Connect with us

Conciertos

Live Review | THE ARISTOCRATS + ADRIAN BELEW POWER TRIO : Asociaciones virtuosas

foto-31

25 de noviembre 2016 | Teatro La Cúpula

Nota: Freddy Veliz O. | Fotos: Cristian Carrasco

Una noche especial se vivió este 25 de noviembre en teatro La Cúpula del Parque O’Higgins, The Aristocrats, una de las nuevas super bandas más elogiadas de la actualidad debutó en nuestro país para el deleite de los fanáticos de la exposición musical de características virtuosas donde la técnica y pericia instrumental de connotados artistas son el punto máximo de atención. Cinco años de trayectoria y tres álbumes de estudio son el resultado de una asociación implacable de tres músicos increíbles.

La gran sorpresa que tuvimos junto a la confirmación de este debut, fue la inclusión en el cartel del guitarrista Adrian Belew, que junto a su power trío regresaba a nuestro país después de tres años de su recordada presentación en Teatro Nescafé de las Artes, Belew es una verdadera eminencia, y su paso por  King Crimson es sin duda la etapa que los fanáticos con mayor entusiasmo esperan que cubra el guitarrista, de eso y más es lo que promete su visita.

A las 20:00 en punto, el guitarrista Guthrie Govan, el bajista Bryan Beller y el ovacionado baterista Marco Minnemann suben al escenario frente a una Cúpula repleta, para extasiarnos con una poderosa muestra instrumental que desde los primeros compases de “Stupid 7” corte que también inicia ‘Tres Caballeros’ tercer y más reciente obra del súper trío, editado el 2015 y pretexto central de esta visita, remecen nuestros sentidos con un sorprendente show, donde el virtuosismo y la variopinto exposición de enlaces estilísticos, en medio de una tormenta de improvisaciones van hilando un concierto destacado en su dinámica, donde la interacción banda-público fue una de sus mayores virtudes. A Marco Minnemann y Guthrie Govan ya los habíamos visto junto a Steven Wilson y Joe Satriani (en el caso del primero), y entendemos que en ese contexto son músicos que si bien tienen ciertas atribuciones para mostrar su talento, de todas formas están limitados  a las directrices musicales de sus contratistas, por lo tanto en The Aristocrats, se desenvuelven con total libertad, utilizando todos sus recursos instrumentales posibles.

Bryan Beller por su parte también nos visitó junto a Joe Satriani el 2014, de su posición secundaria como miembro de la banda del afamado guitarrista, con The Aristocrats, su rol es mucho más protagónico, siendo el principal interlocutor de la agrupación para comunicarse con el público, un rol que para ser justos, se reparten entre los tres, sin embrago predomina la interlocución del bajista.

Cada uno de los temas que se van sucediendo, son reseñados con hilarantes historias por parte de los músicos, Marco Minnemann es el que mejor domina el español, y sus intervenciones sacan algunas risas cuando con un amejicanado “Es de Puta Madre” termina sus frases. Hay una notoria influencia de Frank Zappa en un show de The Aristocrats, las conversaciones entre los músicos, las estructuras instrumentales, el nivel de improvisación, etc., inevitablemente nos recuerdan al eximio y recordado músico fallecido hace más de dos décadas. También está esa amplia gama de estilos que la banda rescata. Del  jazz de “Louisville Stomp” al country de “The Kentucky Meat Shower”, pasando por experimentos rockeros como “Culture Clash” o las influencias de la serie Breaking Bad para los arreglos de “Smmugler’s Corridor” cuyo coro tarareado es repetido por el público incitado por Beller en uno de los momentos de mayor clímax, junto a la graciosa inclusión de juguetes sonoros como el popular pollo amarillo  y un par de cerdos que sirvieron de instrumentos poco tradicionales para acompañar en algunas secciones.

“Get it Like That” es presentado como un tema donde confluyen el silencio, las melodías y el heavy metal, una verdadera muestra que representa cabalmente de lo que se trata The Aristocrats, músicos que reflejan un entusiasmo sin igual sobre el escenario, que nos invitan a participar de su juego, un ejemplo de cómo se debe plantear un espectáculo integral, donde ganan tanto los artistas como el público. En solo un par de semanas más tendremos de vuelta a Minnemann y Beller acompañando nuevamente a Joe Satriani en uno de los últimos shows internacionales del año en nuestro país, claro que ahí estarán a las órdenes de Satch.

foto-10

Luego de un intermedio de aproximadamente 15 minutos, siendo las 21:45, recibimos sobre el escenario a uno de los guitarristas más creativos de los últimos 40 años, el ex King Crimson, Adrian Belew retornó a nuestro país con un show cargado a su época con los padres del rock progresivo, sin dejar de lado parte de su historia solista.

Belew fue el principal gestor del sonido crimsoniano de la década del ochenta, desde su particular timbre vocal al uso de efectos insólitos en su guitarra. Su particular forma de enfrentar el instrumento lo han llevado a colaborar con artistas de la talla de David Bowie, Cindy Lauper, Talking Heads, Herbie Hancock, Frank Zappa o Nine Inch Nails entre muchos otros músicos de los más diversos estilos.

Tal como lo vimos el 2013, Belew es acompañado de la talentosa bajista Julie Slick de la Crimson Projekct y el baterista Tobías Ralph (Crimson Projeckt, Nena, Lauren Hill). Con su Parker Fly Signature plateada arremete con “The Momur” y “Big Electric Cat”, ambas extraídas de su álbum ‘Lone Rhino’ de 1982, álbum del cual también extraerá “The Lone Rhinoceros”. Bien recibidas por el público, sin embargo el show de Belew se sustenta de las versiones que realiza de cortes clásicos de King Crimson como “Dinosaur”, “One Time” o la increíble “Three of a Perfect Pair”, una triada presentada en forma continua que se ganó las primeras fuertes ovaciones por parte del público que llegó al recinto del antiguo parque Cousiño.

El set no varió en gran medida de lo que nos presentó el 2013, agregando algunas cosas y quitando otras, mantuvo ese ambiente lúdico que caracteriza la personalidad del norteamericano, Julie Slick se roba las miradas, la bajista es dueña de una técnica pulcra y de mucho groove que rápidamente es captada por el público que le entrega constantes aplausos a su desempeño, al igual que Tobías Ralph que cierra una base rítmica poderosa.

La crimsoniana “Frame by Frame” y “Beat Box Guitar” del álbum ‘Side One’ editado por Adrian el 2005 cierran la primera parte. Después de cinco minutos de respiro, el trío regresa para sorprendernos con “Heartbeat” y la delicada “Walking Air”, luego de esa dupleta proveniente de la era Crimson, los riffs de “Ampersand” de ‘Side One’, nos develan la herencia recibida por Belew tras su paso por Crimson, una canción que fácilmente podría ser parte del catálogo de la banda inglesa. “Young Lions”, “Of Bow and Drum” continúan siendo parte de la revisión solista de Belew que dan paso luego a “Neurotica” del álbum ‘Beat’ editado por King Crimson en 1982.

“Futurevision” y “E” cierran esta segunda parte, para que el trío regresara ante los álgidos pedidos del público, con un final antológico interpretando la potente “Indiscipline”. Esta vez no reaparece Tobías en la batería, sino que su puesto es ocupado por Marco Minnemann que comienza introduciéndonos en este clásico tan querido por los fanáticos de King Crimson, junto a Julia Slick. De pronto la espigada figura de Tobías retoma su lugar y comienza una entretenida interacción con Minnemann tocando entre los dos el instrumento desde distintas posiciones, finalizando en un desafío percutivo tocando incluso en el suelo. Todo esto para ir adentrándonos en el tema una vez Belew nos bombardea con los pesados riff de este clásico perteneciente al elogiado ‘Discipline’ de 1981, álbum con el que Adrian Belew debutaba en King Crimson, un final explosivo musicalmente y que dejó la temperatura en alto para el retiro del establecimiento, en una noche de clima más bien frío en el exterior.

Una jornada donde la música expresó todos los límites posibles de ejecución, con músicos que se entrecruzan generacionalmente, unos con más trayectoria que otros, pero con un talento ensalzado entre las más importantes elites de la música. Sin dudas una fiesta de virtuosismo, genialidad y admirable sencillez.

[gmedia id=596]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Arturo Sandoval: Más allá del jazz

Conciertos

El rock se tomará los colegios nuevamente

Chile

Los argentinos de Sueño Inmoral estrenan su nuevo sencillo

Indie / Pop

Anorexia Isan estrenan Videoclip animado, “Leave Me Out”

Internacional

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL