Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | MASTODON: Levitación asegurada

Mastodon

Mastodon en Chile

28 de septiembre 2015 | Teatro La Cúpula

Review: Freddy Veliz | Fotos: Pablo Fuente Selman

 

Luego de la larga jornada dominical de Santiago Gets Louder, la guinda de la torta la pondría MASTODON, quienes por motivos de agenda no fue posible trasladarlos para el día 27, manteniéndose para este lunes 28 su actuación, claro que en un recinto diferente, el que recayó en la intimidad del Teatro La Cúpula del Parque O’Higgins. Un espacio cuestionado en un comienzo, pero que finalmente tuvo resultados excepcionales en una noche donde la intensidad y las atmósferas lisérgicas fueron protagonistas.

Los oriundos de Atlanta venían de una frustrada actuación en Brasil el domingo, donde debieron interrumpir el show luego del séptimo tema debido a las inclemencias del clima. En Chile sus fans esperaban con entusiasmo y altas expectativas este regreso de una banda catalogada como los grandes exponentes del metal actual, ese que no sabe de encasillamientos, y que se abre a un amplio espectro de posibilidades musicales.

Lo vivido anoche cuando a partir de las 21:15 horas y en medio de la ovación del respetable, la banda nos sumerge en parte de Once More ‘Round the Sun ( última placa de estudio, promocionada en este tour) con “Thread Lightly” y el tema epónimo al álbum referido, fue simplemente un viaje por intrincadas métricas y una catarsis que se vivía sobre y fuera del escenario. Un vuelo inmerso en la espacial “Oblivion”, que sonó luego de la única revisión de The Hunter (2011) con “Blasteroid”, nos aclaraba el por qué de los elogios de esta banda que ha sabido retroalimentarse del pasado para entregar un sólido y original trabajo en constante evolución.

El apoyo de la iluminación fue crucial para la ambientación de cada una de las piezas que se nos presentaban, rayos lumínicos en tonos lilas, azules, verdes, rojos, fijos y en movimiento, complementaban la sobre posición de esos riffs que nos sumen en una experiencia de sonoridades psicodélicas, potenciadas por la interacción vocal de Troy Sanders, Brent Hinds, Bill Kelliher y el increíble Brann Dailor que desde la batería nos deleita con sus incontables quiebres y una técnica que deja sin respiro al oyente. Los cuatro músicos denotan una capacidad de acople entre sí que fluye como una máquina configurada a la perfección. Si bien en un comienzo faltaba un equilibrio en la ecualización de cada uno de los instrumentos, en especial las guitarras, con el pasar de los minutos fue mejorando notablemente hasta llegar a un nivel en que todo se oía de manera óptima.

Con “Chimes at Midnight” el primer mosh pit se presentó en el centro de la pista para propiciar el ambiente catártico del que éramos testigos. Un recorrido por cada una de sus obras (seis discos de estudio a la fecha), que incluyó cortes esenciales como las increíbles “Megalodon”, “Iron Tusk” y la esquizoide “Aqua Dementia” del sensacional Leviathan (2004), de Remission (debut discográfico del 2002) nos punzaron los oídos con “Mother Puncher” y con “Blade Catcher” y la esperada “Crystal Skull” se remitieron a revisar el alabado Blood Mountain (2006). Un catálogo que no sabe de puntos bajos, cada publicación de los estadounidenses es una obra con virtudes propias, que dejan entrever que no hay límites creativos en esas cuatro mentes brillantes, quizás eso provoca que mientras el tiempo pasa, más adeptos van reclutando, seguidores de características transversales, que se mueven entre los que gustan de la psicodelia, el sludge o el metal, y los más acérrimos a lo progresivo y lo vanguardista. Un show que sorprendió con la inclusión de la suite “The Czar” del colosal Crack the Skye (2009) no incluida en los últimos set que venían presentando en Latinoamérica, y que finalizó con la representativa “Blood of Thunder” de Leviathan.

Los rostros de estos cuatro nuevos jinetes del metal reflejaban la satisfactoria impresión con la cual dejan nuestro país. Una deuda que traían a cuestas  luego de la cancelación del side show de Maquinaria que realizarían junto a Slayer en el Teatro Caupolicán el 2012, y que dejó a miles de fanáticos estupefactos por la repentina supresión del concierto. Esta vez la historia fue distinta, y demostraron su grandeza ante un público que se retiraba del teatro con la incrédula mirada de haber levitado ante la densidad sonora de una agrupación que estoy seguro, tiene mucho más que aportar al rock en cada una más de las vueltas que demos alrededor del sol.

 

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

El cruce estrena nuevo single y se prepara para Lollapalooza Chile

Blues / Soul

Edu Falaschi en Chile: La Nova Era del mejor power metal brasilero 

Conciertos

Samael en Chile, Passage nos envolvió con oscuridad

Conciertos

Rey Chocolate, Total Mosh y Delterror preparan show de fin de año

Chile

Advertisement


Connect
Suscríbete a #iRockCL