Connect with us

Internacional

Live Review | Esperanza Spalding: Avanzando fuera de los dictámenes de la industria

_dsc0131

16 de septiembre 2016 | Teatro Cariola

Nota: Freddy Veliz O. | Fotos: Edward Hudson

 

 

La chica prodigio del jazz actual que el 2011 sorpresivamente arruinó las expectativas de la estrella adolescente Justin Bieber, adjudicándose el Grammy como Mejor Artista Nuevo, y desde ahí se ha ido convirtiendo en una de las cantantes e instrumentistas de mayor representatividad de los nuevos sonidos provenientes del jazz y la fusión, regresó por segunda vez a Chile para el deleite de sus seguidores.

Esperanza Spalding luego de publicar y girar con su álbum ‘Radio Music Society’ se reclutó en su hogar para tomar un descanso y trabajar las ideas de lo que terminó siendo ‘Emily’s D+Evolution’ el disco publicado en Marzo de este año, y que la mantiene girando con un especial show que partió su tramo sudamericano este viernes 16 de septiembre en Chile, con un aforo que no logró repletar totalmente el Teatro Cariola, pero si tuvo una asistencia considerable. Recordemos que en su debut en Chile agotó rápidamente las entradas del Nescafé de las Artes, un lugar que aclaremos, es de menor capacidad que el recinto de San Diego.

Puntualmente a las 21:00 horas, la norteamericana oriunda de la ciudad de Portland comienza su concierto basado completamente en su último disco. Una cuidada puesta en escena donde la acompaña un coro de tres voces (Corey King, Shawna Corso y Rachael Duddy) que complementan esta Opera Rock. Sí, porque si hay algo en esta nueva propuesta de la bajista de 31 años es su capacidad de reinvención, alejándose de los cánones comerciales en los que podría caer producto de su ascendente y elogiada carrera. Sería fácil repetirse y/o auto plagiarse manteniendo la fórmula de sus anteriores discos, pero no, ella da un salto y busca nuevos lenguajes musicales y narrativos.

Su show está repleto de elementos que provocan distintos estímulos a nuestros sentidos. Más allá de lo musical, nos exponemos a una completa gama visual que comprende danza, teatro y arte del movimiento. Esperanza nos presenta en estricto rigor una Opera Rock con todas las de su ley. Una historia que nace luego de que la bajista aparece ataviada de un amplio vestido negro y peluca afro interpretando “Farewell Dolly” cuando los integrantes del coro indican con un lienzo que estamos ante el prólogo de la obra, rápidamente la Spalding se retira y reaparece portando una corona y vestida de blanco emergiendo de un capullo. Ha nacido Emily, la protagonista de esta narración, musa espiritual de Esperanza que toma su segundo nombre para crear este personaje.

Esperanza cautiva con una voz luminosa, limpia y potente, por momentos asociarla con Joni Mitchell o Kate Bush es inevitable, de hecho su espectáculo me recuerda bastante lo propuesto por esta última en su breve incursión en shows en vivo, donde conjuga distintas ramas de las artes escénicas. Spalding demuestra un total dominio de su cuerpo, contorsionándose y siguiendo la lógica rítmica mientras canta o toca su fretless y es acompañada por un eficiente Mathew Stevens en la guitarra, y la sincopada batería de Justin Tyson que se esconde tras un muro acrílico.

El trío coral vestidos completamente de amarillo cumple una misión importantísima en la generación de atmósferas, potenciando la teatralidad de la obra, gesticulando con manos y rostros expresando distintos estados de ánimo e hilvanando las líneas narrativas. El espigado Corey King baila con sus compañeras, en un momento los tres bajan del escenario para caminar entre el público invitando a la danza, obteniendo casi una nula recepción acusando el carácter tímido del chileno, sólo unos pocos se atreven a pararse de sus asientos y seguir la corriente a los talentosos y carismáticos cantantes.

Funk, rock, jazz, progresivo son términos que se nos van pasando por la cabeza mientras apreciamos esta faceta que para muchos puede haber sido sorpresiva, e incluso incomprensible, lo que Esperanza demuestra es el compromiso con sus inquietudes musicales, el arte es personal y no se crea en base a lo que los demás quieran ver, sino que desde los propios intereses de expresión, y al parecer la afroamericana lo tiene bastante claro en su forma de administrar su trabajo. En esta obra hay temas como “Unconditional Love” que son más convencionales, así y todo en vivo toma otro cariz y se une perfecto a esta paleta de colores de rasgos impresionistas.

Una hora y veinte minutos aproximadamente le bastaron a Esperanza Spalding para llevarnos por sus nuevos cruces de estilo. Probablemente muchos sintieron una cuota de decepción esperando algo más de su catálogo anterior, lo que era poco probable puesto que Esperanza está abocada en mostrar íntegramente esta última obra, que además denotan la ambición por evolucionar al margen de lo que la industria o el público quieran dictar.

[gmedia id=513]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Conoce a Balkandino, la banda que teloneará a Emir Kusturica & the No Smoking Orchestra

Artículos

Bbs Paranoicos oficializa salida de Omar Acosta como miembro de la banda

Chile

Mal Profesor vuelve a los escenarios con nueva formación

Conciertos

Antes Muertos lanza EP “Diamante”

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL