Connect with us

Internacional

Tankard en Chile: 40 años nos pasaron por encima

Sencillamente el paso de Tankard para celebrar sus 40 años de metal fue sin lugar a duda un acierto que consolidó la maravillosa relación que Chile tiene con el metal alemán y precisamente demostró el apego, la admiración y el cariño que se les tiene a esta legendaria agrupación, que nos arrolló sin piedad con un concierto de recorrido trascendental.

Nota: Litta – Fotos: @Crisrock_Photography

Después de una pandemia y casi un holocausto viral, las energías acumuladas están mostrando ya sus secuelas, sobre todo en la atmosfera que se toma los shows últimamente por supuesto Tankard con su celebración de 40 años no podía quedar fuera de esta nueva forma de vivir los conciertos. Un domingo que para muchos pudo tener un significativo descanso post fiestas patrias, pero que para muchos otros se tornó en una verdadera hecatombe maniaca. Desde muy temprano el entusiasta publico llegó a las afueras de la mítica Blondie para celebrar prácticamente toda una vida de thrash metal, a pesar de que siempre las visitas de Tankard en Chile están marcadas por la locura y la enérgica entrega tanto de la banda como de los fans, sinceramente lo vivido anoche fue una verdadera oda al género y sus adeptos.

A pesar de no haber comenzado a la hora, ya que el show tuvo un retraso por problemas técnicos con el sonido de los micrófonos, la atmosfera no decantó, la ansiedad y los cantos del público caldearon los ánimos para dar rienda suelta a la devastación, que pasada las veinte treinta horas se consolidaba la conmemoración de 40 años de trayectoria con un excelente track perfectamente seleccionado del álbum “B-Day”, era Rectifier entonces la patada inicial que detonó a todos los asistentes y a la misma banda. El recorrido “histórico” prosiguió con el homónimo The Morning After, haciendo recordar los antiguos tonos del mugroso thrash de los ochenta, en donde por más juventud que había en el ambiente nos trasladó a aquella época dorada como si hubiéramos traspasado todos juntos un portal hacia el pasado.

Caían uno a uno los bangers desde el público a los pies de la barricada, mientras un infernal mosh se desataba como una centrifuga desquiciada, no había tregua y Metaltometal, nos golpeaba con la renovada era del 2000 y el sonido de aquella melancólica introducción en las cuerdas. Ver a una de las bandas legendarias del género a nivel mundial dar un imparable show es prácticamente una inyección de juventud. Fue así como Rapid Fire nos preparaba para lo que sería el nuevo sonido de la última creación de estos alemanes, Ex-Fluencer se escuchaba por primera vez frente a un implacable publico chileno, que dio el visto bueno a esta nueva entrega y sinceramente, que magnánimos Gerre, Andreas, Frank y Olaf, para mantener viva la llama de uno de los géneros más emblemáticos del submundo del metal por cuatro décadas y sostener intacto el sello hasta el día de hoy.

El apogeo del nuevo milenio estuvo de la mano de éxitos como Die With a Beer in Your Hand en donde la lluvia de cerveza se desató sin mesura, bañando a prácticamente toda la planicie de la disco, posteriormente le siguieron Rules for Fools, Time Warp, One Foot in the Grave y el cover de los británicos Cock Sparrer; We’re Coming Back, tema que hizo bailar no solo a los miembros de Tankard sino también a todos los asistentes, una verdadera fiesta que se calmó un poco con la rítmica de Octane Warriors. Rápidamente nos devolvían al siglo pasado junto a Chemical Invasion y Freibier, ratificando la trascendental trayectoria y el sonido que han desplegado por estas 4 décadas de incansable metal.

Una invitada al escenario siendo presentada por el frontman, la mayoría no entendíamos mucho la misión de esta dama hasta que Gerre comenzó a cuestionar el real nombre de esta señorita, junto a palabras claves como; “solo nosotros conocemos su verdadero nombre” y el misterio era revelado, A Girl Called Cerveza, sonaba como la encargada de sellar el fin de una jornada histórica que quedará en la memoria de Tankard y su voraz publico chileno. Pero no todo estaba dicho, pues el tiro de gracia estaba en preparación para el encore, que raudamente se consolidaba con tres emblemas sonoros, R.I.B., el esperado y ovacionado clásico Zombie Attack, que dejo a más de algún asistente con consecuencias corporales porque no hubo quién no se contagiara y se transformara en parte del gigantesco mosh que se desplegó con este himno, para finalmente despedirse de todos estos esquizoides fanáticos con Empty Tankard. Este concierto se transformó entonces en una significativa jornada que recordaremos para el resto de nuestras vidas, sencillamente el paso de Tankard para celebrar sus 40 años de metal fue sin lugar a duda un acierto que consolidó la maravillosa relación que Chile tiene con el metal alemán y precisamente demostró el apego, la admiración y el cariño que se les tiene a esta legendaria agrupación, que nos arrolló sin piedad con un concierto de recorrido trascendental.

Por Litta.

Written By

Editora y creadora de contenido en iRock. CL. Melomaniaca del Rock, el Metal y los sonidos mundanos. Co-conductora en "Rock X-Files". Y quiero mi futuro programa de reviews de discos con las bandas tocando unos temas al final (jajaja) ese es mi sueño 2022. | Mail: litta@irock.cl

Destacado

Nuclear, Lefutray, Dezaztre Natural y Hellman en un nuevo Metal Chaos

Chile

Hombres G anuncia su debut en Chile

Chile

Epica en Chile, una explosión sinfónica que rediseñó nuestro universo

Conciertos

KnotFest Chile: ¡Estos son los horarios!

Internacional

Advertisement


Connect
Suscríbete a #iRockCL