Connect with us

Destacado

Matices de una tercera y última jornada en Lollapalooza Chile 2022

El festival congregó a 75 mil personas cada día.

Por Freddy Véliz

Este pasado domingo 20 de marzo, vivimos la última jornada de Lollapalooza Chile 2022 en su edición número 10. Una edición no exenta de problemas, luego de dos años de suspensión obligada debido a la pandemia mundial del coronavirus, y que además se sumó a lo suscitado con el Parque O”Higgins donde se desarrollaba año a año. Felizmente para los organizadores, los artistas y el público, este tuvo un final positivo, y si bien fracasó el intento de mantener el mismo espacio, se logró el acuerdo con el municipio de la comuna de Cerrillos, para ocupar su Parque Bicentenario.

Un domingo que se vio marcado por el cansancio de los que asistieron cada uno de los días, pero que mantienen la energía para seguir disfrutando del variado cartel que ofrece el festival, que se inició en el escenario del Banco de Chile con el trapero venezolano Micro TDH. Mientras otros artistas se fueron sumando en distintos puntos, la banda chilena de fusión y folclore Kalfu, provenientes de Melipilla, tomaban lugar en Kidzapalooza (en lo personal creo hubiese sido un número perfecto para Aldea Verde), y desplegaron toda su gama musical basada generalmente en poemas de Elicura Chihuailaf, donde lo docto, el jazz, el rock y el folclor se funden en un bello concepto lleno de contenido enraizado en nuestra tierra.

El clima acompañó la tarde con una agradable nubosidad, para deleitarse sin mayor sofoco de la infinidad de alternativas que nos ofrecen cada una de las zonas. Por un lado Kramer, puso la cuota de humor con un repertorio que podríamos catalogar dentro de un compilado con sus mejores intervenciones, donde la imitación de personajes como Ricardo Arjona o Eddie Vedder, van sacando sonrisas en los que se apostaron frente al escenario VTR. Antes, la chilena Mariel Mariel, armó un espectáculo intenso, con una buena puesta en escena, donde desfilaron bailarinas y una conexión fluida con el público. La exponente urbana chilena, mantiene una muy buena calidad vocal y maneja los códigos del género con soltura y manifiesta el por qué está considerada entre las mejores de su generación.

En el mismo escenario, más tarde, se presentaba Jxdn, uno de los artistas estadounidenses del momento, con una carrera meteórica nacida desde la plataforma Tik Tok, desde donde sus canciones comenzaron a viralizarse, y lo tuvimos en Lollapalooza transformado en todo un ídolo adolescente. Su música maneja recursos del pop en sus melodías, pero también del punk y el rock, acompañado de un baterista que se robó las miradas con su performance que incluyó un potente solo, aplaudido por la masa de gente que lo observaba. 

Los argentinos Silvestre y la Naranja debutaban en nuestro país sobre el escenario Aldea Verde. Por el Perry Stage lo hacía el fenómeno chileno del trap y el reggaetón Marcianeke, que convocó una de las mayores asistencias del festival. Por otro extremo el verdadero talento se hacia dueño del VTR Stage, con la cantautora LP, quien no dejó indiferentes a los que colmaron la zona, con su prodigiosa performance vocal, ofreció uno de los mejores shows de esta edición sin lugar a dudas.

El viento de la tarde ayudó a bajar aun mas la temperatura ambiente, y se observaba como los asistentes buscaban abrigarse para continuar con el disfrute musical. School of Rock mostraba sus avances en Kidzapalooza con un elaborado homenaje a The Beatles, y la experiencia en vivo de los chilenos Lucybell los corroboraba como una de las bandas más importantes de nuestro país frente a un gran público.

Uno de los artistas que captaban la atención y era esperado por muchos fue el versátil Machine Gun Kelly, el artista norteamericano, actual pareja de la actriz Megan Fox, que se rumoreaba lo estaba acompañando en Santiago, ofreció un espectáculo donde derrocha energía y lanza toda la carne a la parrilla con su propuesta que se mueve entre el Rap, el pop y el punk. Sus músicos arman toda una impronta rockera, con canciones que son coreadas por la gran cantidad de fanáticos que tiene en nuestro país.

El plato fuerte de este cierre era The Strokes (ver nota aparte) quienes regresaron al evento después de su paso el 2017, también cerrando jornada. Antes, en el escenario Lotus, la fusión de las agrupaciones Inti Illimani Histórico y Quilapayún, ofrecieron un maravilloso homenaje a Victor Jara, donde las emociones fueron la tónica en canciones emblemáticas como “Te Recuerdo Amanda”, “Luchín”, “El Derecho de Vivir en Paz”, “La Muralla” o la icónica “El Pueblo Unido”, coreada por cientos de asistentes con los puños en alto. 

Electrónica, rap, reggaetón, Rock, pop alternativo, folclore, etc., son parte del eclecticismo musical que se vive cada día en el Festival, por eso puede abarcar una cantidad de público tan transversal, que además desmitifica el que sea de acceso solo para un sector acomodado de nuestro país. En el evento confluyen personas de distintos estratos, que los une el gusto par la música, la entretención y la cultura, en especial en tiempos donde hemos sido encerrados y privados de vivir instancias como esta.

Ocho escenarios distribuidos en cerca de 50 hectáreas, donde además se instalan servicios higiénicos, zonas de descanso, food tracks, etc. El espacio cumple plenamente con la logística para recibir a las 75.000 personas diarias que llegaron al magno evento, aunque hay detalles a mejorar, como lo son los accesos, que se vieron (especialmente el día viernes) colapsados en varios momentos, donde la información no era bien manejada por el personal a cargo, lo que generó confusiones en los asistentes. Para la salida esto se agravaba debido a que las distancias eran extensas y la cantidad de gente aglomerada era conducida hacia cuellos de botella ocasionados por la estrechez de la apertura de puertas. 

La coordinación con metro de Santiago, también se vio sobrepasada para aquellos que se quedaron hasta el final, ya que era imposible acceder a la estación más cercana, por lo que muchos quedaron varados en mitad de la noche sin locomoción fluida para regresar a sus hogares. Pero en general el evento funcionó dentro del marco de los esperado, necesita ajustes, está claro, no es fácil coordinar en tan poco tiempo un cambio de recinto. La ventaja del Parque O”Higgins es el estar en un sector céntrico, donde los traslados no son tan complejos, pero son temas que a futuro esperamos se solucionen para seguir viviendo un evento de estándares mundiales, donde pudimos volver a sentir la energía de la música en vivo como tanto añoramos durante estos dos años de la esclavizante pandemia.

Written By

Esta noticia fue publicada por el área editorial de iRock.CL

Destacado

James Hetfield se quiebra en el escenario en Brasil: “Me sentía un poco inseguro. Como que ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda”

Internacional

[Live Review] Hijos de Algo: aprobado debut de Pancho Rojas en Bar de René

Chile

Mute se presenta en Chile este 22 de mayo

Chile

Absurd Creation presenta su nuevo disco “A Dance with Death”

Internacional

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL