Connect with us

Live Review Internacional

LIVE REVIEW | La ilustre visita de CHRIS CAIN en Chile

CHRIS CAIN EN CHILE

26 DE ABRIL 2013 | GALPON 6 BARRIO BELLAVISTA

Por Freddy Veliz.

 

 

Carlos CatoniPrometía ser una noche intensa junto a los sonidos del alma, no era para menos, si uno de los más destacados guitarristas de blues en la actualidad, volvía a presentarse en Santiago. La cita fue en el Galpón 9 ubicado en el Barrio Bellavista, y como banda invitada estaba Hooker, quienes se encuentran en un receso de cinco años, y regresaban a un escenario de manera especial para este importante evento.

La hora programada era a las 21:00 hrs. “puntuales” rezaban lo flyers que lo promocionaban, y puntuales estuvimos ahí para cubrir y además disfrutar de una noche que se venía memorable.

Eran las 21:00 hrs, y ya se vislumbraba que esto no comenzaría a la hora indicada, dentro del recinto con suerte había cinco personas, y recién comenzaba a llegar el personal del local.

El destacado guitarrista Carlos Catoni, subió al escenario a las 22:15 hrs, frente a no más de 50 personas, con HOOKER, la banda con la durante dos años (2005-2007) dió que hablar dentro de la escena bluesera nacional. Publicaron un solo disco, y es lo que tenían preparado para esta noche.

“Blues para la Jo” dió el vamos, con toda la intensidad que caracterizan a las creaciones de Catoni, quien actualmente lleva a cabo una carrera solista más cercana al rock duro.

Luego de los saludos pertinentes, y dejando en claro que “Mala” es un disco en que cada tema está dedicado a una mala mujer, continúa con “Ella me espera” inspirada en esas frías féminas que basan las relaciones de pareja en el dinero.

Con una actuación que continuó con cortes como “Me Gusta Tomar” o “No Quiero ser tu amigo” la banda demostró, que a pesar del receso, se mantienen en buena forma, con Juan Miguel Carrasco destacando desde la guitarra y una banda afiatada a la que lamentablemente les jugaba en contra la acústica del lugar, y la baja asistencia que no aportaba en elevar la temperatura ambiente. Entre el público, pudimos ver a un entusiasmado Chris Cain celebrando a los nacionales, haciendo señas de aprobación a Catoni.

Luego de unos 15 minutos aproximadamente, llegaba el turno del eximio guitarrista norteamericano para subir a la pequeña tarima dispuesta como escenario, vestido como si se hubiese llegado directamente de la oficina, toma su Gibson 335, y acompañado de los músicos chilenos Antonio Silva en batería y Freddy Muñoz en el bajo y el belga Jasper Husintrut en teclado, Comienza a deleitarnos con su tremenda técnica y feeling con “Good Evening Baby”, gran ejecución de la banda de apoyo, y un Chris Cain cantando como los grandes, en un tono muy cercano al querido B.B. King.

“Me and my Baby” y “Help Me” continuaban llenando el galpón con el sonido que emanaba de esa guitarra, heredera de los reyes del blues eléctrico, como Albert y Freddie King, de quienes Cain no disimula su admiración.

A pesar de la lamentable baja asistencia, la entrega de este tremendo músico hacía olvidar el poco interés de los que no llegaron, y con un homenaje a Ray Charles se sentaba en el teclado para entrar con su música en el alma de la cincuentena de fans del blues que llegaron a vivir esta mágica experiencia.

El blues debe interpretarse, más allá de la técnica, con el alma, y eso Cain lo dejó bastante claro, a pesar de tener en un principio
ChrisCain-28
problemas con la afinación de su guitarra, la experiencia y el talento pesan más, y avalando su destacada trayectoria, en la que se cuenta el haber sido parte de la banda de Albert King, pudo seguir sin problemas sumergiéndonos en su música, improvisando y asombrándonos con memorables solos, en que hizo prácticamente llorar las cuerdas de su instrumento. El blues tiene esa gran capacidad, envolvernos en distintos estados, por momentos podemos bailarlo, y por otro caer en un profundo estado de tristeza, como en la desgarradora “Ain’t Nobody Bussiness” en una versión larga duración (17 min. Aprox), que dejó a todos en un estado de hipnótica admiración.

Siguió con el blues de “Three Nights Without my Baby” extraída de Unscheduled Flight, álbum de 1997 del estadounidense, y con el que repentinamente baja del escenario terminando así un show de manera bastante abrupta, se pensó que volvería a subir, pero no fue así.

Parece que lo agitado de una gira que lo llevó también a Concepción, le jugó en contra, y el cansancio le pasó la cuenta. A eso sumarle la hora en que comenzó todo y probablemente el tiempo con el que contaba para su presentación, hizo que el show que tenía previsto, fuese acortado.

Una lástima que una visita ilustre como Chris Cain, no haya sido recibido como se lo merece un artista de su calibre, la baja asistencia, más un ambiente que nunca logró prender del todo, no es lo que esperamos para este tipo de presentaciones. Dejando atrás esos pormenores, ajenos al artista, lo que se vivió sobre el escenario, fue la muestra de un prodigioso músico, que no vino a demostrar nada, sino que a entregar su música, que lo ha hecho acreedor de múltiples elogios alrededor del mundo, y si aquí no lo supimos aprovechar, solamente nosotros nos lo farreamos, esperemos que más pronto que tarde, Chris vuelva por una revancha, en un mejor recinto, y obviamente con una recepción mucho más acorde a lo que él realmente vale.

Fotos: Diego Mena

[nggallery id=46]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

[Live Review] Emperor: Y el infierno nos golpeó la puerta…

Chile

Fallece Juan Francisco Llagostera, bajista de la legendaria banda chilena Poozitunga

Chile

Foto: Ignacio Arnedo Foto: Ignacio Arnedo

10 Canciones Esenciales de Divididos

Artículos

Sticky Fingers confirma concierto en Chile

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL