Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | Una noche de metal latinoamericano: Hidalgo y Angra en el SecretGarden World Tour 2015

Angra

Angra en Chile

28 de junio 2015 | Teatro Cariola

Anoche  el equipo de iRock, fue testigo una vez más, de una jornada de música metal, latina, fuerte y apasionada. Una apertura con la gran banda nacional, Hidalgo, quienes dejaron lo mejor de sí en el escenario con una impecable presentación y que calentaron el ambiente para la agrupación brasilera, Angra.  La historia se contó en el Teatro Cariola.

Los nacionales Hidalgo

La entrada al stage, fuer pasada las 20 horas y sale la gran banda nacional a escena. Hidalgo.

Impecables. Es lo que me viene a la cabeza cuando parten con un setlist que a mí parecer, representa la calidad de músicos que tiene nuestro país. En la formación de Hidalgo, al frente estuvo el gran Gabriel Hidalgo, junto a Mauricio Nader, Pablo Stagnaro y Cler Canifrú, hicieron rockear a los fans con su música instrumental.

Hidalgo trajo al escenario una exclusiva selección de material de sus tres discos, poniendo mayor énfasis a su último trabajo, “Lancuyen” (mayo 2015), una hermosa placa dedicada e inspirada por los sonidos místicos de nuestras culturas autóctonas chilenas y latinas.

“Ingragilis” del mismo disco, instrumental que despliega mucha energía, el escenario veía mucha pasión y eso se agradece, no dan por sentado ningún detalle. La banda prosiguió con “Tower of Ilusion”, mi favorita. Es de esos instrumentales que te mantienen arriba de principio a fin, no te sueltan.

De su más reciente disco, incluyeron “Sempuray”, “Lancuyen”, “Mato Grosso”; la primera sin duda, creo que representa gran parte del alma de este disco, nutrida de fuerza, garra y una participación de las percusiones notable. Cada instrumento aporta potencia, despliega una armonía preciosa, que demuestra la inmensidad de interpretativa de esta banda. Seguida de “Lancuyen”, que destaco esa identidad que se quiso plasmar,  es verdaderamente notable, y lo que más me agrada que hay una fiel esencia de lo que se hace en estudio y lo que vimos ayer en vivo. Además esta banda tiene esa gran característica, de tener temas que mantienen arriba y tienen esa fuerza de atracción que no te suelta. Solo digo un aplauso. “Mato Grosso”, dedicado a los Angra, se deja sentir más intensa y pesada.

Finalmente, cierran con Charagua (Yupaychay 2009) con todo ese peso histórico y artístico, Hidalgo da una gran versión de la composición del cantautor Víctor Jara, que termina por alinear un setlist perfecto, dando la nota alta de la noche de metal latino, que termina siendo la gran nota de este show. Se destaca y agradece al staff de Hidalgo, no solo a sus músicos, sino que a todo el equipo de preproducción, montaje y sonido que dejó que sonaran y vieran fenomenales.

Setlist:

  1. Infragilis
  2. Tower of Illusion
  3. Sempuray
  4. Lancuyen
  5. Mato Grosso
  6. Charagua

Hidalgo

Angra y el jardín secreto

Asumiendo el envasado del entretiempo, al fin Angra sale a escena. La banda tuvo un gran show, que pese al sonido, salió triunfante. El primero en salir, entre aplausos de alivio y expectación, es Bruno Valverde, el joven baterista que acompaña a la banda desde poco más de un año, seguido de Rafael Bittencurt, el italiano y vocalista Fabio Lione , Kiko Loureiro y Felipe Andreoli, todos bien recibidos por esa fanaticada ansiosa.

El show se dividió en varias partes. Primero un setlist muy equilibrado, cargado del nuevo disco Secret Garden, pero también invocando antiguos temas que no se van fácilmente del inconsciente colectivo, que apelaron a la memoria emotiva, hubo espacio para  una sesión acústica, un gran solo de batería impresionante, un interludio de Fabio cantando con el público, cerrando con un encore de canciones de antaño.

De su más reciente trabajo Secret Garden (2014), incorporaron “Newborn me” que abrió el show, y en ese punto ya pudimos detectar que el sonido no sería el mejor. Del disco que vienen promocionando, también incluyeron “Perfect Symmetry”, “Storm of Emotions” “Final Light” y la sección del acústico con “Silent Call”, interpretado por Rafa Bittencourt en una sesión más íntima y tranquila.

Luego de “Newborn Me”, siguió “Acid Rain” (Rebirth, 2001) y “Spread Your Fire” (Temple of Shadows, 2004), los primeros temas de discos anteriores que subieron el tono y el público agradecido, coreó fuerte.

Con “Lisbon” (Fireworks, 1998), definitivamente subió la expectativa y dejó espacio –solo a ratos- para olvidarnos de la falta de pulcritud del sonido. Le siguió “Perfect Symmetry”,  y unas de mi favorita del Secret Garden, “Storm of Emotions”. Esta canción tiene algo que se metió en las mentes de quienes venimos escuchando escuchando lo nuevo de Angra y es esa emoción que provocaron algunos de los clásicos. Me gustó el despliegue de Lione en este punto, y en la entrega de Loureiro y compañía que no pasaron inadvertidos. Tiene un carácter muy inclusivo, la participación de cada uno toma una personalidad integradora y propia a la vez. Se notó bien el juego colectivo, por así decirlo. Me gusta la voz de Rafa bien ejecutada.

La siguiente canción dejó entre ver esa pasión por la banda brasilera, y es por eso que nos preguntó Fabio, “¿están cansados?” El público apenas detectó, que tema era el que se asomaba, se pudo escuchar una exclamativa con personalidad, asombro. Se coreó y bien fuerte “Angels Cry” canción del disco Angels Cry publicado en 1993, que rememoró los años 90’ de Angra, cuando Andre Matos estaba al frente de la agrupación.  ¿Fue una de las canciones esperadas? Yo, así lo creo.

Le siguió “Final Light” del nuevo álbum, tuvo una buena respuesta, aunque no tan eufórica como el que viene; “Holy Land”. Una de las características fundamentales de esta canción, es que no cualquier banda puede armar este tipo de armonías, tiene una calma que la aleja del metal que toca Angra, pero se permitió realizar con todo esparcimiento, logrando instalarla, por esa cualidad en nuestras mentes. Me gusta la ejecución del más joven, Valverde que ya es considerado, un maestro de la técnica.  Hecho que queda demostrado en el solo de batería que se inicia luego de “Holy Land”. Tremendo baterista, solido.

Pasando a una parte más calma de la noche, Bittencourt, aparece solo en escena para interpretar un acústico; “Silent Call” y aprovechando la tribuna para contarnos cuánto le agrada el vino nacional y que había estado en Chile junto a su esposa en el verano. Con mucha atención y respeto se dejó sentir este tema que dio espacio para la calma y el relajo.

Finalizando el acústico, Fabio sale y comienza a interactuar con el público, mientras se solucionaban rápidamente problemas con técnicos. Sin embargo, el tino de Lione, fue a dar al clavo cuando comenzó a demostrar la capacidad de su voz, con Nessum Dorma de Puccini, interpretada por el gran Pavarotti. Sin duda, eso remontó y de pasada nos dejó claro que su voz es de esas que el mundo no debe olvidar, pese a cualquier pifia en vivo, que es común y nada del otro mundo, no son anda en comparación a ese talento. Además, dedicó unas palabras al gran actor británico que falleció recientemente, Christopher Lee, que era amante del metal y colaboró con bandas como Manowar, y Rhapsody.

La última parte de la noche parte con “Nothing To Say” (Holy Land), solo diré, que a eso me refería con esos temas de antaño, que no se van de nuestro inconsciente, interpretación muy coreada, gritada y cabeceada, realmente un punto  alto del concierto.

En representación del Temple of Shadows (2004), vinieron dos grandes canciones, “Waiting Silence” y “Angels and Demons”, ejecutadas con gran energía por Angra, y aunque pesó el problema de sonido con el retorno a Lione, que con gestos de incomodidad asomó miradas al costado del escenario a los técnicos, se interpreto con entusiasmo.  Hubo otra pausa y unos “ole ole ole Angra” se escucharon con fuerza y unos “ole ole ole” a Kiko, por  esa ejecución tan única que lo destaca, por su fichaje a Megadeth, por ser el tremendo guitarrista que ya es. Luego se desplegó todo el powermetal con “Black Hearted Soul” también de la última placa que hizo cabecear a todos. Ahora, creo que en esta pasada,  es perdonable para mí que Lione, no alcanzara la plenitud de la interpretación, pese a que no se logró ejecutar fielmente a lo que sí se alcanza en el sonido impecable del estudio sueco, igual coreamos y cabeceamos con todo.

Llegamos al final falso, volverían a escena para rememorar un grandioso tema: Rebirth (homónimo 2001). Nada que decir, al menos, esta canción está en mi lista de los infaltables de Angra.

El fin venía, y el encore se compuso en el siguiente orden; “Unfinished Allegro” de Schubert, antesala para una espectacular “Carry on” (Angels Cry), tema himno de Angra, seguido por “Nova Era” y cerrando con “Gate XIII”.  En el detalle, no me gustó que nos cortaran “Carry on, espontáneamente, es uno de los temas que se quieren escuchar de principio a fin y no se ajusta a la emoción de esos momentos.

El final de una noche de metal latino, virtuosismo y calidad en los músicos que se presentaron, provoca deseos de volver a repetir en otra oportunidad este tan buen cartel.

Setlist

  1. Newborn Me Secret Garden
  2. Acid Rain
  3. Spread YourFire
  4. Lisbon
  5. PerfectSymmetry
  6. Storm of Emotions
  7. AngelsCry
  8. Final Light
  9. HolyLand
  10. SilentCall
  11. NothingtoSay
  12. WaitingSilence
  13. Angels and Demons
  14. Black HeartedSoul
  15. Rebirth
  16. Unfinished Allegro
  17. CarryOn
  18. Nova Era
  19. Gate XIII

Review: Celeste Jamacg

Fotos: Claudio Poblete

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

James Hetfield se quiebra en el escenario en Brasil: “Me sentía un poco inseguro. Como que ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda”

Internacional

[Live Review] Emperor: Y el infierno nos golpeó la puerta…

Chile

Fallece Juan Francisco Llagostera, bajista de la legendaria banda chilena Poozitunga

Chile

Gaerea llega por primera vez a Chile

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL