S.

[nggallery id=115]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

James Hetfield se quiebra en el escenario en Brasil: “Me sentía un poco inseguro. Como que ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda”

Internacional

Mute se presenta en Chile este 22 de mayo

Chile

[Live Review] Emperor: Y el infierno nos golpeó la puerta…

Chile

Gaerea llega por primera vez a Chile

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL