Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | KRISIUN: El estandarte del Death Metal Latino

KRISIUN EN CHILE

DESGRACIADO + SQUAD

08 DE AGOSTO 2013 | CLUB KMASÚ

Por Diego Puebla

KrisiunEl pasado jueves 8 de agosto, fue la presentación carioca en nuestro país de dos bandas consolidadas en la escena metalera. Por el lado del Power, Angra hizo de las suyas con el vigésimo aniversario de su primera placa “Angels Cry”, en el Teatro Caupolicán.

Pero para los amantes de la brutalidad, los riffs apocalípticos y gritos guturales, el recinto de Santiago Centro, Club Kmazú, recibió alrededor de trescientos espectadores para la cuarta presentación en nuestro país de Krisiun, luego de un debut extraordinario el año 2009 en la extinta Rockola.

Pero vamos por parte, comenzando por la confusión de horarios entre la citación en el ticket, (21:00 hrs) y la difusión de la hora de llegada en las redes sociales, (19:00 hrs) crearon un desorden en la salida de las bandas, mas la baja de Forked, una de las bandas agendadas que por motivos anexos no pudieron ser partícipes de este evento.

Marcaban las 20:43 en el reloj y Desgraciado “abría el telón” con el grito “¡Antifascista!” de Daniel Fernandes, vocalista de la banda. Ésta agrupación brasileña que por estilo propio no se queda atrás, con una mezcla de Punk/Grind/Thrash, comenzaron de menos a más con bastante humildad. Los coterráneos de Krisiun que ante no más de 30 personas presentes en el lugar, mostraron un rato de buena música (nada que ver con el estilo de los “cabeza de cartel”) con bastante crítica social y política, sumados a consignas claras en sus presentaciones antes de los temas desde el apoyo al movimiento estudiantil chileno, hasta críticas hacía la Copa del Mundo de su país para el 2014.

En síntesis, una banda bastante aceptable, con buen sonido durante los 33 minutos de su show y con “Copa da Vergonha”, “Pedófilo” y “Politica Fecal” como los puntos más altos de su presentación.

Con diez minutos exactos de diferencia y una intro de fondo, entra la clásica banda thrash y crossover Squad, con su inagotable vocalista Christian “Chris” Castro como fundador y eslabón principal de la banda ochentera antes compuesta por Rodrigo “Pera” Cuadra de Dorso.

El cuarteto nacional acompañado de 110 fervientes seguidores a esa hora, descompone su artillería pesada con solos virtuosos, voces guturales de acompañamiento, los gritos en conjunto del humor contestatario anti-gubernamental de “Chris” y una rápida batería en el rincón del escenario pero con graves problemas de sonido en uno de sus platillos, que se mantendría en la media hora de su show, una mala sincronización de los músicos en “Sangre y Cerveza” (tema dedicado por “Chris” a los punks de antes, no a los de ahora que son de PC) y algunos problemas de sonido, son algunos impases que presentaron, pero sin desmotivar a la audiencia que estuvo pendiente de lo que entregaba Squad.

El conjunto en reglas generales estuvo bien, con la sumatoria a la presentación de un tema nuevo llamado “Inmigrantes Ilegales” y con la herramienta del recuerdo al nombrar las tocatas en el mítico Manuel Plaza, (recinto ñuñoíno que albergó a los primeros metaleros) da el paso al tema  “Muerte a los Hippies”. Con esto terminan el show y se bajan del escenario a las 22:04 hrs. con el apoyo de la gente y el respeto de siempre.

Se encienden las luces y el escenario es un ir y venir de partes de baterías, cambios de guitarras y  la ampliación del escenario para el show que todos claramente esperaban, los minutos avanzaban y al otro extremo del escenario, decenas de asistentes pasan el frío (3°C en ese momento) y el tiempo en el bar del local. Con Slayer de fondo y el disco “South of Heaven” pasando track por track, comienza el nerviosismo, muchos miran la hora, se frotan las manos y gritan ¡Krisiun! Siguen pasando los minutos, el frío se sigue sintiendo dentro de Club Kmasú, pero claramente no fue excusa para los casi trescientos fanáticos que se hicieron cómplices de una noche que recién empezaba.

Unas chicas al centro del escenario conversan, hasta que de un momento a otro se apagan las luces, ellas se alejan y se pierden con losKrisiun demás que se agolpan como hormigas a las vallas cerca del escenario.

22:32 hrs y suena una intro con ribetes apocalípticos y todos en silencio, de a poco el humo aparece en la base del escenario con dirección al techo del lugar, cambian la iluminación de toda la noche para darle un toque especial al momento con destellos rojos y se corta la música de fondo.

Los tres hermanos Kolesne entran al escenario santiaguino ante la efervescencia de los asistentes y ante un “Buenas noches, Santiago de Chile, nosotros somos los Krisiun” de Alex el bajista del tridente de Brutal Death Metal, comienza la fuerza demoledora con “Kings of Killing”.

Con una gran amplitud de sonido y mayor claridad con respecto a las otras bandas de la noche, el trío parte dando señales de la demostración de talento que se ha generado en otros países del mundo y en festivales a lo largo de Europa y Norteamérica.

Con la presentación de “Combustion Inferno” y los saludos de rigor, la banda demuestra lo contento que están en Chile y lo bien que se sienten, con agradecimientos en demasía y generando un vínculo con el público durante toda la noche. Cabe destacar que durante este tema y “The Will To Potency”, el volumen del micrófono no fue acorde al de los demás instrumentos, problema que se arregló con la potente “Descending Abomination”, ambos temas del disco “The Great Execution” (2011) que da el nombre a la gira que los trae por Chile.

Aparecen unos tímidos mosh, quizás unos dos o tres más en toda la velada, la gente al parecer fue a observar…

Sin descanso prácticamente, más que unos “gracias hermanos” entremedio por parte de la banda, el bombardeo de temas como “Slain Fate”, el brutal “Blood of Lions” y “Vicious Wrath” del disco “AssassiNation” (2006) se dejaron sentir como un ataque para los metaleros chilenos.

Moyses (guitarra) y Alex (bajo), toman un perfil más secundario para que Max interprete un solo de batería ametrallador, con una rapidez y métrica impresionante, deleitó a cada uno de los que estábamos presentes y se retribuyó con un aplauso ensordecedor.

Es el turno de “No Class” original de Motörhead, un tema bastante distinto a su repertorio pero que la ejecución lo hace único, muy buen cover que con el growl de Alex suena potente.

Luego de seguir con la lista de temas me detengo en la siempre imponderable “Ominous” de la placa “Bloodshed” (2004) un tema infaltable en cada presentación que demuestra el poderío de los tres como músicos y sobre todo a Moyses con unos solos que demuestran la gran banda que son.

Se retiran del escenario, para volver por el último tema y claramente al nombrar “Black Force Domain” del primer disco con igual nombre lo hace un clásico para los fanáticos de los brasileños que desató los últimos gritos y gruñidos de los presentes en esa noche. Claramente no queda fuera decir que la ejecución fue impecable, un sonido muy pulcro en los instrumentos y destacando claramente como ellos se autodenominaron. “Somos Death Metal Latino”, yo diría que él estandarte, sin duda alguna.

 

Set List:

 

Kings of killing

Combustion Inferno

The Will to Potency (the great execution)

Murderer

Vengeance’s Revelation

Descending Abomination (the great execution)

Ravager

Slain Fate

Blood of Lions

Vicious Wrath

No Class (Motorhead Cover)

Bloodcraft

Hatred Inherit

Ominous

Black Force Domain

 

Fotos por Diego Mena

 [nggallery id=64]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Metallica anuncia nuevo álbum, y adelanta primer single

Internacional

“Delicate Sound of Thunder Celebration Tour” el show de talla internacional más imperdible del último tiempo para fanáticos de Pink Floyd y de la música 

Chile

Edu Falaschi en Chile: La Nova Era del mejor power metal brasilero 

Conciertos

A días del Festival Knotfest, recordamos el paso de Pantera por Chile

Conciertos

Advertisement


Connect
Suscríbete a #iRockCL